Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Más de 300.000 pequeños cetáceos mueren cada año atrapados accidentalmente en redes de pesca

Los ecologistas denuncian la falta de normas para garantizar la supervivencia de estos animales

  • Fecha de publicación: 26 de junio de 2009

Los pequeños cetáceos desaparecen de océanos y ríos como consecuencia de la caza desmedida, la contaminación y la pérdida de sus hábitats, según denuncia un nuevo informe de WWF, que reclama para estas especies la misma atención que para las grandes. "La falta de normas de conservación adecuadas está empujando a los pequeños cetáceos (marsopas, delfines y pequeñas ballenas) hacia una muerte segura", asegura el estudio, titulado "Small cetaceans: The forgotten whales" ("Pequeños cetáceos: Las ballenas olvidadas").

Y es que en el mundo mueren al año más de 300.000 pequeños cetáceos atrapados accidentalmente en redes de pesca, si bien ésta es sólo una de las múltiples causas que les están llevando a la extinción. "Aunque las grandes ballenas no se encuentran, bajo ningún concepto, fuera de peligro, la situación es igual de crítica, o incluso peor, para estas especies más pequeñas y, al parecer, olvidadas", explica la doctora Susan Lieberman, directora del Programa de Especies de WWF Internacional. Mientras que las grandes ballenas se hallan, hasta un cierto grado, protegidas por la moratoria de la caza comercial, establecida en 1986, "la captura de pequeños cetáceos continúa imparable alrededor del planeta, sin gestión ni control por parte de la comunidad internacional".

La organización ecologista cita como ejemplo que la caza de 16.000 marsopas de Dall cada año en las aguas costeras de Japón está considerada insostenible. No obstante, varias de las naciones defensoras de la caza de ballenas presentes en la actual reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) se niegan a discutir la conservación de los pequeños cetáceos, critica WWF. "Ya es hora de que los miembros de la CBI asuman la responsabilidad de la conservación futura de todas las ballenas, grandes y pequeñas. El mundo no puede ignorar a las pequeñas ballenas de la Tierra hasta que sea demasiado tarde", argumenta Lieberman.

Poca información

WWF indica que uno de los problemas de los pequeños cetáceos es que no hay datos sobre su número y hábitos. Así, 40 de las 69 especies existentes (un 58%) están clasificadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) dentro de la categoría de "información insuficiente", lo que significa que no existen suficientes datos científicos como para determinar el grado de amenaza de cada una. "No se puede asumir que este término signifique que la especie está fuera de peligro; al contrario, esto nos indica que los mejores científicos del mundo, simplemente, no saben nada", apunta el trabajo.

Las grandes ballenas gozan de mayor protección internacional. Casi todas las especies disfrutan del mayor nivel de amparo otorgado por CITES, la convención de conservación que regula el comercio internacional de especies salvajes protegidas, comparado con tan sólo el 17% de las especies de delfines y marsopas, denuncia WWF. Asimismo, la Convención de Especies Migratorias protege el 87% de las grandes ballenas, pero a menos de la mitad de las especies de pequeños cetáceos.

Etiquetas:

cetáceos, pesca, redes




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto