Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Áridos: indispensables pero también sostenibles

Las empresas productoras de estos materiales, básicos en muchos elementos cotidianos, reducen cada vez más su impacto ambiental

Imagen: vtornet

¿Qué tienen en común una pared de hormigón, una botella, una traviesa de tren, la pasta de dientes, los neumáticos, el vino o el chicle? Que para su fabricación se han utilizado materiales áridos. Aunque desconocido por el gran público, el sector industrial de los áridos cumple una labor fundamental para una gran cantidad de elementos de la vida cotidiana de los consumidores. La extracción y producción de estos materiales tiene un impacto medioambiental en el entorno que la mayor parte de las empresas del sector reduce al asumir la legislación y una actividad sostenible.

Qué son los áridos

Se denomina genéricamente "áridos" a los pequeños trozos de roca de tipo granular extraídos de una cantera o gravera. Vistos así podrían parecer materiales sin importancia, pero en realidad son básicos. De hecho, después del agua, son la primera materia prima utilizada por el ser humano: cada persona puede llegar a consumir durante su vida más de mil toneladas de media.

Los áridos son una de las materias primas fundamentales para el sector de la construcción y las obras públicas. Su uso se remonta a los griegos y romanos, que mezclaban arena, grava y rocas volcánicas como base de una especie de hormigón con el que construían edificios o calzadas, algunas de las cuales han llegado hasta nuestros días. En la actualidad, esta utilidad se ha perfeccionado y ampliado de manera que sin su intervención las ciudades no serían posibles.

España es uno de los principales países europeos en consumo y producción de áridos

Así por ejemplo, una vivienda unifamiliar lleva entre cien y cuatrocientas toneladas de áridos, y un metro cúbico de hormigón contiene entre 1,8 y 1,9 toneladas de áridos. Asimismo, también resultan básicos en la fabricación de carreteras y calles (el asfalto es una mezcla de áridos y derivados del petróleo), vías de tren (balastos e incluso las traviesas en las que se apoyan contienen áridos), escolleras de contención para puertos, ríos y otras grandes infraestructuras, como material abrasivo, etc.

Además del hormigón, también se emplea en la fabricación de otros materiales básicos hoy día: el cemento lleva áridos calizos o dolomíticos; el vidrio arenas o áridos finos que mejoran las propiedades de ventanas, vasos o botellas; el acero áridos calizos, al igual que el cobre, el plomo, el cinc o el antimonio, etc. Y tampoco se puede olvidar su contribución en el sector energético, ya sea como elemento de construcción de las centrales eléctricas o como elemento de desulfuración de los gases, contribuyendo de paso a reducir su impacto medioambiental.

Por otra parte, los áridos también se pueden encontrar en gran cantidad de aplicaciones industriales, algunas de ellas insospechadas para los consumidores. El papel o la pintura mejoran gracias a los áridos calizos; la agricultura se vale de los áridos para corregir la acidez de los suelos y crear fertilizantes; la ganadería utiliza piensos con este ingrediente; muchos principios activos utilizados en medicamentos se valen de áridos; el sector cosmético los incluye en productos tan diversos como el maquillaje o la pasta de dientes; la industria del caucho los emplea en la fabricación de neumáticos; las empresas químicas también cuentan con ellos para una gran variedad de productos, desde detergentes hasta plásticos; e incluso el sector alimentario también hace uso de áridos, como por ejemplo en el proceso de fermentación del vino, la cerveza o el pan, o en la fabricación del azúcar.

Además de los áridos naturales, extraídos de las canteras, también se pueden encontrar en el mercado áridos artificiales, elaborados a partir de algún proceso de modificación industrial; y reciclados, procedentes de residuos de demoliciones o escombros.

La industria de los áridos en cifras

España es uno de los principales países europeos en consumo y producción de áridos. Según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes Áridos (Anefa), los españoles son los mayores consumidores de áridos, después de los alemanes, con 560 millones de toneladas de áridos. Por su parte, la industria española productora de áridos es la segunda más importante de la Unión Europea.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto