Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

La Cumbre del Clima de París en cinco claves

La COP 21 de París podría suponer un avance decisivo en la lucha contra el cambio climático

Imagen: COP21

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21) comienza hoy en París. Líderes de los principales países del mundo debatirán hasta el 11 de diciembre su compromiso para luchar contra una de las principales amenazas ambientales a las que se enfrenta la humanidad. El calentamiento global es una realidad y el reto para hacer frente a sus consecuencias resulta fundamental para los próximos años. Este artículo señala cinco claves importantes de la Cumbre del Cambio Climático de París.

1. ¿Qué es la COP 21?

La Conferencia de las Partes (COP) es el órgano supremo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se reúne de manera anual desde 1995 (la primera fue en Berlín). La de París será, por tanto, la Conferencia vigesimoprimera que, como el resto, tratará de supervisar y negociar entre los asistentes los compromisos para luchar contra el calentamiento global. Representantes de 195 países y la Unión Europea han señalado su intención de acudir a ella.

2. El cambio climático es una realidad

Diversos aspectos hacen pensar con optimismo en la Cumbre de París

La Cumbre de París tiene un protagonista real: vivimos en un calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por los seres humanos desde la revolución industrial. Los científicos, representados por el Panel Intergubernamental de Naciones Unidas para el Cambio Climático (IPCC), advierten además de que el aumento global de temperaturas no debería superar los 2 ºC a final de este siglo en comparación con la época preindustrial. Dos grados pueden parecer insignificantes, pero a nivel terrestre supondrían consecuencias catastróficas. Los registros evidencian que la subida global de temperaturas se está produciendo de manera constante y que, de seguir con las actuales emisiones, se podrían generar incrementos de unos 5 ºC. Por ejemplo, en la última edad de hielo las diferencias fueron de 5 ºC.

Imagen: ChvyGrl

3. Objetivo: reducir las emisiones

El objetivo de la COP 21, y en definitiva de la humanidad, es no superar la barrera de los 2 ºC. Para lograrlo es necesario reducir el uso de los combustibles fósiles, principales responsables de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los más importantes GEI. La mayoría de los países que asistirán a la Cumbre se han comprometido con la ONU a reducir sus emisiones, incluidos China y Estados Unidos, responsables entre ambos de la mitad de las emisiones globales. Para ello se hace indispensable la transición hacia un modelo de sociedad baja en carbono, que priorice la eficiencia energética y sustituya los combustibles fósiles por fuentes de energía renovable.

Si los países llegan a un acuerdo, deberían ratificarlo entre 2015 y 2020, estaría en vigor hasta 2050 y sustituiría a la segunda fase del Protocolo de Kioto. A diferencia de éste último, que solo obligaba a los países ricos, el nuevo acuerdo haría responsable a todos los países y cubriría la práctica totalidad de los GEI. Diversos expertos e instituciones internacionales reconocen el avance, pero subrayan la necesidad de mayores esfuerzos. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que, incluso con dicho acuerdo, en 2100 la temperatura global del planeta ascendería a 2,7 ºC. Por ello, se ha propuesto aprobar un sistema de revisiones de los objetivos cada cinco años para no superar el límite de los dos grados.

4. Cómo financiar la lucha contra el cambio climático

La forma de financiar las medidas para cumplir los compromisos es otro de los puntos clave que más esfuerzos de negociación requerirá. Aquí aparece además otra de las cuestiones importantes del cambio climático: las desigualdades entre países. Las emisiones de GEI se han generado en gran parte en los países ricos, mientras sus consecuencias negativas se notan más en los países pobres, que carecen de los recursos para hacerlas frente.

En la Cumbre de Copenhague de 2009 los países crearon el Fondo Verde para el Clima (GCF) para lograr inversiones en los países en desarrollo enfocadas en la reducción de emisiones y adaptarse a las consecuencias del cambio climático. Los acuerdos establecen la inversión de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020. La forma de conseguirlo divide a las partes entre los que piensan que debería provenir de los países desarrollados y los que creen que son necesarias diversas fuentes. La ONU está buscando apoyos de los "actores no-estatales", como instituciones locales, empresas, organizaciones financieras, etc.

5. ¿Se llegará a un acuerdo en París?

Diversos aspectos hacen pensar con optimismo que la Cumbre de París puede lograr avances importantes contra el cambio climático: la postura del presidente de Estados Unidos, Barack Obama; los compromisos presentados por los países; los anuncios de importantes empresas multinacionales, incluidas petroleras, para asumir medidas de reducción de emisiones; el avance de las renovables a nivel mundial, etc. Ahora bien, las decisiones clave deben adoptarse por unanimidad para que sean vinculantes entre las partes.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en