Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Tipos de contenidos: Motor

^

Sillas infantiles para el coche

El uso de sillas infantiles es aún muy bajo, pero evitaría tres de cada cuatro muertes en caso de accidente

La utilización de los sistemas de retención infantil (SRI) en los vehículos podría evitar tres de cada cuatro muertes de niños en las carreteras y nueve de cada diez lesiones, lo que representa una efectividad muy superior a la que proporcionan los cinturones de seguridad de los adultos. Pese a ello, los españoles aún no están concienciados de la necesidad de usar estos dispositivos, como lo demuestra su bajo porcentaje de empleo, que no supera el 37 por ciento, frente al 95 por ciento de otros países de Europa. Se trata todavía, por tanto, de un asunto en el que hay que avanzar mucho.

¿Qué son los SRI?

Los asientos infantiles para automóviles no son un mero accesorio para facilitar el transporte de los niños en el vehículo, sino que cumplen una función primordial como es la de proteger la seguridad de los más pequeños de la casa en cualquier tipo de viaje que se realice, independientemente de la distancia a recorrer.

Hay que tener en cuenta que los accidentes viarios son una de las primeras causas de mortalidad infantil en los países desarrollados, además de provocar las lesiones más importantes. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), cada año mil niños pierden la vida en las carreteras europeas y 80.000 sufren algún tipo de lesión. En el caso concreto del territorio español, y atendiendo a un estudio realizado recientemente por el Real Automóvil Club de España (RACE), en colaboración con la DGT y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, fallece un menor cada tres días. Por lo que si se utilizasen los sistemas de retención apropiados se podrían haber evitado tres de cada cuatro de estas muertes y nueve de cada diez lesiones. La tasa de mortalidad infantil en accidentes de tráfico en España sólo es superada por Portugal, Grecia, Francia y Luxemburgo, y es que estamos a la cola de los países de la Unión Europea en cuanto a seguridad infantil en las carreteras.

Entre las conclusiones de este estudio destacan, en lo que se refiere a la efectividad de los SRI, aspectos como que cuando se usan de forma adecuada la probabilidad de que un niño resulte ileso es 2,6 veces superior a la probabilidad de no acabar herido cuando no se utilizan. Además, los menores sin sujeción sufren 2,5 veces más lesiones graves que los que van adecuadamente sujetos, y sufren 5 veces más lesiones mortales que los que viajan correctamente.

Frente a estos datos, existe una baja concienciación por parte de la mayoría de los padres en cuanto a la necesidad de utilizar los sistemas de retención, sobre todo a partir de los 3 años. Apenas uno de cada tres padres sabe qué criterio se debe seguir para elegir el dispositivo más adecuado. De hecho, todavía existe la creencia errónea de que lo más seguro es llevar al niño en brazos, algo que un portavoz de la DGT aconseja no hacer, ya que los estudios indican que no podrá retenerlo si el accidente se produce circulando a más de cinco kilómetros por hora.

Por su parte, el presidente de la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, asegura que en los últimos años la sociedad está tomando más conciencia de la importancia de los sistemas de retención infantil, debido a que hay más información y sobre todo debido a su mayor poder adquisitivo, lo que hace que sea "más exigente". "Antes metías al niño en cualquier hueco, sin embargo, ahora quieres que viaje con seguridad", señala, añadiendo al respecto que "el mercado admite el encarecimiento del producto que conllevan esos dispositivos para niños precisamente porque puede responder a ese gasto, y lo que antes era algo exclusivo de modelos de alta gama, ahora está al alcance de casi todo el mundo".

Las sillas infantiles permiten la sujeción adecuada del niño durante el viaje, evitando que, en caso de que se produzca una colisión, pueda salir despedido. No hay que olvidar que en un choque, el comportamiento de un niño es diferente al de un adulto y las lesiones pueden ser más graves. Aunque el cuerpo del pequeño responde bien a las fracturas porque su configuración esquelética es más flexible, tiene más posibilidades de padecer hemorragias internas, en tanto que los órganos vitales se pueden desprender más fácilmente. Además, la posibilidad de que un niño padezca lesiones medulares es mayor que en un adulto porque las vértebras que sujetan la cabeza son poco sólidas hasta los 3 ó 4 años. De igual modo, su cabeza tiene una desproporción de peso en relación con el cuerpo y lo que para una persona mayor puede suponer un 'latigazo cervical', en un pequeño puede representar una tetraplejia.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto