Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Tipos de contenidos: Motor

^

Conducir con calor

Conviene que la temperatura del interior del vehículo no supere los 24 ºC, ya que, un calor mayor produce sueño, cansancio y agresividad

Imagen: irene

En verano, el interior de un vehículo puede convertirse en un verdadero horno. La temperatura en él llega a ser hasta 15 ºC mayor que la temperatura del exterior. El calor del motor, el número de ocupantes o el color de la carrocería son factores que influyen en esta circunstancia. A 37 ºC aumentan los despistes y el tiempo de reacción. Por si fuera poco, una temperatura elevada produce sueño, cansancio y agresividad. Por todo ello, se hace preciso el uso del aire acondicionado o del climatizador, que tal y como se señala en este artículo, debe estar a una temperatura de entre 19 ºC y 24 ºC, el intervalo que favorece una conducción relajada.

Efectos del calor en la conducción

El calor afecta a las capacidades y al comportamiento de quien conduce. Colocarse al volante en un día caluroso puede tener consecuencias para la salud, ya que se calcula que en el interior de un vehículo se pueden alcanzar hasta 15 ºC más que en el exterior, lo que repercute de forma negativa en el estado de quien lo maneja. Un exceso de temperatura en el coche puede suponer una reducción en la capacidad de concentración y de atención, además de una mayor probabilidad de aparición de fatiga y de somnolencia, según señalan desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

Un exceso de calor en el vehículo reduce la capacidad de concentración y de atención, y puede provocar la aparición de fatiga y somnolencia

La temperatura de un vehículo depende de la que haga en el exterior, la superficie del automóvil que está expuesta a la radiación solar, el color, la tapicería, la ventilación del habitáculo, el número de ocupantes y el calor que estos desprenden por el tipo de tejido y el color de sus ropas. Incluso el propio calor del motor puede provocar que, en días moderadamente calurosos, con temperaturas entre 15 ºC y 20 ºC, se alcancen en el coche entre 20 ºC y 35 ºC.

La temperatura en la cabina es un factor determinante para la efectividad en el manejo del coche. Una temperatura elevada produce sueño, cansancio y agresividad. Esto afecta, sobre todo, a cuatro aspectos:

  • El cuidado, atención y obtención de información: con estrés y calor aumentan los fallos en la conducción, porque no se ven las señales de la misma forma, hay reacciones más tardías y es más difícil mantenerse en el carril.

  • La capacidad de reacción ante una circunstancia determinada: se calcula que a 37 ºC se hacen más del doble de movimientos correctores durante la conducción que en condiciones normales. Además, aumentan los despistes y el tiempo de reacción, mientras que el rendimiento visual es más reducido.

  • El nivel de estrés: respecto a la agresividad que causa, está demostrado que la influencia del calor carga de hostilidad a quien conduce. De hecho, aumenta de forma significativa el número de veces que toca el claxon en un semáforo o en un atasco, así como la impaciencia.

  • La duración en la conducción, ya que con más calor es más difícil aguantar jornadas largas al volante.

¿Aire acondicionado o climatizador?

Para conseguir una conducción relajada, la temperatura en el interior del vehículo no debería sobrepasar los 24 ºC, sobre todo en recorridos superiores a media hora. La temperatura idónea está entre 19 ºC y 24 ºC. No obstante, desde la DGT se explica que hay que tener en cuenta otros factores como el número de ocupantes del automóvil.

Se aconseja parar cada dos horas o cada 200 kilómetros, estacionar el coche a la sombra y bajar las ventanillas para que se ventile

Entre el aire acondicionado y el climatizador, este último permite alcanzar la temperatura precisa que se desea. Sin embargo, no siempre es posible. No todos los coches disponen de climatizador, y ni siquiera se puede asegurar que el 100% de los turismos vengan equipados con aire acondicionado.

Si se tienen que bajar las ventanillas, hay que procurar no distraerse en la maniobra (los elevalunas eléctricos pueden ser accionados por el acompañante) y pensar que la entrada de ruido es un mal menor, frente a las consecuencias del calor en el vehíoulo. Otras prácticas que se aconsejan son: parar cada dos horas o cada 200 kilómetros, estacionar el coche a la sombra y bajar las ventanillas para que se ventile.

En cuanto al aire acondicionado y al climatizador, conviene recordar que viajar con las ventanillas subidas impide la entrada de polvo e insectos (que pueden despistar al conductor) y se elimina humedad. No obstante, el aire acondicionado no debe proyectarse directamente sobre el cuerpo, ni ser demasiado frío, puesto que puede resecar las mucosas de la nariz, de la garganta y de la piel. Por otro lado, el uso del aire acondicionado hace que la potencia del motor disminuya y que aumente el consumo de combustible. Tampoco es conveniente encender el aire durante la marcha, ante el riesgo de despistar la atención de la carretera, ni nada más montarse en el automóvil. Si se bajan primero las ventanillas, se conseguirá renovar el aire y sacar el calor acumulado.

Recomendaciones para conducir con exceso de calor

En verano aumenta la circulación por carretera y los trayectos largos. Las reglas básicas para conducir con calor son las siguientes:

  • Encender el aire acondicionado del vehículo o airear el habitáculo bajando las ventanillas.

  • Durante las paradas, detenerse en zona de sombra y, si es en sol, no dejar a personas mayores, niños o animales dentro del coche.

  • Vigilar y controlar la temperatura del motor.

  • Llevar bebidas frescas, no alcohólicas, y hacer paradas frecuentes para rehidratarse, airear el turismo y relajarse.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto