Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Tipos de contenidos: Motor

^

La revisión del verano

Antes de emprender un viaje largo es conveniente realizar personalmente algunas comprobaciones

  • Fecha de publicación: 10 de julio de 2006

Los meses estivales son los de mayor uso del automóvil. Por ello, es conveniente realizar una sencilla revisión ocular y sustituir si fuera necesario algunos elementos como el líquido refrigerante o las escobillas del limpiaparabrisas.

Además de pasar las revisiones en taller que recomienda el fabricante, antes de partir a un largo viaje de verano se recomienda realizar personalmente una pequeña revisión de algunos elementos del vehículo:

- Visibilidad: si es necesario, cambiar las escobillas. Los reflejos del sol del atardecer o el amanecer sobre la suciedad del parabrisas reducen drásticamente la visibilidad. El polvo mezclado con las primeras gotas de una tormenta exige que estas gomas se encuentren en las mejores condiciones. También es aconsejable limpiar faros, espejos retrovisores, parabrisas y ventanilla trasera, así como comprobar el reglaje de los faros. La pared del garaje suele ser un buen testigo para saber si las luces apuntan en la dirección y altura adecuadas.

- Filtros: de aire, aceite y combustible. Revisar especialmente el de aire, ya que en verano hay más polvo y por tanto debe estar en buen estado.

- Neumáticos: comprobar la profundidad del dibujo (1,6 milímetros como mínimo) y la presión de inflado. Si no conoce la presión adecuada, la encontrará en el manual de su vehículo y, en muchas estaciones de servicio, en una tabla junto al manómetro. La revisión debe hacerse con los neumáticos en frío.

- Frenos: los vehículos actuales cuentan con testigo de desgaste en el salpicadero. Si no, hay que observar el indicador de desgaste en las propias pastillas. Si tiene que pisar el pedal del freno hasta el fondo para que el vehículo se detenga o se balancea hacia un lado al frenar con intensidad, consulte con un taller.

- Amortiguadores: si notamos que el coche "rebota" tras pasar los baches es posible que estén gastados. Se puede comprobar apoyándonos con fuerza sobre la suspensión del coche en parado soltándola bruscamente y comparar con otro vehículo igual al nuestro.

- Dirección: si el volante tiene holgura o la servoasistencia produce ruidos pueden ser síntomas de un mal funcionamiento.

- Comprobar niveles: aceite del motor, refrigerante y líquido de frenos.

- Correas: cada vez son más fiables, pero no está de más asegurarse de que se encuentran tensas.

- Batería: las modernas no precisan mantenimiento, pero si el vehículo ha estado parado mucho tiempo en el garaje, conviene incluirla en la revisión.

Etiquetas:

coche, comprobaciones, viajes


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto