Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Tipos de contenidos: Motor

^

Revisión del coche en verano

Se debe planificar con antelación para evitar aglomeraciones en los talleres, que incrementan sus servicios hasta en un 40%

Imagen: Casey Serin

En la época estival los desplazamientos por carretera se multiplican y garantizar el buen estado del automóvil se convierte en una prioridad. Aunque los fallos humanos son la principal causa de los accidentes de tráfico, uno de cada cuatro siniestros se debe a fallos mecánicos. Por ello, es importante realizar una revisión del coche antes de salir a la carretera. Neumáticos, frenos, amortiguadores y luces son los principales mecanismos que se deben examinar. El buen funcionamiento de todos ellos ayuda a viajar con seguridad y contribuye a reducir el consumo del vehículo. Para hacer la revisión, se puede elegir el taller oficial de la marca u otro de confianza, pero en cualquiera de los dos casos hay que planificarla con antelación para evitar aglomeraciones. Se estima que en verano los talleres aumentan la demanda de servicios hasta en un 40% y que la revisión puede demorarse hasta siete días.

Qué partes se deben revisar

En verano los desplazamientos por carretera aumentan considerablemente. Sólo en el primer fin de semana de julio la Dirección General de Tráfico tenía previstos 4,3 millones de movimientos de vehículos como consecuencia del inicio de las vacaciones y la coincidencia con el fin de semana. Por ello, además de armarse de paciencia antes de iniciar el viaje ante los posibles atascos y caravanas, es importante poner el vehículo a punto para que responda adecuadamente y llegar al destino sin contratiempos. Lo más acertado es acudir a un taller para que el vehículo sea revisado por profesionales, pero también es posible que el propio conductor realice una inspección previa por su cuenta. Aunque la mayoría de los accidentes se producen por fallos humanos, uno de cada cuatro siniestros se debe, directa o indirectamente, a causas mecánicas.

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO) asegura que las revisiones solicitadas con mayor frecuencia durante la época estival son, por este orden, la revisión de los niveles de líquidos (agua, aceite, refrigerante y limpiaparabrisas), el equilibrado y presión de los neumáticos e incluso su sustitución, el chequeo o cambio de filtros (aceite, aire), la comprobación del estado de las pastillas de frenos y, en su caso, de los discos, y la dirección del vehículo. La revisión o recarga del sistema de aire acondicionado suele realizarse con menor frecuencia y, en mayor medida, cuando el automóvil supera los tres años de antigüedad. Otro aspecto al que se da menos importancia, pero que la tiene, es el estado de las luces. El buen funcionamiento de éstas es vital para que el vehículo vea y sea visto durante el viaje.

Aunque la mayoría de los accidentes se producen por fallos humanos, uno de cada cuatro siniestros se debe, directa o indirectamente, a causas mecánicas

La Asociación de Talleres de Madrid (ASETRA) recuerda que la correcta puesta a punto del motor, la sustitución del filtro de aire, la revisión del catalizador o la presión correcta en los neumáticos en función de la carga, son factores que contribuyen a reducir el consumo del vehículo, un aspecto importante para el bolsillo. Respecto a los neumáticos, advierte de que su estado tiene una influencia "decisiva" sobre el comportamiento del automóvil. Hay que verificar el buen estado de la presión y la profundidad del dibujo, incluida la rueda de repuesto. La presión se puede medir en las estaciones de servicio y conviene que sea ligeramente superior a la marcada por el fabricante, pero hay que tener cuidado: "Una presión excesiva, además de pérdida de control del vehículo, provoca un excesivo desgaste en la parte central de la banda de rodadura", señalan en ASETRA. En cuanto a la profundidad del dibujo, debe tener como mínimo 1,6 milímetros, aunque es conveniente que no baje de los 2 milímetros, y también hay que comprobar que los flancos no tienen ningún golpe ni corte.

Junto a los neumáticos, los amortiguadores son otro elemento cuyo mal estado aumenta el riesgo de salida de vía. Es interesante realizar comprobaciones cada 20.000 kilómetros. Su principal función es agarrar el vehículo a la calzada y absorber cualquier irregularidad, por lo que su pérdida de eficacia puede comprometer la seguridad. Además, hay que comprobar el estado del sistema de escape, asegurarse de que el circuito de refrigeración funciona adecuadamente para evitar el calentamiento del coche, revisar las correas que mueven el ventilador y el nivel de aceite. Si el cambio está próximo y las distancias que se van a recorrer son largas, es mejor cambiarlo antes de partir.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto