Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Tipos de contenidos: Motor

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Diez trucos para cuidar tu coche este invierno

Si se presta atención a la batería y los neumáticos y se deja el vehículo bajo techo, se puede lograr que el tiempo invernal no lo castigue tanto

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 13 de enero de 2016
Imagen: CandyBoxImages

La mayoría de las averías del coche se producen en invierno, según concluye un informe realizado por el Comisariado Europeo del Automóvil. Pero, ¿cómo evitar que el vehículo sufra la climatología propia de la estación invernal? A continuación se dan diez trucos para lograrlo: desde cuidar la batería y los neumáticos, hasta mantener el turismo bajo techo durante las noches más frías.

1. Mantener el coche bajo techo

Siempre que se pueda, conviene que el coche duerma bajo techo, sea la época del año que sea. Pero esto es aún más importante en invierno, pues las bajas temperaturas son muy dañinas no solo para la batería, sino para los líquidos del motor y la carrocería. Además, tras una noche a la intemperie, habrá que luchar al día siguiente, como mínimo, contra la escarcha acumulada en los cristales.

2. Cuidado con los neumáticos

Las ruedas cobran en invierno una importancia especial. La lluvia, la nieve y el hielo son sus mayores enemigos y, al bajar las temperaturas, el caucho se vuelve duro y pierde flexibilidad. Por eso hay que revisarlas muy bien y cambiarlas si es preciso.

Aunque su uso no está muy extendido en España, para tener la máxima seguridad y control del vehículo, lo mejor es poner al automóvil neumáticos de invierno, como recomienda la 'Guía Michelín'. ¡Y montar los cuatro! Si se colocan solo en el eje delantero, la adherencia en el eje posterior se reduce y se corre el riesgo de hacer trompos o tomar mal las curvas. Y si solo se cambian en el eje trasero, se pierde adherencia en el eje delantero y se aumenta el riesgo de salir en línea recta al coger una curva.

3. Baterías a punto

Con la llegada del frío y las temperaturas gélidas, la batería puede perder más del 50% de su carga, por lo que se debe comprobar de manera regular su estado. Además, a partir de los tres años de empleo, las baterías comienzan a descargarse o dan problemas, por lo que no está de más hacer alguna revisión.

Si no se ha sido precavido o, a pesar de todo, la batería falla, las pinzas pueden ayudar a salir del paso. ¡Se deben llevar siempre!

4. Atención al anticongelante

En invierno es muy importante utilizar anticongelante. El nivel de anticongelante debe ser óptimo, porque si no, con las bajas temperaturas, el agua del radiador se puede congelar y no se podrá arrancar el motor. En el depósito del limpiaparabrisas conviene también usarlo, pues el agua podría congelarse al entrar en contacto con el aire frío.

5. Comprobar el nivel y viscosidad del aceite

Para que el coche se halle en buen estado, hay que comprobar que su nivel de aceite es correcto, además de su viscosidad. Si está en condiciones óptimas, el motor tendrá la máxima ayuda para arrancar a la perfección. Si no, se debe sustituir el aceite por uno adecuado. ¡El mejor es siempre el tipo de aceite que indica el fabricante del automóvil!

6. Revisar el alumbrado

El invierno afecta a todos los componentes del vehículo, interiores y exteriores. Las bombillas convencionales se funden con más facilidad y los faros se ensucian mucho. Por eso se debe comprobar que se mantengan limpias y cambiarlas lo antes posible si alguna se funde, pues en esta estación del año las luces se emplean mucho más y son esenciales para conducir con seguridad.

7. Cuidar el estado de los frenos

Los frenos son vitales al montarse en un coche y bajo condiciones climatológicas adversas sufren más de la cuenta. Además, cuando llueve, la distancia de frenado se duplica y con hielo se multiplica por 10, por lo que en invierno sí o sí hay que revisar los discos de freno, las pastillas y el líquido de frenos.

Respecto al freno de mano, a veces con el frío se forma escarcha y las pastillas de freno se pueden quedar pegadas al disco. Entonces, para poder conducir habrá que jugar con el embrague hasta que se logre romper esa capa de hielo fino.

Imagen: Don Harder

8. Limpiaparabrisas limpios

En invierno las condiciones de conducción son malas. Si a ello se suma un parabrisas en mal estado, el resultado puede ser nefasto. Conviene, por tanto, asegurarse de que se tiene buena visibilidad y comprobar con regularidad el estado de las escobillas del limpiaparabrisas. Si están viejas, habrá que renovarlas; si están nuevas y no funcionan bien, es conveniente pasarles un trapo empapado en alcohol.

9. Lavar el coche a menudo

Si se lava el coche de manera regular en invierno, se protege su chasis, las ruedas y la carrocería. Todos ellos padecen con el barro que provoca la lluvia y pueden sufrir la corrosión en zonas donde nieve mucho a causa de la sal.

10. Cadenas: protegen los neumáticos y dan seguridad

No siempre se tiene en cuenta, pero las cadenas son un elemento básico en la montaña o si se circula por zonas donde hay frecuentes nevadas. Además de proteger los neumáticos, proporcionan seguridad cuando se conduce con nieve. Colocarlas no es muy difícl, aunque conviene practicar porque la primera vez puede resultar complicado.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto