Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Seguros, legislación y fiscalidad

Tipos de contenidos: Motor

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Olvidos más graves cuando se conduce

Circular sin la documentación y los accesorios que exige la ley puede acarrear una multa de hasta 1.500 euros

Imagen: Sergio

La Ley de Seguridad Vial exige viajar con toda la documentación en regla y otros accesorios, como un juego de lámparas o una rueda de repuesto. No cumplir estos requisitos puede suponer el pago de una multa que oscila entre 10 y 1.500 euros. En el caso de los papeles, se admite circular con fotocopias compulsadas, pero cuando ni siquiera éstas se llevan es difícil salvarse de la sanción. Además, hay otros elementos, como las llaves del coche, cuyo olvido puede suponer quedarse sin conducir durante varios días, por lo que conviene tener un duplicado o apuntar el número de serie para agilizar la realización de una copia.

Documentación necesaria para circular

Conducir con toda la documentación en regla es una obligación. De hecho, la Dirección General de Tráfico (DGT) admite que se pueda circular con fotocopias de los documentos originales, pero sanciona a quienes lo hacen sin esos documentos o sin las fotocopias. Éstas deben estar compulsadas por las jefaturas de tráfico o llevar, al menos, el sello de una notaría, lo que otorga autenticidad. Los papeles imprescindibles, sin los que no se debe conducir, son el propio permiso de conducir, permiso de circulación, tarjeta de la inspección técnica de vehículos (ITV), póliza del seguro y último recibo abonado. Circular sin ellos porque se han olvidado en casa, por ejemplo, supone una sanción de 10 euros, excepto en el caso del seguro, cuya multa asciende a 60 euros. En este último supuesto, si se ha pagado el seguro pero la entidad bancaria aún no ha enviado el recibo, la DGT no sanciona hasta transcurridos 30 días desde la fecha de vencimiento, un tiempo que considera suficiente para hacerse con el correspondiente recibo. "Incluso aunque no tengamos la documentación porque nos la han robado, hay que llevar la denuncia para enseñarla si nos la reclaman", explica Gloria Vinader, del servicio de asesoría jurídica del RACE.

Cuando se viaja sin la documentación oportuna hay un plazo de diez días para pasar por la jefatura de tráfico más cercana y demostrar que se poseen los papeles

Cuando se viaja sin la documentación oportuna, aunque ésta se halle en un cajón de nuestro hogar, la persona a la que se sanciona cuenta con un plazo de diez días para pasar por la jefatura de tráfico más cercana y demostrar que posee los papeles. "No obstante -apuntan desde la DGT-, en el boletín de denuncia que se entrega se especifica el plazo concreto con que se cuenta". La nueva Ley de Seguridad Vial considera esta circunstancia una falta leve, mientras que si se conduce con la documentación caducada, la falta es de carácter grave y la sanción oscila entre 91 y 300 euros. También está considerado infracción grave conducir con el permiso o la licencia de circulación con los datos de un titular diferente (como ocurre cuando se compra un coche de segunda mano y no se cambian los datos del propietario). Como infracción muy grave, con multa de 301 a 1.500 euros, se tipifica la conducción de un vehículo sin tener la autorización correspondiente o circular con un automóvil que incumple las condiciones técnicas exigidas, lo que está certificado en la tarjeta de la ITV y la correspondiente pegatina, que debe estar adherida al cristal. Desde la asesoría Sanciones S.L., con sede en Barcelona, José Luis Caplliure reconoce que las faltas leves "no son causa frecuente de multa", sino que la autoridad sanciona, sobre todo, las infracciones graves y muy graves, "como el uso del teléfono móvil o cruzar el semáforo en rojo".

Para la circulación en el extranjero, el Reglamento General de Vehículos obliga a viajar con la placa de matrícula nacional, el distintivo 'E' de España en la parte posterior y toda la documentación original (no sirven las fotocopias), tanto de quien conduce como del vehículo. En el caso de no ser titular del automóvil, es conveniente contar con una autorización del propietario que justifique su uso. También hay que asegurarse de que los países por los que se va a conducir requieren el permiso de conducción internacional, expedido por la DGT, y si se viaja fuera de la Unión Europea, es necesaria la carta verde. Tampoco está de más preguntar a la compañía de seguros la cobertura en el extranjero y los servicios de asistencia con los que se cuenta fuera del territorio nacional.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en