Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Seguros, legislación y fiscalidad

Tipos de contenidos: Motor

^

Sentencia: sufrió daños en su vehículo y, a pesar de estar cubierto el riesgo, la aseguradora le indemnizó solo una parte

  • Fecha de publicación: 14 de diciembre de 2010

Por daños sufridos en su vehículo a consecuencia del granizo, un asegurado dio parte a su compañía. A pesar de que el riesgo estaba cubierto y de que los daños ascendieron a casi 3.800 euros, la aseguradora le indemnizó en 2.900 euros. El usuario acudió a juicio para solicitar el pago de la diferencia, y ganó.

Según las condiciones particulares de la póliza, los daños ocasionados por pedrisco o granizo estaban cubiertos "siempre que la reparación o análisis de los daños sean realizados en talleres designados por el asegurador". No obstante, apostilla ésta, se intercambiaron varias comunicaciones escritas entre las partes. De ellas, el asegurado pudo colegir que la compañía aceptaba pagar la factura de reparación del daño aunque acudiera a un taller de su confianza y elección, tanto para peritar como para reparar, algo que hizo. Pero cuando envió la factura del taller de reparación, la aseguradora cambió su postura, y se negó a pagar la totalidad del importe.

Para la Audiencia Provincial de Navarra (sección 1ª), como señala en sentencia de 30 de junio de 2010, en este caso se produjo una importante confusión derivada de las distintas interpretaciones de las condiciones de la póliza y de las distintas comunicaciones escritas al respecto. Según la sentencia, la aseguradora consideró en un momento inicial que el asegurado debía reparar en uno de los talleres designados por la compañía. Sin embargo, después modificó su posición con distintas manifestaciones hasta que el consumidor concluyó que podía acudir al taller de su elección. Y considera que si después se negó a pagar, se debió a su disconformidad con el precio de reparación.

La Audiencia estimó que la compañía modificó su posición hasta que el consumidor creyó que podía ir a un taller de su elección

Como protección del asegurado -que firmó las cláusulas de adhesión redactadas por la compañía-, la Audiencia consideró que las dudas que pudieran surgir deberían interpretarse en el sentido más favorable para éste, ya que su oscuridad no podía favorecer a quien la ocasionara.

En este asunto concreto se aplicó esta interpretación, máxime si se tiene en cuenta que la compañía varió su criterio en diversas ocasiones. Por ello, se condenó a la aseguradora a abonar el importe total de la factura de reparación.

Etiquetas:

coche, reclamar, seguros


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en