Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Seguros, legislación y fiscalidad

Tipos de contenidos: Motor

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Tengo un Volkswagen, ¿qué hago ahora?

La ley ampara a los consumidores y es posible que los afectados por el fraude de los motores de Volkswagen sean indemnizados por la pérdida de valor del vehículo y los daños materiales

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 26 de octubre de 2015
Imagen: eddiephotograph

Un total de 683.629 vehículos españoles de las marcas Audi, Seat, Skoda y Wolkswagen están equipados con motores fraudulentos, como ha admitido la compañía Volkswagen. Hace apenas un mes estalló el escándalo: las emisiones reales de partículas y dióxido de nitrógeno de los propulsores diésel de esta firma alemana multiplicaban hasta 40 veces la cifra que había declarado a las autoridades. Y ¿qué pueden hacer quienes tienen uno de estos coches? En primer lugar, como se explica en este artículo, asegurarse de que su automóvil está entre los afectados y, después, acudir al concesionario para que adapten el motor en una reparación que debe ser gratuita y rápida. Si los cambios alterasen las prestaciones del turismo, además, se puede solicitar una indemnización.

1. ¿Tiene un coche Volkswagen? Asegúrese de estar afectado por el fraude

Volkswagen ha trucado los motores diésel de determinados modelos de sus marcas. El fraude ha consistido en incorporar un software que controla la emisión de gases del coche: los automóviles tienen un mecanismo que detecta cuándo está siendo sometido a controles y, en ese momento, el motor disminuye los gases contaminantes que genera.

Los motores afectados, millones en todo el mundo, son los common-rail 1.6 TDI en potencias de entre 75 CV y 105 CV, así como los 2.0 TDI en potencias de entre 84 CV y 180 CV. Los damnificados adquirieron entre los años 2009 y 2015 alguno de los siguientes vehículos:

  • Audi: A1, A3, A4, A5, A6, Q3, Q5 y TT.
  • Seat: Alhambra, Exeo, Ibiza, León, Toledo, Altea y Altea XL.
  • Skoda: Fabia, Octavia, Superb, Rapid, Rapid Spaceback, Yeti, Scout y Roomster.
  • Volkswagen: Golf, Golf Cabrio, Polo, Touran, Passat, Caddy, Scirocco, Passat CC/CC, Scirocco, Eos, Tiguan, Jetta, Multivan/Transporter/Caravelle/California, Sharan, Amarok y Beetle.

2. Reunir documentación

Quien esté afectado por este fraude debe recopilar toda la documentación de que disponga, pues será necesaria para reclamar o en caso de que decida emprender acciones legales. Es preciso que tenga el contrato de compraventa, la publicidad (donde figuran las prestaciones comprometidas), la factura de la compraventa y la ficha técnica del vehículo.

Tras la reparación, es también muy importante conservar todos los documentos que entreguen en los talleres de Volkswagen: el resguardo de depósito del coche, un justificante de las reparaciones e intervenciones que realicen, las facturas, los documentos técnicos y todos los folletos que den. De este modo, se podrá acreditar la disminución de las prestaciones (si las hay), como consecuencia de haber tenido que adaptar el motor del automóvil. Conviene que se tengan unidos los dos tipos de documentación y añadir la nueva que den tras las adaptaciones a la que ya se tenía antes de que se destapara el fraude.

Imagen: Vernon Chan

3. No aceptar reparaciones que disminuyan prestaciones al coche

Volkswagen se ha comprometido a revisar los vehículos que necesitan adaptar su software falseado de emisiones. La compañía tiene que hacer este trabajo de manera rápida y gratis. En caso de ser necesario, deberían además facilitar un coche de sustitución. Tras la adaptación, tienen que entregar un documento en el que aparezcan detalladas todas y cada una de las actuaciones realizadas.

No se sabe aún si la adaptación del motor para disminuir su emisión de gases alterará las características del mismo, aunque algunos expertos temen que bajen las prestaciones y aumente el consumo. Si, en efecto, las reparaciones provocan que los turismos reduzcan su potencia o incrementen el consumo, es posible negarse al cambio y exigir una indemnización, ya que el coche no cumple las características que ofertaba.

Las indemnizaciones pueden ser varias: el abono de una cantidad por los perjuicios causados, la devolución del importe del automóvil (proporcional a su antigüedad) o la sustitución por uno nuevo. Otra alternativa sería renegociar el precio del vehículo.

4. Unirse a otros afectados en una plataforma

En España, diversas asociaciones de consumidores han creado plataformas de afectados por el fraude para reclamar unidos y tener más fuerza. Presentarán denuncias contra la compañía y exigirán multas proporcionales a la gravedad del fraude.

Además, el escándalo de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en estos automóviles puede tener consecuencias penales para el ex presidente de la compañía. La Fiscalía de Brunswick (norte de Alemania) ha abierto una investigación por un presunto delito de fraude.

5. Emprender acciones legales

Los afectados pueden ejercitar sus derechos ante la Justicia por el incumplimiento en las características del vehículo, ya que las establecidas por el fabricante no se ajustan a las existentes. Se pueden llevar a cabo tres acciones por la vía civil:

  • Nulidad del contrato por error en el consentimiento y dolo y vicios ocultos, porque no se disponía de la información exacta, real y verídica en el momento de compra del coche. Si hubiesen sido informados, es probable que su voluntad hubiera sido otra.
  • Resolución del contrato por incumplimiento, puesto que el vehículo comprado no cumple las características técnicas que recoge el contrato de compraventa.
  • Solicitar daños y perjuicios, si el automóvil pierde prestaciones tras la adaptación para la emisión de gases.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto