Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

El riesgo de padecer anorexia y bulimia se triplica si los adolescentes comen solos

La investigación se ha basado en el examen de 2.862 chicas de entre 12 y 21 años

  • Fecha de publicación: 8 de febrero de 2003

Según un estudio de la Universidad de Navarra, que acaba de publicar la revista de la Academia Americana de Pediatría, los adolescentes no deberían comer solos para evitar caer en la anorexia. Comer en solitario, la lectura de medios de comunicación -revistas juveniles centradas en contenidos de moda y belleza-, y un estado civil de los padres distinto al matrimonio son factores que pueden duplicar el riesgo de padecer trastornos de la conducta alimentaría como la anorexia y la bulimia.

La investigación se ha basado en el examen de 2.862 chicas de entre 12 y 21 años. El estudio comenzó a realizarse en 1997 y durante 18 meses se hizo un seguimiento de las jóvenes, que inicialmente estaban exentas de trastornos. Se recogieron los factores de riesgo potenciales y después se valoró su relación con el riesgo de aparición de trastornos en el futuro. Al finalizar, se diagnosticaron 90 nuevos casos, que ayudaron a identificar los factores que mejor predicen la enfermedad.

Las conclusiones indican que son tres los aspectos que influyen en los trastornos alimentarios: comer en solitario, multiplica por tres el riesgo; la lectura de determinadas revistas sobre moda y belleza, lo duplica; y el que los padres no vivan juntos o incluso falte alguno de ellos por fallecimiento, también doblan el peligro.

El doctor Miguel Ángel Martínez, director de la Unidad de Epidemiología manifestó que el riesgo más grave es comer en soledad por lo que declaró que "la epidemiología, cuando se aplica rigurosamente, identifica factores de riesgo que son potencialmente causales y vemos que están muy relacionados con el entorno familiar y un mensaje clarísimo: que las chicas no coman solas".

El estudio también apunta que hay que vigilar la conducta de las adolescentes respecto a la ingestión de alimentos, la obsesión por no engordar o por adelgazar. así como el estilo de vida.




Otros servicios


Buscar en