Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Una de cada cinco intervenciones de cirugía de la obesidad tiene problemas en el postoperatorio

Las afecciones que pueden producirse en esta fase van desde la infección intrabdominal al trombo embolismo pulmonar

  • Última actualización: 2 de febrero de 2004

La cirugía bariátrica o de la obesidad es un tipo de intervención que está en auge en España. Aunque esta operación está consolidada en nuestro país, no es menos cierto que el riesgo durante la intervención es superior al de otras cirugías y se establece entre un uno y un dos por ciento.

Los principales problemas están centrados en el postoperatorio, donde juega un importante papel la experiencia del cirujano. En este proceso, como reconoce Constancio Marco, del departamento de Cirugía de la Obesidad del Centro Teknon de Barcelona, el índice de complicaciones se establece en un 10%, aunque llega a alcanzar un 20%. Las afecciones que pueden producirse en el postoperatorio van desde la infección intrabdominal -cuando las líneas de sutura fallan y la unión entre dos órganos no es óptima- al trombo embolismo pulmonar. Problemas que se agudizan durante esta fase porque los pacientes sufrían bastantes más enfermedades que el común de la población, como diabetes, hipertensión, apnea del sueño o colesterol.

Tipos de operaciones

Tres grandes bloques componen la cirugía bariátrica: cirugía de restricción, de combinación de la exclusión del estómago con una mala absorción de los alimentos, y aquella que une las derivaciones biliopancreáticas a una escasa asimilación de la comida.

La cirugía de restricción supone una reducción drástica del tamaño del estómago para que los pacientes no puedan comer. Así, se llega a convertir un estómago con una capacidad de dos litros en una "bolsita" de 20 mililitros. La técnica más común es la gastroplastia vertical, situando un anillo o una banda gástrica al principio del estómago, lo que crea un pequeño reservorio que actúa como estómago verdadero. Estas bandas, que pueden colocarse mediante laparoscopia, están conectadas a una pequeña cajita situada en la piel que permite estrechar el estómago, abriéndolo o cerrándolo.

Las ventajas de la intervención es su sencillez si se aplican procedimientos laparoscópicos, mientras que los inconvenientes, según Constancio Marco, son principalmente dos: no se puede comer y la pequeña capacidad de dilatación que tiene el reservorio puede dejar de ser eficaz a partir del quinto año.

El segundo gran bloque de la cirugía bariátrica combina el efecto de un estómago pequeño con la mala absorción de los alimentos, es decir, se come mucho menos y se absorben los alimentos peor, sobre todo las grasas. La técnica más frecuente es el "bypass" gástrico. Los inconvenientes de este procedimiento, el más utilizado junto a la gastroplastia, es que se tiene que acentuar el control de la alimentación durante toda la vida del paciente. Además, el estómago, al quedar más del 90% aislado y sin funciones, no es accesible a pruebas diagnósticas importantes para definir úlceras o procesos microbianos posteriores a la operación.

La tercera familia combina la mala absorción de los alimentos con derivaciones biliopancreáticas, retrasando al máximo el contacto entre el alimento con la bilis y los jugos pancreáticos. De esta forma, se logra que las grasas no sean absorbidas por el intestino delgado y pasen directamente al grueso. La técnica más frecuente en este caso es el cruce duodenal, por el que se estrecha el estómago sin eliminar sus componentes, junto a un "by pass" intensivo que provoca una deficiente absorción de las grasas. Los pacientes pueden comer normalmente pero sin llegar a asimilar las grasas, por lo que el organismo tiene que cubrir sus necesidades energéticas consumiendo la grasa del cuerpo.

Las ventajas de esta técnica, según el cirujano del Centro Teknon, es que el paciente puede comer normalmente y registra una importante pérdida de peso, con muy pocas posibilidades de volver a engordar. Los inconvenientes residen en que la mala absorción de los alimentos puede provocar trastornos nutricionales por falta de hierro, calcio, proteínas y vitaminas biosolubles.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto