Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Las asociaciones de conductores apuestan por la educación para reducir la siniestralidad en las carreteras

Consideran que las medidas punitivas deben ir acompañadas de un programa educativo y formativo

  • Fecha de publicación: 2 de febrero de 2004

España tiene una de las tasas más altas de siniestralidad en carretera de toda la Unión Europea (UE). En concreto, las últimas estadísticas revelan que cada día once españoles mueren en accidentes de tráfico. Algunos países han optado por establecer medidas drásticas contra los conductores imprudentes, que han dado buenos resultados. Así, Francia ha conseguido reducir en más de 1.500 personas el número de fallecidos en sus carreteras.

En nuestro país, el nuevo reglamento de circulación, que entró en vigor hace dos semanas, incluye una serie de normas con las que se pretende poner coto a los accidentes, debidos en la mayoría de los casos a la combinación de drogas, alcohol y velocidad. Pero desde el Real Automóvil Club de España (RACE) creen que la clave está en la "educación". "Hay que inculcar desde pequeños que el fin de la educación vial es la seguridad personal de cada conductor", explica Diego de Azúa, director de comunicación de esta entidad. "No apostamos por las sanciones, creemos que el afán recaudador no nos va a llevar a cumplir los requisitos europeos, -que marcan la reducción de los siniestros mortales a la mitad para 2010- sino que sólo busca la estabilidad económica", insiste.

De la misma opinión es Francisco Toledo, director de la Sección de Formación y Conducción Profesional del Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (Intras), que asegura que "las sanciones producen una inhibición de la conducta pero no la modifican". Toledo dice que las medidas punitivas deben "ir acompañadas de un programa educativo y formativo para todos los grupos de edad, que debe darse de manera constante y continua". Campañas más impactantes y charlas educativas en todos los colegios, es la estrategia por la que apuestan desde Intras para conseguir que los conductores "se vayan controlando".

Resultados inmediatos

El ejemplo francés, con una política de graves sanciones y un control férreo sobre los infractores, "consigue resultados de corte inmediato -20% de reducción de la siniestralidad en el último año- pero éstos no se suelen mantener en el tiempo", afirma Toledo. "En el momento que dejen de ejercer un control policial sobre la población conductora, la tendencia volverá a ascender", precisa.

La adopción de este sistema se debe, según este psicólogo experto en accidentes, "al fracaso del sistema educativo o a que no han llegado a investigar cómo introducir este tema en la población, y directamente aplican el castigo".

La adopción de este modelo en España, como apuntó el pasado jueves el director general de Tráfico, Carlos Muñoz-Repiso, no se plantea como solución al grave problema de la siniestralidad, que el pasado año sufrió "un pequeño repunte" con un total de 4.032 fallecidos. El director de comunicación del RACE asegura que "aquí no se puede aplicar el mismo caso, porque Francia ya tiene un colchón de hace muchos años en este tipo de medidas", que el pasado noviembre se reforzaron con la instalación de radares automáticos.

Las campañas de prevención, o los nuevos reglamentos de circulación, no han dado, según Toledo, el resultado esperado, "de reducir entre un 10% y un 15% al año la cifra de muertos" en carretera, por lo que plantea como única solución "cambiar de estrategia".

Carné por puntos

Dentro de esta nueva estrategia tendrían cabida sistemas como la restricción del permiso de conducir y el carné por puntos, que tan "buenos resultados está dando en países como Italia, Francia, Inglaterra o Alemania".

La primera medida consistiría en retrasar tres años la concesión del permiso de conducir definitivo. "Cuando el nuevo conductor aprueba el examen se le concede un carné provisional y debe pasar un curso anual de reciclaje. Si al tercer año no ha cometido infracciones, se le expide el permiso definitivo", explica el psicólogo de Intras.

El otro método, el carné por puntos, podría salir adelante dentro de un par de años. La clave de su éxito radica en que cuando alguien es consciente de que "poco a poco va perdiendo el carné", automáticamente tiene "una mejor conducta, más segura y menos infractora", resumió Muñoz-Repiso.

El problema para su implantación, que ya está siendo estudiada por un equipo de trabajo, está en el sistema informático. "Debe haber una red de comunicación a tiempo real entre todas las instituciones encargadas del control policial del tráfico, tanto a nivel central como de comunidades autónomas y ayuntamientos. Debe ser un sistema unificado", subraya Toledo.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto