Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Científicos catalanes descubren que una proteína hizo más vulnerables a los afectados por el caso del aceite de colza

De las miles de personas que consumieron este aceite, sólo enfermaron aquéllas que presentaban una variante de la haptoglobina

  • Fecha de publicación: 24 de febrero de 2004

Científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IDIBAPS) han descubierto que el modo de expresarse de una proteína influyó en la evolución de la enfermedad de los afectados por el Síndrome del Aceite Tóxico (SAT), causado por la comercialización fraudulenta para consumo humano de aceite de colza industrial. A pesar de que miles de personas consumieron el aceite que generó la epidemia, sólo enfermaron aquéllas que presentaban una variante de la haptoglobina, concluyen estos expertos.

El SAT afectó a más de 20.000 personas y causó cientos de muertes. La enfermedad se presentaba con síntomas que llevaron a identificarla, al principio, con una variante de la neumonía: tos sin expectoración, fiebre, dolores musculares y de cabeza, condensación pulmonar e insuficiencia respiratoria. El primer caso mortal se detectó, el 1 de mayo de 1981, en una familia de Torrejón de Ardoz en la que había seis afectados.

Entre las muchas incógnitas que planteó este síndrome, los científicos se centraron en averiguar por qué en una familia de consumidores del aceite tóxico algunos miembros enfermaban y otros no. La respuesta, presentada ayer por los científicos del IDIBAPS y publicada en forma de estudio en la prestigiosa revista "Proteomics", es una proteína llamada haptoglobina, una macromolécula que en los manuales de medicina se relaciona con la hipertensión, uno de los síntomas de los afectados por el SAT.

La investigación del IDIBAPS se realizó sobre 86 individuos que habían consumido el aceite nocivo distribuidos en dos grupos, los que desarrollaron la enfermedad y los que no. Joaquín Abián, jefe del equipo de espectrometría de masas del IDIBAPS, explicó que el análisis demostró "que había proteínas que se expresaban de forma distinta en ambos grupos". Una de ellas fue la haptoglobina, que se manifestaba en diferentes variantes "según si el paciente había desarrollado el síndrome o no".

Tres variedades

La haptoglobina se presenta en tres variedades o alelos, denominadas 1f, 1s y 2. La clave está en las dos primeras. Los investigadores observaron que los intoxicados tenían la variante 1s, lo que, como indicó Abián, "podría ser un factor de riesgo a la hora de desarrollar el síndrome".

El 60% de los consumidores que presentaban esta variante enfermaron. Los alelos 1f, por el contrario, cumplieron una función protectora. Menos del 25% de consumidores que tenían esta variante resultaron intoxicados.

Los científicos aclararon que este estudio es parcial y no presenta una solución definitiva. Según Emili Gelpí, director del IDIBAPS y presidente del Comité de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el estudio del SAT, "sólo es una parte del complicado rompecabezas que explica las causas y los detalles de la intoxicación de aceite de colza". "Todavía hay algunos interrogantes sin responder", subrayó.

Una de las muchas preguntas sin respuesta es saber por qué el consumo produjo más intoxicaciones en mujeres que en hombres. Según recordó Gelpí, "aunque en los primeros dos años el número de intoxicados fue similar, a partir de 1983 la enfermedad afectó a más mujeres que hombres".

Etiquetas:

aceite, colza, proteina




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto