Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Científicos de California desarrollan un hígado artificial con células de cerdo para tratar a pacientes hepáticos

El órgano permite la circulación sanguínea a través de un catéter y garantiza la eliminación de toxinas y el aporte de nutrientes

  • Última actualización: 26 de abril de 2004

Científicos de California (EE.UU.) han desarrollado un hígado bioartificial con células de cerdo para tratar a pacientes con un fallo hepático fulminante y mortal, según recoge un estudio publicado por la revista "Annals of Surgery". El órgano permite la circulación de la sangre del paciente a través de un catéter. Separado del suero, el plasma se bombea hacia un oxigenador y a un biorreactor. En su interior, contiene un tubo con una membrana fibrosa y 7.000 millones de células de un hígado de cerdo.

Previamente, esas células han sido descongeladas de acuerdo con una serie de técnicas desarrolladas por los investigadores. Según el director de cirugía del Centro Médico Cedars-Sinai, Achilles Demetriou, autor principal del estudio, "la sangre es bombeada a un ritmo constante, que permite la eliminación de sus toxinas. Además, es sometida a tratamiento en los diversos componentes del hígado bioartificial".

Una vez tratada, la sangre vuelve al paciente al mismo ritmo en que fue extraída. "Cuando el plasma fluye a través de las fibras, las células hepáticas del cerdo eliminan sus toxinas y sustituyen los nutrientes que puedan faltarle", añadió Demetriou. El estudio fue llevado a cabo bajo la dirección del Centro Médico Cedars-Sinai con 171 pacientes y es el primero en el que se realiza un examen a gran escala y en varios centros médicos sobre la efectividad de un hígado artificial.

Terapia convencional

El tratamiento convencional consiste en la atención intensa del paciente para mantenerlo vivo el tiempo suficiente como para permitir la recuperación del hígado o que aparezca un donante del órgano para su trasplante. El estudio incluyó a 147 afectados por un fallo hepático fulminante o subfulminante y 24 cuyo hígado había fallado después de un trasplante.

De los 171 pacientes, 85 recibieron tratamiento mediante el hígado bioartificial y a 86 se les aplicó un tratamiento convencional. Al analizar los resultados, los investigadores detectaron que la mortalidad se había reducido un 44%.

El fallo hepático se diagnostica cuando la pérdida de células del hígado causa una disfunción grave y complicaciones vitales a los seis meses de la aparición de los síntomas. Cuando esta disfunción ocurre en las primeras ocho semanas, el fallo es considerado fulminante. Si ocurre de ocho semanas a seis meses después del diagnóstico, es catalogado como subfulminante. En ambos casos, el paciente sufre una irrupción de líquido en el cerebro, infecciones bacterianas catastróficas, fallo de los órganos, anormalidades de coagulación, problemas respiratorios y fallos renales. Un 80% de los pacientes muere a menos que reciba un trasplante.

Etiquetas:

artificial, cerdo, hígado




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto