Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Los efectos secundarios del tratamiento del sida preocupan a los expertos

Los antirretrovirales provocan un aumento de grasa en la sangre y elevan el colesterol "malo" y los triglicéridos

  • Fecha de publicación: 20 de mayo de 2004

El tratamiento del sida con fármacos antirretrovirales logró en los años 90 del siglo pasado que esta enfermedad no fuera sinónimo de muerte para los afectados. Sin embargo, con el paso del tiempo se han puesto de manifiesto las secuelas que deja en el organismo todo ese cóctel de medicinas. En el congreso de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), clausurado ayer en el Palacio Euskalduna de Bilbao, se dio a conocer un nuevo efecto secundario. Los medicamentos contra el VIH alteran de tal modo las grasas del organismo que en los próximos años se producirá "una epidemia de infartos de miocardio y derrames cerebrales" entre los seropositivos.

"La terapia no es inocua", explicó el jefe de la sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital La Fe de Valencia, José López Aldeguer. La alteración de la grasa que desencadena la terapia antirretroviral se produce en dos ámbitos. Por un lado, determinadas partes del cuerpo, fundamentalmente los brazos, las piernas y la cara, pierden grasas que se acumulan en otras zonas. Este fenómeno, que se conoce como lipodistrofia, "que se sepa" sólo genera problemas estéticos y psicológicos, en algunos casos importantes.

Más preocupante para los médicos es la influencia que la terapia tiene sobre el colesterol "malo" (LDL) y los triglicéridos. Según relató López Aldeguer, los especialistas en VIH venían previendo la llegada de este problema desde 1997, porque ya entonces se había constatado que los medicamentos antirretrovirales provocaban un aumento de la presencia de grasas en la sangre. De momento, la incidencia de esta complicación añadida a la infección no es muy alta, pero las enfermedades cardiovasculares se presentan ya como una nueva amenaza "lenta e insidiosa" para unos 28.000 seropositivos.

La solución a este nuevo reto sanitario no es fácil. Obligar a tomar más fármacos a pacientes que tienen ya dificultades para cumplir el tratamiento podría provocar el efecto contrario al que se busca.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto