Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Una nueva técnica impide que los tumores se aferren al organismo y crezcan

La antiangiogénesis está considerada una de las terapias del futuro más prometedoras contra el cáncer

  • Fecha de publicación: 15 de julio de 2004

Curar un cáncer cuando ya está avanzado es tarea complicada, por no decir imposible. Por eso, el reto actual de los oncólogos es ganar tiempo y adelantarse a la enfermedad. Judah Folkman, premio Príncipe de Asturias de Investigación, pensaba en ello cuando, mediados los años 60, ideó una estrategia diferente para combatir el cáncer: adelantarse a él, suprimir toda la logística que permite que se alimente, crezca y proceda a la invasión. La clave, paralizar el mecanismo de vascularización del tejido tumoral, conocido como angiogénesis. Un nutrido grupo de investigadores españoles trabaja actualmente en esta técnica de vanguardia.

Los tejidos del cuerpo reciben las raciones necesarias de oxígeno y nutrientes a través del torrente sanguíneo. A lo largo de la vida, el organismo responde a la llamada de las células emergentes para proporcionarles un medio ambiente propicio para su desarrollo. El problema es que cuando un tumor crece por encima del milímetro cúbico actúa exactamente igual: se asegura el avituallamiento enviando mensajes químicos (el factor angiogénico VGF) a las células endoteliales -las que forman las venas y arterias del organismo-. "Es lo que se conoce como 'encendido angiogénico'", explica el jefe del servicio de Oncología del Hospital Clínico de Málaga, Emilio Alba. Las células endoteliales responden produciendo venas para comunicar el tumor con el torrente general. Y así el cáncer no sólo recibe su alimento y consigue prosperar, sino que además sus células encuentran la manera de viajar hacia otros órganos y colonizarlos.

Desde que existen las evidencias de este comportamiento celular, los médicos han buscado la vía para detenerlo. "Buscamos agentes que inhiban el proceso de vascularización, rompan el proceso de angiogénesis y maten de hambre a la célula tumoral", explica Ana Rodríguez Quesada, profesora de la Universidad de Málaga (UMA) y coautora del primer tratado sobre angiogénesis editado en español.

Esta especialista investiga la acción antiangiogénica de ciertos agentes de origen marino en colaboración con la empresa leonesa Biomar S.A., que recoge muestras por los fondos abisales de todo el mundo. "Probamos las sustancias en los diferentes estadios de la vida de la célula endotelial: proliferación, diferenciación y emigración. Conocer el proceso es esencial para determinar el momento preciso para detenerlo", detalla Rodríguez Quesada. A día de hoy han patentado cuatro agentes procedentes de esponjas marinas que han probado con éxito en animales. Para muchos, la terapia antiangiogénica pasa por ser la gran esperanza en la lucha contra el cáncer. El propio James Watson, premio Nobel de Medicina y uno de los padres del ADN, llegó a decir que Folkman llegaría en cuestión de dos años a "curar el cáncer".

Ahora los investigadores no se aventuran tanto, pero sí que ofrecen algunos argumentos que permiten vislumbrar un futuro prometedor: "Los estudios abren la puerta a una alternativa más eficaz y menos agresiva que los ciclos tradicionales de quimioterapia. Las dosis prescritas serían menores, así como los efectos secundarios. Eso sí, requerirían de una administración continuada, como la de un enfermo crónico", comenta la profesora. Así, uno de los puntos fuertes de las terapias antiangiogénicas es su capacidad para evitar las metástasis o proliferación celular del tumor en el organismo "y, sobre todo, las micrometástasis, que están detrás de las temidas reapariciones del cáncer".

Los ensayos clínicos con fármacos antiangiogénicos ya son una realidad. En Málaga, el doctor Emilio Alba desarrolla un ambicioso programa desde una perspectiva integral: el laboratorio y los pacientes. "Por una parte -puntualiza-, observamos en laboratorio el proceso por el que las células madre de médula ósea (la maquinaria encargada de producir las células sanguíneas) se convierten en endoteliales y angiogénicas ante la presencia de un tumor". "Para ello -continúa el experto- caracterizamos las células madre que producen los enfermos. El siguiente paso es determinar qué anticuerpos bloquean las sustancias que las inducen a ser angiogénicas".

El programa del doctor Alba emplea diferentes fármacos sobre unos 27 pacientes. Uno de estos medicamentos, el bevacizumab, es el antiangiogénico más avanzado que se conoce. "Se trata de un anticuerpo que actúa a nivel molecular sobre las células cancerosas, y nosotros lo probamos sobre casos de cáncer de colon y riñón. Está previsto que llegue a las farmacias a finales de año", subraya Alba. También están probando la eficacia de otros agentes, como el PTK787 y el ZD6474, sobre carcinoma de colon y cáncer de pulmón.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto