Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Una dieta rica en grasas animales puede acelerar la aparición de cáncer de mama en mujeres propensas a padecerlo, según investigadores de Barcelona

Estos especialistas recomiendan moderar la ingesta de ácidos Omega-6, pero sin suprimir de la dieta ningún alimento

  • Fecha de publicación: 19 de octubre de 2004

Científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han demostrado con ratas de laboratorio que el consumo excesivo de grasas animales y aceites vegetales acelera el desarrollo del cáncer de mama. No es que la ingesta de este tipo de alimentos desencadene la aparición de un tumor, sino que -según dicen- una dieta inadecuada, demasiado rica en grasas, podría provocar la aparición de la enfermedad a edades más tempranas en mujeres con propensión a sufrirla.

El cáncer de mama suele ser de evolución lenta, hasta el punto de que "una mujer puede morir con 90 años sin enterarse de que tiene en el pecho un carcinoma latente", afirma el profesor Eduard Escrich, director del Grupo Multidisciplinar para el Estudio del Cáncer de Mama, un equipo de la UAB dedicado al análisis de la influencia de la nutrición en la enfermedad tumoral. Lo que el estudio dirigido por Escrich ha demostrado es que el abuso de productos ricos en grasas animales del tipo Omega-6 podría acelerar el desarrollo de ese tumor.

La grasa constituye, junto a las proteínas y los hidratos de carbono, uno de los tres nutrientes que proporcionan calorías al cuerpo humano. El organismo necesita de ellas para su buen funcionamiento hasta el punto de que incorporan ácidos que son "esenciales" para la vida y que el cuerpo es incapaz de producir. "Simplemente, no las fabrica". Los ácidos grasos ayudan a controlar la presión sanguínea y, entre otras funciones, intervienen también en el proceso de coagulación de la sangre y el control de los niveles de colesterol.

El equipo de investigadores ha constatado que los ácidos Omega-6, presentes en los frutos secos, el pollo, la uva y los aceites de maíz y girasol, hacen que el cáncer evolucione más deprisa. Otras grasas, como el aceite de oliva, "en especial el de oliva virgen", provocan el efecto contrario. Es decir, que frenan el proceso cancerígeno. En ese grupo de grasas "ralentizadoras" figuran los ácidos Omega-3, presentes en la caballa, la sardina y el salmón.

Pero esto no quiere decir que es preferible evitar el consumo de productos que contengan Omega-6. "No; porque el organismo los necesita para funcionar de manera adecuada". Lo correcto, según Escrich, pasa, "como siempre ha dicho la tradición popular", por el mantenimiento de una dieta mediterránea, rica en vegetales y que contenga todo tipo de grasas, incluso las animales, "pero de forma moderada".

Etiquetas:

Cáncer, grasas, mama




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto