Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

La falta de atenuación del virus pudo ser la causa de la muerte de la joven que se vacunó contra la fiebre amarilla, según un experto

La fiebre de dos o tres días y las hemorragias internas indican que el virus que le fue inoculado "quizá no estuviese atenuado"

  • Fecha de publicación: 27 de octubre de 2004

Cuando un viajero se dispone a partir hacia algunos lugares lejanos debe vacunarse para prevenir ciertas patologías. Esto fue lo que hizo la joven de 26 años que falleció en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, poco después de vacunarse contra la fiebre amarilla.

Las causas que pueden convertir en mortal algo tan habitual como una vacuna son dos: un "shock" anafiláctico o una encefalitis, según el doctor Martínez Checa, jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. El caso del "shock" vendría provocado por una alergia al huevo que contiene la vacuna. "Por eso se pregunta siempre a la hora de la vacunación si el paciente es alérgico al huevo o no", indica este experto. Para este tipo de contratiempo los hospitales están preparados, ya que este problema se da en los momentos inmediatamente posteriores a la vacunación y afecta sólo a 1 de cada 150.000 pacientes, llevando en pocos casos a la muerte.

Respecto a la encefalitis, Martínez Checa señala que es más normal que se dé en pacientes menores de 6 meses o en mayores de 65 años. Esta inflamación del cerebro causada por procesos virales de muy diversa índole no es muy usual en las vacunaciones de fiebre amarilla. El doctor precisa que sólo se han dado de 24 a 26 casos de encefalitis en el mundo asociados a esta vacuna desde que se empezó a utilizar, y en las personas de edades intermedias es menos frecuente aún.

Virus no atenuado

En el caso de la chica de Huelva, no hay una comunicación oficial. El médico, en función de la información aparecida, tiene la impresión de que el virus que le fue administrado "quizá no estuviese atenuado", como parecen indicar la fiebre de dos o tres días y las hemorragias internas.

La vacuna de la fiebre amarilla y la de la meningitis cuádruple son las únicas que se exigen como obligatorias para la entrada en algunos países; por eso es más usual su administración a los pacientes. No obstante, hay que destacar que los efectos secundarios más normales asociados a este tipo de vacunaciones no van más allá de algunas décimas de fiebre, dolores musculares o cansancio general.

El doctor Martínez Checa no quiere que la alarma cunda en la sociedad. "Los casos en los que tras una vacunación se producen "shocks" anafilácticos o encefalopatías son muy escasos, mientras que los casos de no vacunados que viajan a países de riesgo y contraen estas enfermedades con la posible muerte son mucho mayores".

No se debe olvidar que las vacunas ya nos han salvado de enfermedades como el sarampión, que causó muchas muertes en niños, o de la polio, tan temida en otro tiempo. En ese sentido, el facultativo recuerda que no hay que bajar la guardia ante enfermedades de las que parecemos libres, porque debido al flujo migratorio pueden aparecer virus que ya creíamos desaparecidos.

Etiquetas:

amarilla, fiebre, vacuna




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto