Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

El Instituto Pasteur calcula que las vacunaciones masivas contra el sida tardarán al menos 150 años

Las esperanzas de los científicos para frenar la expansión de la enfermedad están depositadas en las vacunas con virus atenuados

  • Fecha de publicación: 1 de noviembre de 2004

Conseguir una vacuna contra el sida está resultando una tarea más ardua y complicada de lo que se esperaba, debido principalmente a la afinidad del virus con la célula huésped y a la ineficacia de los anticuerpos. Desarrollar un preparado verdaderamente eficaz es un empeño que se alcanzará a medio o largo plazo. Una de las esperanzas se encuentra en las vacunas con virus atenuados, campo en el que trabaja Simon Wain-Hobson, director de la Unidad de Retrovirología Molecular del prestigioso Instituto Pasteur de París. Con esta vía "es posible inducir buenas respuestas inmunológicas".

Para este investigador, las vacunas atenuadas contribuirán a frenar la expansión del sida, pero no a erradicarlo. "Tendrán que pasar varias generaciones, 150 ó 200 años, quizás, para que podamos certificar la desaparición de la enfermedad gracias a una campaña de vacunación masiva". Wain-Hobson, que participó días atrás en un ciclo de conferencias organizadas por el Museo CosmoCaixa de Madrid, recalca que el virus del sida es especialmente escurridizo por dos razones. En primer lugar, el VIH está cubierto de azúcares, circunstancia que dificulta mucho la creación de anticuerpos eficaces. Por añadidura, la infección puede permanecer latente. "El VIH ataca a células con memoria y aunque en apariencia estén dormidas, dejan de producir proteínas y al final destruyen el sistema inmune".

Después de 15 años dedicados a la búsqueda de una vacuna, el balance arroja luces y sombras. "La batalla contra el sida va a ser larga. El VIH pertenece al grupo de virus que carecen de vacuna, como la malaria, la tuberculosis y la hepatitis C", advierte este experto.

A pesar de que muchos ensayos han resultados infructuosos, Wain-Hobson está convencido de que las vacunas vivas atenuadas son muy alentadoras. "En los ensayos con simios hemos logrado reducir la carga vírica mil veces. Si producimos cierto tipo de compuestos, es posible controlar la cepa patogénica en el momento en que se origina la infección. Es una estrategia válida".

En su opinión, los virus atenuados constituyen un cambio en el abordaje de una vacuna contra el sida, motivado por el fracaso de otras vías. "Ya usamos virus atenuados para inmunizar contra el sarampión y las paperas. El problema es que este tipo de virus puede invertirse y resultar patógeno".

Los retrovirus pueden insertar su ADN en el código genético de la célula y producir una funesta devastación celular. "Si superamos esa situación, es muy posible que hayamos sorteado el impedimento más difícil. Pero el VIH es muy listo y doy por seguro que nos encontraremos con más contratiempos", subraya el investigador.

Etiquetas:

sida, vacunas, virus




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto