Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Cada año se podrían evitar 25.000 operaciones estéticas por sobrepeso con un tratamiento adecuado, según la Fundación para la Prevención de la Anorexia y Bulimia

Muchos de estos problemas están relacionados con trastornos alimentarios

  • Fecha de publicación: 14 de mayo de 2007

Un tratamiento médico y psicológico adecuado podría evitar cada año unas 25.000 intervenciones de cirugía estética relacionadas con el sobrepeso, según la directora de la Fundación para la Prevención de la Anorexia y Bulimia (ABB), Raquel Linares.

Muchos problemas de obesidad o sobrepeso están relacionados con trastornos alimentarios, según Linares. Su tratamiento por parte de especialistas médicos y psicólogos sería más eficaz que las intervenciones quirúrgicas que se han puesto tan de moda en España, apuntó la experta. Y es que en España se efectuaron durante 2006 unas 400.000 intervenciones quirúrgicas relacionadas con la cirugía estética, lo que le convierte, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, en el primer país europeo en este tipo de operaciones.

El 40% de los problemas de sobrepeso no se deben a problemas genéticos ni de obesidad mórbida, sino que tienen detrás un problema de ansiedad y autoestima que, con la ayuda psicológica y los recursos médicos necesarios, se puede reconducir, según Linares. En los grandes hospitales se atienden casos de obesidad mórbida y trastornos que requieren una intervención quirúrgica, explicó. Sin embargo, "muchas clínicas y centros privados tienen con estas operaciones un negocio enorme que va más allá del interés médico por el paciente", apuntó.

Hay chicas que acuden a la fundación con 48 kilos y 1,70 de altura a las que les han practicado hasta dos liposucciones para quitarles grasa, lo que constituye "una auténtica barbaridad", denunció Linares, que detalló que una gran parte de las intervenciones y de los tratamientos estéticos, como liposucciones y lipoesculturas, se hacen a personas que nunca se van a ver bien con su cuerpo, porque detrás de este malestar subyace un problema psicológico. Con estas operaciones no se afronta a fondo el problema, que con frecuencia está relacionado con aspectos psicológicos o hábitos alimentarios, lo que ocasiona recaídas, insistió la directora de la fundación. Por regla general, las intervenciones quirúrgicas deben ser la última opción, según la fundación.

Ciertas operaciones, como la lipoescultura, liposucciones, abdomiplastia o reducciones de estómago, se hacen porque los pacientes "buscan milagros" y evitar los sacrificios de tener una alimentación equilibrada, hacer deporte adecuado o someterse al tratamiento médico o psicológico que puedan necesitar, según la misma fuente. La fundación reclama además un código de autorregulación ético entre profesionales y medios de comunicación que advierta de las consecuencias de las intervenciones quirúrgicas decididas bajo la presión del la publicidad y sin conocer en profundidad sus consecuencias.




Otros servicios


Buscar en