Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

Salud
^

Las mujeres sufren con más intensidad el dolor crónico

Esta situación puede provocar estados de ansiedad en las afectadas y una probabilidad más elevada de discapacidades

  • Fecha de publicación: 22 de agosto de 2010

El modo en el que las mujeres experimentan el dolor crónico es más intenso, más frecuente y más duradero. Los expertos señalan que también están más predispuestas a simultanear varios dolores y que, todo ello, puede desencadenar estados de ansiedad psicológica y una probabilidad más elevada de discapacidades. Así lo afirman las conclusiones de la Convención Anual de la Asociación Americana de Psicología celebrada en San Diego.

El dolor crónico se prolonga durante más de seis meses y, por el momento, no se ha descubierto un tratamiento eficaz que lo remedie. La prevalencia de esta patología en el mundo es mayor entre las mujeres que entre los hombres, como prueban las estadísticas de enfermedades como la fibromialgia, el síndrome de colon irritable, la artritis reumatoide o la migraña.

La causa de esta disparidad podría residir en las hormonas, según apunta la doctora del Centro de Medicina Conductual de Atlanta, Jennifer Kelly, quien subraya el papel protagonista que juegan los estrógenos en trastornos como las migrañas. Las conclusiones de la reunión también destacan que el repentino cambio de las jóvenes en la pubertad puede estar relacionado con estas patologías, ya que en el caso de los hombres, el desarrollo hacia la adolescencia es gradual. Señalan que una evidencia de la relación de las hormonas con el dolor es su variable percepción en función de la fase del ciclo menstrual.

Para los psicólogos, las diferencias de género también se muestran en el tratamiento. Aseguran que los hombres responden mejor a los opiáceos, mientras que las mujeres adolecen de mayores efectos secundarios. "Razones genéticas y hormonales podrían ser el motivo de estas diferencias, aunque cada vez está más claro que los factores sociales y psicológicos también son importantes en este punto", aclara Kelly.

La psicóloga asegura que las mujeres enfocan el dolor desde una perspectiva emocional, mientras que los hombres se centran en las sensaciones físicas. "Al concentrarse más en las emociones que les genera el dolor, el resultado es más dolor, probablemente porque las emociones asociadas al dolor son negativas", explica la investigadora de Atlanta. La solución, según Kelly, pasa por la utilización de estrategias de control cognitivo que modifiquen la asociación entre dolor y experiencias negativas, con una normalización y racionalización que permitan manejarlo.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto