Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Donaciones "in vivo"

Otra esperanza para salvar vidas

El número de donaciones de órganos en España se ha estabilizado y desde hace varios años se sitúa en torno al 33,7 donantes por millón, según la Organización Nacional de Transplantes (ONT). Sin embargo, todavía quedan muchos enfermos a la espera de un órgano que pueda salvarles la vida. A pesar de las reticencias de médicos y pacientes, la donación "in vivo" puede resultar una alternativa al permitir la obtención de órganos para enfermos que no pueden esperar. La donación de médula ósea, para tratar la leucemia, es uno de los mejores ejemplos de las ventajas de las donaciones "in vivo" , y uno de los casos en los que no se dan esas reticencias.

Carácter voluntario de la donación

En la donación "in vivo" donante es una persona viva, sana, que en plenitud de sus facultades mentales, sin chantajes, presiones, ni contraprestaciones económicas decide ceder un órgano o una parte de él para ayudar en la curación de una persona.

En España se puede donar sangre, semen, ovarios, pero también un riñón, parte del hígado, médula ósea o la sangre del cordón umbilical tras un parto.

La donación de riñón de una persona viva a un paciente se realiza en España desde los años 60 y durante una década ésta fue la principal fuente de órganos para los paciente renales. Así lo ha confirmado el doctor Dámaso Sanz, Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Puerta del Hierro de Madrid y Presidente de la Sociedad Española de Nefrología.

El cambio se produjo tras la creación de la Organización Nacional de Transplantes y de la figura del coordinador de transplantes de cada hospital. A partir de ese momento, la posibilidad de hacer llegar a cualquier punto de España el órgano de un cadáver para un enfermo, hizo descender la necesidad de donaciones de personas vivas. En la actualidad, no obstante, el doctor Sanz reconoce que "se ha tocado techo en el número de donaciones de cadáver y los nefrólogos se plantean la posibilidad de estimular la donación "in vivo".

Reticencias

Aún así, para este experimentado cirujano la donación de un riñón de una persona viva es la última posibilidad que se contempla. "Los propios receptores prefieren esperar a una donación de cadáver", explica. El motivo reside en el riesgo que comporta cualquier intervención quirúrgica y en el hecho de que un enfermo renal siempre cuenta con la diálisis para mantenerse vivo. "No es como otro tipo de enfermo que necesita una donación y que de no producirse puede fallecer. Los médicos prefieren otra solución antes que poner en juego la vida del donante", añade.

Esta opinión la comparte el presidente de la Asociación de Transplantados de Hígado de la Comunidad de Madrid, Víctor Martín. Martín, como portavoz de esta asociación, que también ayuda a pacientes de otras comunidades autónomas, considera que en la donación "in vivo" "se pone en peligro la vida del donante, por lo que los propios receptores prefieren una donación de cadáver". Pero lo cierto es que cuando no hay otra solución, este tipo de donación puede salvar vidas.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en