Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Reacciones adversas a los medicamentos

Todos los fármacos tienen efectos secundarios, aunque se administren bien

EL 15% de las hospitalizaciones que se producen en Europa se deben a reacciones adversas a los medicamentos. Los más afectados son los mayores de 65 años. En Estados Unidos, en 1998, los efectos negativos de los fármacos ocuparon el quinto puesto en las causas de mortalidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que esta situación no sólo afecta a los países en vías de desarrollo, sino también a aquellos dotados de las mejores reglamentaciones y controles sanitarios. Es más, desde la Agencia Española del Medicamento se insiste en que no existe el medicamento inocuo, el que no produce ninguna reacción. Sin embargo, no se puede generalizar y en cualquier caso, las reacciones negativas son mínimas. Ante cualquier duda y para evitar posibles disgustos, siempre es conveniente consultar con el médico.

No existe el medicamento inocuo

"Todo sujeto es potencialmente candidato a sufrir una reacción adversa. Ni existe el medicamento inocuo, que carece de efectos adversos, ni paciente que sea resistente a cualquiera de ellos". Así de contundente se muestra Francisco de Abajo, jefe de la División de Farmacovigilancia de la Agencia Española del Medicamento (AGEMED).

Aunque el medicamento se administre de una forma correcta y cuente con la supervisión del médico mediante receta, el experto advierte que "todo paciente que toma un medicamento debe ser consciente que puede sufrir un efecto de este tipo".

De Abajo explica que se puede dar el caso de que una sustancia utilizada para combatir un síntoma determinado no haga efecto en el lugar deseado porque al entrar en el cuerpo otros órganos se sienten afectados. "Por esa vía se producen reacciones adversas, es inevitable", explica.

En este sentido, el máximo responsable de Farmacovigilancia de AGEMED hace referencia a los antiinflamatorios, porque pueden llegar a producir reacciones graves, como la hemorragia digestiva, también conocida como perforación del estómago o del duodeno", apostilla. Asimismo, explica que todo el grupo de medicamentos para combatir alergias puede producir lesiones, algunas muy graves que pueden llegar a provocar la muerte.

Sin embargo, conviene insistir en que en general, las reacciones adversas graves o muy graves son, afortunadamente, infrecuentes para los medicamentos que se comercializan. "Estos efectos serán leves y como mucho moderados, aunque, eventualmente algún paciente puede presentar alguna reacción grave", explica. El médico asegura que es muy difícil que esto suceda. "Si se produjera con una frecuencia superior al 1% y se supiera que es así, el medicamento nunca se autorizaría", tranquiliza.

Los beneficios son mayores

Los efectos positivos de los medicamentos siempre superan los negativos. Por eso, a la hora de registrar un medicamento, aunque se tienen en cuenta sus efectos negativos se valorarán más los positivos porque, en un momento determinado, pueden llegar a salvar la vida de una persona. Un ejemplo son los medicamentos anticancerígenos, que producen reacciones como la alteración sanguínea, pero que se consideran "aceptables" cuando se autoriza el medicamento para su uso. "El beneficio potencial es proporcionalmente mayor", asegura el experto.

Otro ejemplo claro es el de la quimioterapia. Las reacciones que su aplicación producen en el paciente son desagradables y conllevan un cierto riesgo, sin embargo, ante un cáncer (dependiendo de su naturaleza) su aplicación es básica porque contribuyen a mejorar la vida del enfermo. "Por lo general, aquellos medicamentos que se utilizan para los procesos más graves, se asocian a los efectos más graves", matizan desde la Agencia Española del Medicamento.

Conviene aclarar que efectos secundarios o reacciones adversas a los medicamentos son conceptos que aunque coloquialmente significan lo mismo, en términos científicos no lo son. "Preferimos utilizar efecto adverso, porque engloba todos los riesgos de los medicamentos", especifica el jefe de Farmacovigilancia.

Los efectos adversos tienen mayor incidencia en ciertos grupos de población. Es el caso de los mayores de 65 años. "Es el sector más representado en las estadísticas y en los estudios, porque son los que toman más medicamentos", dice De Abajo.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto