Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Implantes cocleares

Un dispositivo que permite recuperar gran parte de la audición a los sordos

Más de 80.000 afectados por sordera severa en el mundo pueden oír gracias a los implantes cocleares. Sólo en España el número de implantados supera los 3.500, hay 34 centros de la sanidad pública y 4 privados que efectúan esta operación, repartidos en todas las comunidades autónomas, salvo Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla. El número de operaciones de implante coclear es de 500 anuales, y las listas de espera en muchos centros son interminables. A través de una sencilla intervención quirúrgica que dura menos de tres horas, muchos sordos de nacimiento o que hayan perdido la audición después, pueden llegar a recuperar gran parte de su capacidad auditiva con estos dispositivos. Sin embargo, la Sociedad Española de Otorrinolaringología denuncia la baja tasa de implantación en nuestro país, en torno al 70%.

Un dispositivo diferente al audífono

¿Qué es? El implante coclear es un dispositivo electrónico de alta tecnología diseñado para ayudar a recuperar la capacidad auditiva de las personas sordas de nacimiento o que han perdido totalmente la audición posteriormente, es decir, para casos de sordera profunda bilateral. Se implanta quirúrgicamente en la parte auditiva de la cóclea, el oído interno, y es activado por otro dispositivo que se usa fuera del oído mediante un procesador y una bovina transmisora. Es una operación sencilla: se ingresa en el hospital la noche anterior y se realiza mediante anestesia general con una duración de entre dos y tres horas. La cicatriz de la herida quirúrgica desaparece en un mes. A diferencia del audífono, no modifica el sonido para hacerlo más claro y fuerte. Su función es sortear las partes dañadas del sistema auditivo y estimular directamente el nervio auditivo, permitiendo a las personas sordas recibir el sonido.

¿Quiénes pueden beneficiarse de un implante coclear? Desde la Asociación de Implantados Cocleares de España, AICE, explican que en principio los implantes cocleares están dispuestos para ser utilizados por las personas que padecen una sordera profunda neurosensorial bilateral y en algunos casos también severa, es decir, cuando se dañan o no funcionan las células sensoriales y cuando no se obtienen beneficios auditivos con audífonos convencionales. Hay otros tipos de sordera que se pueden corregir con tratamiento médico o quirúrgico, sin necesidad de utilizar un implante coclear, como las enfermedades que aparecen en el oído externo o el medio. Será el equipo médico de un centro implantador formado por un otorrinolaringólogo y un especialista en deficiencias auditivas, entre otros, el que tras evaluar los resultados de las pruebas otológicas, audiológicas, radiográficas, psicológicas y físicas, aconseje al paciente la opción de un implante coclear.

¿Cómo funciona? Manuel Manrique, especialista del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universitaria de Navarra, explica cómo funcionan estos dispositivos. "El implante coclear transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo. Después, este pequeño dispositivo transmite esas señales al cerebro a través de las fibras nerviosas auditivas. Una vez realizado el implante y transcurrido el periodo de cicatrización, un especialista, normalmente el audiometrista programador, se encarga de adaptar las partes externas del implante y mediante un ordenador activa cada uno de los electrodos a niveles óptimos de audición. Ya activados, se crea en el procesador de palabra un programa específico adaptado al campo auditivo de cada persona. Es una intervención de gran utilidad en algunos tipos de sordera, concretamente en los que hay lesión de estructuras encargadas de generar de forma natural ese estímulo", aclara. El dispositivo dura toda la vida y está diseñado con materiales biocompatibles que reducen cualquier posibilidad de toxicidad.

Rehabilitación. Una vez que se haya realizado la programación del implante, aproximadamente un mes después de la cirugía, se fija el momento para comenzar la rehabilitación auditiva. Los programas rehabilitadores son diferentes según la edad, el momento de aparición de la sordera y el centro hospitalario. El equipo médico de la Clínica Universitaria de Navarra, especializado en implantes cocleares, explica que esta rehabilitación debe perseguir superar una serie de etapas:

  1. Detección. Basado en ejercicios para detectar la presencia o ausencia del sonido.
  2. Discriminación. Se trata de reconocer si dos sonidos o dos palabras son iguales o diferentes.
  3. Identificación. Práctica para reconocer palabras y frases sin ninguna ayuda.
  4. Comprensión verbal. Se centra en capacitar al usuario para la comprensión de un diálogo.

Precio. Aproximadamente 24.000 euros en clínicas privadas. En las públicas la intervención y la rehabilitación están subvencionadas. Una vez que al paciente le realicen una serie de pruebas y lo cataloguen como apto, se procederá a la realización del implante.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en