Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Mamografías

Se recomienda que las mujeres mayores de 50 años se sometan a un examen periódico de los senos, generalmente cada dos años

Cada 35 minutos se registra un nuevo caso de cáncer de mama femenino en España, el tumor maligno más frecuente entre las mujeres. Su incidencia en los países desarrollados ha motivado la puesta en marcha de políticas sanitarias que promueven la realización de mamografías periódicas, pruebas capaces de detectar la enfermedad años antes incluso de que aparezcan los primeros síntomas. Aunque un reciente estudio danés publicado en la revista científica "The Lancet" ha puesto en duda su utilidad para reducir "de manera significativa" la mortalidad por cáncer de mama, los expertos consultados por Consumer defienden su uso y argumentan que, en todo caso, son precisos más estudios que avalen esa tesis.

Características

La detección precoz del cáncer de mama tiene en la mamografía a uno de sus principales aliados. Sus defensores aseguran que reduce la mortalidad de las afectadas entre un 15% y un 40%, ya que es capaz de localizar tumores de longitud inferior a un centímetro, mientras que su nivel de radiación es mínimo. "Hace 20 ó 30 años, las irradiaciones eran más altas, pero en la actualidad no hay ningún riesgo. Una placa de antes equivale a 20 placas de las actuales", explica José María Gómez, ginecólogo experto en reproducción.

Su realización consiste en la toma de una radiografía especial de las mamas gracias a un aparato de rayos X diseñado ex profeso para ello y denominado mamógrafo, que permite detectar tumores en etapas muy tempranas y llevar a cabo pequeñas intervenciones sólo en la zona en la que ha localizado el tumor, sin necesidad de recurrir a tratamientos más agresivos como la mastectomia o amputación de la mama.

En general, se trata de una prueba sencilla e indolora, aunque en algunos casos puede dar lugar a ligeras molestias, ya que la mama es presionada entre dos placas para conseguir una mejor calidad de las radiografías: dos proyecciones por cada mama, una de lado y otra desde arriba, para que todas las zonas queden exploradas. "La principal ventaja -apunta desde la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) la oncóloga Graciela García-, es que es una prueba muy sencilla de realizar y que no requiere acudir a un centro hospitalario, por lo que resulta muy accesible a cualquier mujer".

Una vez realizada, la mamografía permite localizar la presencia de calcificaciones, depósitos de minerales de carácter benigno pero que pueden alertar también de un futuro cáncer, o masas, que requieren la realización de pruebas complementarias para determinar si se trata de tumores benignos -aquellos que no se extienden a otros tejidos o partes del organismo - o malignos -aquellos que sí lo hacen-.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 5]
  • Ir a la página siguiente: Eficacia »

Etiquetas:

Cáncer, mama, mamografía




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto