Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Escuela de alimentación
^

El Hierro

Es un oligoelemento fundamental para el desarrollo de las funciones vitales del organismo, como la de transportar el oxígeno a todos los tejidos del cuerpo

Aunque es de sobra conocido que la falta de hierro en el organismo puede provocar anemias, también su exceso puede originar trastornos. Pero, ¿por qué es tan importante mantener los niveles adecuados de este oligoelemento? Básicamente, porque el hiero se encarga de transportar el oxígeno a los tejidos del organismo, unido a la hemoglobina -la proteína de los glóbulos rojos-. Este importante papel que desempeña en nuestro organismo convierte al hierro en un mineral esencial que se debe incluir diariamente en la dieta. Para hacerlo, lo mejor es una dieta variada, según los expertos en nutrición.

Niveles adecuados

El hierro se encuentra en nuestro organismo en una cantidad que se sitúa entre los 3,5 gramos y los 4,5 gramos en la sangre, en el hígado, en el bazo, en los músculos y la médula ósea. El nivel ideal de hierro en el organismo varía según las necesidades de cada persona, pero la media oscila entre los 50 y los 180 miligramos por decilitro de sangre en una persona adulta, según indica el doctor Martín, de los Laboratorios Ruiz-Falcó de Madrid. Cada etapa de la vida presenta unas necesidades diferentes de hierro, que varían mucho desde la lactancia hasta las necesidades de un adulto, pasando por la adolescencia o la gestación.

  • Lactantes hasta 1 año: Depende de la administración de leche materna o maternizada. Es de gran importancia que en el período de lactancia la madre tenga muy buenas reservas de hierro.
  • Entre 1 año y los 10 años: Las necesidades de hierro en esta etapa varían desde los 10 a los 15 miligramos al día.
  • En la etapa adolescente: Los jóvenes deben consumir una tasa media de 15 miligramos al día, cifra que aumenta en las mujeres, sobre todo cuando están en periodo de edad fértil, debido a las continuas pérdidas que les ocasiona la menstruación.
  • En mujeres gestantes: La necesidad de este mineral aumenta a un mínimo de 30 miligramos al día.
  • En período postmenopáusico: Las necesidades bajan a los 10 ó 15 miligramos al día, al igual que en el hombre adulto.
  • En la vejez: Debe suplementarse hierro a la dieta debido a la menor ingesta del mismo así como la dificultad que presentan muchos ancianos para masticar. Como indica el doctor Martín, las personas mayores tienen pérdidas crónicas que no suelen notarse porque suceden de manera muy lenta, pero hay que estar muy pendientes porque el organismo se va adaptando a su nueva situación y en ocasiones se nota cuando ya las pérdidas son muy agudas.

Asimismo conviene tener en cuenta, según advierte el médico, que el hierro puede presentar variaciones muy grandes en el propio individuo a lo que cabe añadir que no debe analizarse de forma aislada, sino que sus niveles deben estudiarse teniendo una visión más global, que incluya más valores como la hemoglobina, hematocitos… ¿Cuándo puede entonces considerarse que las variaciones de los niveles de hierro son una enfermedad?

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: En exceso y defecto »



Otros servicios


Buscar en