Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Perfume y manchas en la piel

El uso de perfumes y cosméticos durante la exposición solar puede provocar la aparición de manchas en la piel, pero no revisten gravedad y suelen desaparecer en poco tiempo

Las radiaciones solares y algunas fragancias o cosméticos perfumados interactúan de tal modo que provocan reacciones cutáneas de diversa consideración. La más leve, aunque antiestética, es la aparición de manchas oscuras y de bordes difusos en la piel. La causa se encuentra en el contenido de estas fragancias, como el alcohol, la bergamota o el almizcle, que provocan fototoxicidad y producen una reacción alérgica: un exceso de melanina y pigmentación. Son manchas que pueden perdurar durante meses, aunque suelen desaparecer sin necesidad de recurrir a un tratamiento farmacológico.

Las causas

Las manchas de la piel se forman como un mecanismo de defensa, para impedir que la luz ultravioleta dañe los núcleos de las células y evitar que se genere un envejecimiento prematuro o cáncer de piel. Las manchas, que se pueden producir por diversos motivos, aparecen en ocasiones por el uso continuado e indebido de perfumes, especialmente si se combinan con la exposición al sol. En este caso se produce una reacción de fototoxicidad, "una alergia, un exceso de melanina y pigmentación causada por la aplicación directa de los perfumes sobre la piel", según indica Fernando Ordás, dermatólogo y director de la Clínica Ordás en Madrid. La causa estriba en la composición de los cosméticos, que utilizan esencias cítricas como el aceite de bergamota, extraído de una variedad de naranja y muy utilizado en cosmética. Coincide con la opinión del doctor Inés Álvarez, farmacéutica del Servicio Extremeño de Salud de la Junta de Extremadura, quien indica que las manchas provocadas por las esencias de los perfumes son producto de una intolerancia fototóxica, "una reacción anormal de la piel cuando se expone a los rayos UVA cortos, los principales responsables de este tipo de respuesta".

La fotosensibilidad -señala la farmacéutica- es una reacción cutánea anormal producida por la combinación de una sustancia química y la exposición a radiaciones de luz ultravioleta. Estas reacciones de fotosensibilidad pueden ser de dos tipos:

  • Reacciones fototóxicas: Son las más frecuentes, puesto que para que se produzca la reacción sólo es necesaria la presencia de una sustancia fotoactiva (en este caso concreto, las fragancias) que, expuestas a la luz ultravioleta, provocan una reacción similar a la quemadura solar. Este tipo de reacciones se ven favorecidas en verano por el aumento de la sudoración cutánea, la humedad y el viento, que dejan a las pieles más desprotegidas. Las lesiones cutáneas se suelen limitar en estos casos a las zonas expuestas a la luz, como las orejas, la "V" del escote o el área de la nuca. Las zonas cubiertas por ropa, por objetos o por el pelo suelen están libres de lesiones en las reacciones fototóxicas. Cuando los agentes fototóxicos son poco irritantes se produce una hiperpigmentación, las manchas. Si es un irritante potente se pueden producir quemaduras solares.
  • Reacciones fotoalérgicas: Son las que están desencadenadas por un mecanismo inmunológico, una alergia. La toxicidad está provocada por una intolerancia interna del organismo, no está provocada por agentes externos (como en el caso de las fragancias de los perfumes, por ejemplo). En este caso no aparecen manchas, sino que, además de quemaduras solares pueden aparecer urticaria e hinchazón.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Consecuencias »

Etiquetas:

Sol, manchas, perfumes, piel, rayos uva




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto