Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Mal de altura

Las patologías relacionadas con la altitud afectan al 50% de los montañeros y en sus manifestaciones más graves puede ser mortal

Imagen: Murray Buckley

No son las heridas ni el agotamiento. La principal causa de muerte entre los montañeros que ascienden a cotas elevadas son las patologías derivadas de la altitud, especialmente los edemas cerebral y pulmonar. Así lo estima, al menos, el médico y montañero británico Andrew Sutherland, que en su expedición al Everest (Everestmax), comprobó el elevado índice de mortalidad en la montaña más alta del planeta. Los datos, publicados recientemente en British Medical Journal, revelan el desconocimiento que de estos riesgos tiene la mayoría de montañeros.

La falta de oxígeno

Los equipos de escalada han mejorado y hay rutas para subir a los montes más complicados. Sin embargo, en montañas como el Everest sigue habiendo una muerte de cada diez subidas con éxito, y para quien alcanza la cumbre, las posibilidades de regresar con vida son de una sobre veinte. Las adaptaciones metabólicas que debe realizar el organismo para combatir las condiciones adversas de frío, sequedad del aire, radiación térmica, y sobre todo, altitud, pueden tener consecuencias fisiopatológicas graves para la salud, aunque todavía se están investigando los mecanismos que lo originan y se desconoce por qué no afecta a todos los individuos por igual.

La gravedad de las dolencias aumenta con el nivel de ascenso: a una altura de entre 2.000 y 3.000 metros se desarrollan síntomas leves de mal de altura, pero es raro que se presente edema pulmonar y cerebral. Sin embargo, a partir de los 4.300 metros es fácil que no se produzca aclimatación y desarrollar edema pulmonar o cerebral. Este año han muerto 15 personas en el ascenso al Everest, la cifra más elevada desde que en 1996 perdieran la vida 16 montañeros, según afirma Sutherland. ¿Por qué se cobra la montaña la vida de tantas personas? Los médicos sostienen que la principal causa son las enfermedades derivadas de la altitud, del mal de montaña agudo o mal de altura en sus fases más graves. Esta patología consiste en la falta de adaptación del organismo a la hipoxia o falta de la presión parcial de oxígeno que se produce con la altitud, y la gravedad del trastorno es directamente proporcional a la velocidad del ascenso y a la altitud alcanzada.

El mal de altura es la falta de adaptación a la hipoxia y su gravedad es proporcional a la velocidad del ascenso y a la altitud alcanzada

Suele aparecer entre las seis y las diez horas de exposición a la hipoxia y, aunque se sabe que ésta es la responsable, los investigadores estudian aún el mecanismo exacto que produce la enfermedad aunque tradicionalmente se ha achacado a la elevación de la presión intracraneal. Las molestias que acompañan al mal de altura varían desde leves dolores de cabeza y náuseas hasta los casos graves, en que el líquido se acumula en los pulmones dificultando la respiración. A nivel del sistema nervioso central puede producirse edema cerebral (líquido en el espacio intersticial del cerebro) causando confusión, coma e incluso la muerte. ¿Por qué se llega a este extremo?

José López Candel, cardiólogo del hospital general Universitario Reina Sofía de Murcia e investigador de la expedición UMU, a la montaña Broad Peak (8.047 metros, aunque llegaron sólo a 7.000), señala que conforme aumenta la altitud, la presión atmosférica baja y el aire, menos denso, cuenta con menos oxígeno. Esta disminución en la cantidad de oxígeno provoca el aumento del ritmo y profundidad de la respiración y altera el equilibrio en los gases pulmonares de la sangre, incrementa la alcalinidad de la sangre (variando el pH) y altera la distribución de sales como el potasio y el sodio dentro de las células. ¿El resultado? El agua se distribuye de forma diferente entre la sangre y los tejidos. Con el transcurso de los días, el cuerpo responde produciendo más glóbulos rojos para poder transportar más oxígeno a los tejidos. La consecuencia de esta situación es que cualquier actividad se ve afectada y se produce una caída en el rendimiento físico e intelectual, así como alteraciones emocionales, en función de la altura hasta la que se haya ascendido en cada caso.

LA PRESIÓN INTRACRANEAL

¿Qué provoca el mal de altura? Tradicionalmente se ha sostenido que está relacionada con el aumento de la presión intracraneal en elevadas altitudes, pero es difícil probar esta hipótesis porque para medir la presión es necesario utilizar métodos invasivos, como perforar el cráneo haciendo un pequeño orificio o mediante punción lumbar. Actualmente, se ha desarrollado una técnica ultrasónica no invasiva que es capaz de medir la presión intracraneal. El proceso es sencillo: el nervio óptico tiene una capa a su alrededor (envoltura óptica del nervio) que es contigua a la del cerebro, de modo que el líquido que rodea a éste (líquido cerebroespinal) se comunica libremente con el espacio entre el nervio óptico y la envoltura óptica.

Cuando la presión alrededor del cerebro aumenta, la envoltura óptica del nervio se hincha y usando ultrasonidos es posible medir el diámetro óptico de la envoltura del nervio, una medida que se puede correlacionar con la presión intracraneal. Esta técnica no invasiva se ha utilizado ya para hacer mediciones de presión intracraneal a niños que padecen hidrocefalia así como para determinar lesiones en la cabeza a pacientes que han sufrido un accidente.

Las mediciones del diámetro óptico son la base del estudio de Andrew Sutherland, que determina si la presión intracraneal aumenta con la altitud y si este aumento (en caso de que exista) está correlacionado con síntomas de la enfermedad de la montaña.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Preparación previa »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto