Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Doping

Con el fin de ajustarse a los nuevos requerimientos internacionales ha entrado en vigor una nueva normativa de sustancias prohibidas

 
Eritropoyetina, EPO

El próximo 5 de febrero tendrá lugar la Primera Conferencia de la Convención contra el Dopaje en el Deporte. La Convención fue adoptada por unanimidad por la Conferencia General de la UNESCO a finales del año 2005, tras lograr que 38 estados concedieran las ratificaciones necesarias para que entrara en vigor. De esta manera, la lucha contra el dopaje ha quedado registrada por primera vez en las leyes internacionales y los gobiernos, las federaciones de deportes y la sociedad civil cuentan con un instrumento legal obligatorio. Por otra parte, el 1 de enero del 2007 ha sido publicada la nueva lista de sustancias prohibidas.Además, esta nueva normativa añade nuevos procedimientos a seguir destinados a detectar posibles casos de dopaje.

Pocas novedades en la lista prohibida

Cuarenta y un atletas dieron positivo en 2006, una decena de ellos de élite. Son once menos que en 2005 pero el problema sigue siendo importante. Las sustancias más detectadas fueron el cannabis (que no se utiliza directamente para mejorar los rendimientos pero cuyo consumo está penado) y el Stanozolol, anabolizante que utilizó Ben Johnson en 1988. En contra de lo esperado, sólo hay un caso de EPO (eritropoyetina), hormona que induce la producción de glóbulos rojos. Se cree que dicha sustancia se utiliza más frecuentemente de lo que indica esa cifra pero se usa cada vez de forma más inteligente y los sistemas de detección no pueden son efectivos. El Consejo Superior de Deportes posee la competencia de elaborar la lista de sustancias y grupos farmacológicos prohibidos y determinar los métodos no reglamentarios destinados a aumentar artificialmente las capacidades físicas de los deportistas para modificar los resultados de las competiciones.

Con el fin de adecuarse a los nuevos requerimientos internacionales y en especial, a la nueva lista adoptada para 2007 en el seno del Consejo de Europa, el 1 de Enero del 2007 ha entrado en vigor una nueva normativa que tiene algunas novedades con respecto a la lista del año 2006. Respecto a los esteroides anabolizantes androgénicos endógenos, se aclara que cuando los resultados de los análisis muestran una relación testosterona-epitestosterona en orina superior a 4, se solicitará a la federación u organismo que haya realizado el anàlisis que revise los resultados de los tres últimos controles a dicho deportista. De no ser así, este organismo realizará al menos a tres controles por sorpresa dentro de los tres meses siguientes para establecer un perfil endocrinológico individual y poder determinar si la alteración proviene de una administración hormonal suplementaria o si es propia del individuo.

Los glucocorticosteroides administrados por vía oral, rectal, intravenosa o intramuscular están prohibidos sin la autorización del organismo correspondiente

También, respecto a los esteroides anabolizantes androgénicos, se indica que, en casos muy raros, algunos sujetos pueden producir pequeñas cantidades de boldenona y que aparecen en muy pequeñas concentraciones en la orina. Cuando se encuentra boldenona se deberán realizar más pruebas que demuestren que no es de origen exógeno. Por ello, se solicitará a la revisión de los resultados de los tres últimos controles de dopaje. Respecto a la utilización de las perfusiones intravenosas, en el anterior listado se indicaba que «las perfusiones intravenosas están prohibidas excepto cuando se trate de un tratamiento médico agudo legítimo». La nueva legislación ha eliminado el término «agudo», porque se considera que el uso legítimo como tratamiento médico debe ser dejado al juicio del facultativo que trate al deportista.

En el apartado de los estimulantes se ha añadido la bencilpiperazina como sustancia prohibida. También el tuaminoheptano, que es un alfa-agonista usado en algunos países para tratar congestiones nasales. Por último, se ha completado un último párrafo para aclarar qué ocurre cuando se detecta un estimulante que no está permitido pero no forma parte de los prohibidos. El texto determina que un estimulante que no aparezca como prohibido será considerado parte de las sustancias específicas si el deportista demuestra que la sustancia está «presente en medicamentos que se pueden adquirir en farmacias sin prescripción médica o porque es poco probable que sea utilizada de modo abusivo como sustancia dopante».

Respecto a los glucocorticosteroides, la única modificación ha sido añadir vías de administración de corticosteroides que están admitidas sin necesidad de solicitar autorización, así como otros ejemplos que sí requieren autorización de uso. De este modo se indica que los glucocorticosteroides que se administren por vía dermatológica (pomadas, cremas, lociones) no están prohibidos y desde el año 2006 no necesitan solicitar autorización para su uso. Sin embargo, todos los glucocorticosteroides que se administran por vía oral, rectal, intravenosa o intramuscular están prohibidos, a no ser que se haya pedido autorización al organismo correspondiente (en España, la Federación Española de su deporte si es de nivel nacional y la Federación Internacional si es de nivel internacional).

En cuanto al alcohol y a propuesta presentada por la Federación Internacional de Billar, se ha suprimido como sustancia prohibida en este deporte. Por otra parte, se ha aclarado que los valores de concentración por encima de los cuales se considerará como resultado adverso en un control de dopaje, son valores medidos en sangre. También a propuesta de la Federación Internacional de Ajedrez, se han suprimido los Beta-bloqueantes como sustancia prohibida en esta disciplina.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en