Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Diabetes: razones de peso para vigilar la báscula

El sobrepeso, la falta de ejercicio físico y el tipo de alimentación inciden de manera directa en el desarrollo de la diabetes tipo 2

Imagen: viperagp

En España, un 80% de las personas con diabetes tipo 2 tiene problemas de peso. Y no es mera coincidencia, pues, en la actualidad, el sobrepeso es uno de los principales factores de riesgo que está contribuyendo a incrementar los casos de diabetes tipo 2, incluso en jóvenes. Además, es habitual que este sobrepeso venga acompañado de hipertensión y de alteraciones en los niveles de colesterol y triglicéridos, más conocidas como dislipemia; un trío peligroso que los profesionales médicos denominan "síndrome metabólico". Pero todo ello, tal y como se explica a continuación, puede evitarse con hábitos de vida saludables y revisiones periódicas.

Diabetes tipo 2 y síndrome metabólico

El desarrollo de la diabetes, en relación con la existencia de sobrepeso, se debe en general a una mala alimentación, basada en un consumo excesivo de alimentos ricos en carbohidratos. Esto termina generando una sobrecarga de trabajo para el páncreas, lo que produce su debilitamiento y, por lo tanto, una escasez en la producción de insulina o el aumento de la resistencia a la misma. Si esto sucede durante un periodo de tiempo largo, puede derivar en una hiperglucemia crónica y, en última instancia, en el desarrollo de diabetes tipo 2.

Cuando la diabetes tipo 2 aparece, el primer problema no es tanto la enfermedad en sí, sino el retraso de su diagnóstico, puesto que se trata de una patología silente con síntomas que no siempre son claros. No obstante, con una visita al médico y un análisis de sangre, en el que se mida la hemoglobina glicosilada (HbA1c), se puede detectar la diabetes y comenzar de inmediato el tratamiento más adecuado para su buen control, antes de que la enfermedad provoque problemas de salud más graves.

Sin embargo, no hay que olvidar: la diabetes tipo 2 también puede evitarse con hábitos de vida saludables. Y esto es importante recordarlo, puesto que en España un 25% de la población tiene sobrepeso u obesidad y muchas personas aún desconocen que esos problemas de peso pueden derivar en el desarrollo de diabetes tipo 2. Y no solo eso, sino que es frecuente que este sobrepeso venga acompañado de hipertensión y de alteraciones en los niveles de colesterol y triglicéridos, conocidas como dislipemia; un trío peligroso que los profesionales médicos denominan "síndrome metabólico".

Por lo tanto, es importante vigilar la báscula. Tal y como mencionaron los profesionales reunidos en la mesa de debate 'Salud cardiovascular y diabetes' del I Congreso Nacional de la Federación Española de Diabetes (FEDE), los problemas de peso no deben ser considerados como una cuestión meramente estética, sino de salud. Mantener un peso adecuado puede ayudar a alejar la diabetes tipo 2 y, con ello, también sus diversas complicaciones. Entre estas, las más temidas son las que afectan a la salud cardiovascular, ya que un 80% de las personas con diabetes tipo 2 fallece debido a una enfermedad cardiovascular.

Ante este panorama, que puede resultar preocupante para muchas personas, la buena noticia es que se puede actuar sobre algunos de los factores que impulsan el desarrollo de diabetes tipo 2 y de enfermedades del corazón.

Hábitos de vida saludables

Desde la Federación Española de Diabetes se recomienda adquirir unos hábitos de vida saludables basados en dos grandes pilares: una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio regular.

Como decía el doctor Marzal Martín en una entrevista reciente para el programa de radio 'Hablemos de Diabetes', en realidad "cuando vemos la cantidad de calorías que las personas ingerimos con la dieta a diario, son muy parecidas a la cantidad que consumían nuestros padres y abuelos. El problema es que la calidad de estas calorías es peor". Por eso, Martín aconseja remitirse a la dieta mediterránea para comer lo que se podría denominar "calorías de calidad". En esto también coincide la doctora Dora Domaguera, galardonada en fechas recientes en los III Premios Jóvenes Investigadores de la Fundación AstraZeneca. Y es que, según sus últimos estudios observacionales, la dieta mediterránea marca un patrón saludable que se asocia a un menor riesgo de sufrir diabetes.

Además de llevar una alimentación equilibrada, otro factor esencial es la práctica de ejercicio físico regular, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se establezca en 150 minutos semanales. El ejercicio físico, junto con una alimentación equilibrada, puede ayudar a fortalecer la salud y a lograr "equilibrar la cantidad de energía que ingerimos con la energía que eliminamos, a través del ejercicio físico", consejo que también transmite el doctor Marzal Martín a sus pacientes.

Revisión de los factores de riesgo para la prevención

El segundo ámbito en el que se debe actuar para evitar el desarrollo de diabetes tipo 2 y sus complicaciones es el de la prevención a través de la revisión regular de los factores de riesgo antes mencionados: el peso e índice de masa corporal (IMC), los niveles de colesterol, la hipertensión y la HbA1c.

En definitiva, es importante ser conscientes de la responsabilidad que tenemos de conocer cómo podemos cuidar de nuestra propia salud y, así, evitar el desarrollo de patologías crónicas. Una buena manera de lograr esta sensibilización y formación, con la que la Federación Española de Diabetes (FEDE) colabora de forma activa, es la participación en campañas como "Diabetes por tu corazón", "En diabetes si pierdes, ganas" y "Reaprende", que os invitamos a conocer.


RSS. Sigue informado


Federación de diabéticos españoles

Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto