Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Escuela de alimentación
^

7 claves para la prevención cardiovascular

Hasta el 90% de los infartos podrían prevenirse con ciertos hábitos como hacer ejercicio con frecuencia o tener bajo control la tensión arterial

Imagen: nito103

Las patologías relacionadas con el sistema cardiovascular son responsables de tres de cada diez muertes que se producen en nuestro país, por encima del cáncer (26,36%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (12,27%). Así se recoge en el último informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La buena noticia es que muchas de ellas se podrían prevenir. De hecho, la mayoría de los infartos se asocia a factores de riesgo cardiovascular clásicos, conocidos y modificables, lo que supone que un gran porcentaje de esos eventos podría evitarse si se vigilaran esos factores. Este artículo insiste en siete de ellos.

Como aseguran los especialistas, la forma más eficaz de combatir las enfermedades cardiovasculares es usar la prevención como herramienta fundamental. "El 80% de las enfermedades del corazón y hasta el 90% de los infartos podrían prevenirse con un estilo de vida más saludable", recuerda el doctor Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC).

1. Ejercicio frecuente

Seguir unas rutinas deportivas es un hábito imprescindible para cuidar el corazón. Sin embargo, no es suficiente con hacer algo de deporte semanal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años practiquen al menos 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada a vigorosa, principalmente aeróbica. Para los adultos el consejo es realizar, como mínimo, 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad intensa.

2. Ojo con la báscula

Vigilar el peso también resulta una buena estrategia para combatir la enfermedad cardiovascular, ya que la obesidad es uno de los factores de riesgo cardiovascular, relacionado además con otros factores de riesgo y enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial.

Para saber si una persona está en su peso hay que aplicar una fórmula sencilla: dividir el peso en kilos entre la altura en metros y dividir de nuevo el resultado entre la altura en metros. Por ejemplo, si pesamos 70 kg y medimos 1,75 metros, la ecuación sería: 70 dividido por 1,75 y el resultado (40) otra vez dividido por 1,75, por lo que daría 22,8.

"Lo ideal es que la cifra resultante esté entre 20 y 25. Si está por encima de 30, ya es obesidad, y si está entre 25 y 29, es sobrepeso", advierte el cardiólogo Manuel Abeytua, presidente de la Sección Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

3. Los niveles de colesterol, a raya

Cuando se superan los límites establecidos como saludables, el colesterol puede ir formando en las arterias una placa que las endurece y estrecha, reduciendo el flujo sanguíneo al músculo cardiaco y aumentando la probabilidad de que se formen coágulos. Para controlarlo se debe seguir una alimentación rica en verduras, hortalizas y pescado, además de hacer deporte.

4. Controlar la tensión arterial

Los hipertensos tienen seis veces más riesgo de infarto cerebral. Para controlar la hipertensión hay que seguir algunas pautas: descansar correctamente y evitar las situaciones que causen estrés; adherirse a la dieta mediterránea; beber dos litros de agua al día; reducir o eliminar el consumo de sal, alcohol y tabaco; y practicar algún deporte. Pero hay otra práctica tan importante como las anteriores: el control regular de la tensión arterial. En el entorno de 75/120 mmHg, la tensión es normal; hasta 85/135 se alcanza un estado de prehipertensión; y por encima de esas cifras, ya se habla de hipertensión arterial, lo que requiere tratamiento y vigilancia.

5. Prevención contra la diabetes

Controlar la diabetes puede reducir hasta en un 42% la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular y en un 57% el riesgo de infarto, ictus o muerte por causa cardiovascular. Por eso, quienes ya padecen la enfermedad, además de tomar medicación en caso de que así lo haya determinado su médico, deben seguir una serie de recomendaciones (alimentación saludable, ejercicio frecuente, no fumar) que ayudan a prevenir posibles consecuencias cardiovasculares. Estas mismas pautas son válidas para evitar que aparezca la diabetes tipo 2.

6. Antecedentes familiares

Todas las personas deben controlar los factores de riesgo citados para poder evitar la enfermedad cardiovascular. Pero deben llevar un control aún mayor, con revisiones periódicas marcadas por el especialista, quienes tengan antecedentes familiares que puedan alertar sobre una posible dificultad, como que un familiar masculino de primer grado (padre o hermano) haya tenido un infarto antes de los 55 años o un familiar femenino de primer grado (madre o hermana) haya sufrido un infarto antes de los 65 años.

7. Dejar el tabaco

Un año después de dejar de fumar no solo se experimenta una evidente mejoría respiratoria sino que, además, el riesgo de padecer una enfermedad coronaria ya es un 50% inferior que en los fumadores.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos


Fundación española del corazón

Otros servicios


Buscar en