Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

El lado oscuro del sol

Elegir el protector solar adecuado para tu tipo de piel, evitar la sobreexposición y llevar una alimentación adecuada son claves para cuidar la salud dermatológica en verano

Imagen: cokacoka

El 25 % de las personas no sabe protegerse de los rayos ultravioleta. Así lo mostró un estudio realizado por EROSKI CONSUMER en 2013, a raíz de entrevistas con 1.800 consumidores. En ese mismo informe, el 96 % de los encuestados aseguraba utilizar fotoprotectores, pero reconocían que no siempre saben elegir el más adecuado para su piel. Muchos no siguen las recomendaciones de los expertos. Como afirma la doctora Natalia Ribé, especialista en medicina antiaging, "hay que embadurnarse media hora antes de la exposición, aplicar como mínimo 2 mg por cm2 de producto y repetir la operación cada dos horas, después de meterse en el agua o de practicar ejercicio o si se ha sudado mucho". Pero esto no es todo. En este artículo repasamos algunas sombras que arroja la costumbre de tomar el sol.

Reglas de oro para tomar el sol sin riesgos

Además de utilizar cantidades adecuadas de protector solar (y de renovar su presencia en nuestra piel), hay otras cosas que debemos tener en cuenta; entre ellas, en el atracón solar inicial, esa sobreexposición a la que muchos nos sometemos cuando por fin empieza el verano. Al respecto, Natalia Ribé comenta que "las primeras exposiciones directas no deben sobrepasar los 15 minutos. Se debe aumentar el tiempo gradualmente y siempre con un FPS (factor de protección solar) mínimo de 30".

Otra regla es saber escoger el momento. "Hay que evitar la exposición entre las 14:00 y las 18:00 horas", indica la especialista. Es conveniente utilizar gafas de sol, sombreros de ala ancha y ropa de algodón, beber mucha agua (nunca alcohol) y descansar bajo sombrillas o a la sombra de un árbol, cuyas ramas tienen un FPS 15. Esto es muy importante, ya que la mayor parte de la población (el 95 %) ya ha agotado lo que se conoce como su "capital solar"; es decir, el número de horas de exposición a los rayos ultravioletas que el organismo puede soportar.

¿Cuál es la mejor crema solar para mí?

Imagen: CONSUMER EROSKI

La importancia de lo que comes para tu piel

Imagen: habovka

La dieta puede ayudar a conseguir un dorado saludable. Los ácidos grasos esenciales presentes sobre todo en el pescado azul (salmón, atún, sardinas...) restauran la barrera cutánea y tienen efecto antiinflamatorio. ¿Vitaminas? La C de los cítricos, la E del aceite de oliva y del aguacate y las del grupo B ayudan a neutralizar los radicales libres y están presentes en albaricoques, melocotones, zanahorias y tomate. ¿Bebidas? Té verde, zumos naturales y el gazpacho, un cóctel de betacarotenos.

¿Más ayuda? La nutricosmética solar, una píldora que aumenta las defensas de la piel y contribuye a conseguir un bronceado más uniforme y sano. Eso sí, conviene empezar con ellas un mes antes de las primeras exposiciones.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en