Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

10 mitos y verdades sobre el sol y la salud

Existen muchas creencias acerca del sol y el cuidado de la piel, pero no todas son ciertas

Imagen: skeeze

El sol desempeña un papel importante en la salud de las personas, pero una exposición inadecuada puede causar alteraciones en la piel que ocasionan graves enfermedades. Por eso, siempre hay que cuidarse, sobre todo en verano. Y es que en torno al sol hay muchos mitos y falsas creencias que pueden hacernos caer en más de un error. Así que en las siguientes líneas explicamos las verdades y desmontamos los mitos más populares sobre el tema.

1. Exponerse al sol en exceso puede provocar cáncer de piel

VERDADERO. Si bien el sol desempeña un papel fundamental en nuestra salud, porque contribuye a la producción de vitamina D y participa en el funcionamiento del calcio en el cuerpo (muy importante para la formación de huesos, dientes o neuronas), el exceso de radiación solar, tanto en invierno como en verano, ocasiona distintos problemas en la piel, principalmente, cáncer.

2. Los niños son más vulnerables al sol que los adultos

VERDADERO. La piel de los niños es más vulnerable al sol que la de los adultos, porque es más fina y presenta menos defensa ante el sol pues todavía no tiene la capacidad de generar melanina, el pigmento que la protege de los rayos. Asimismo, los ojos de los pequeños también son más frágiles ante el sol, ya que no cuentan todavía con la madurez suficiente para bloquear como los adultos la radiación UV, además de que tienen la pupila más dilatada y, por lo tanto, ingresa mucha más luz.

3. Cuando ya estoy bronceado no me hace falta protegerme del sol

FALSO. El oscurecimiento de la piel es el mecanismo de autodefensa ante las agresiones que genera en ella la radiación UV del sol. En ese sentido, el bronceado nos protege hasta cierto punto de la radiación solar, pero esta protección no es suficiente. Estemos muy blancos o estemos morenos, siempre que nos expongamos a la radiación solar debemos protegernos.

4. Las horas de sol se acumulan en la piel

VERDADERO. La radiación solar genera daños permanentes en la piel. Las lesiones se van acumulando hasta que modifican el comportamiento celular y generan cáncer de piel. Por eso es tan importante aprovechar cada oportunidad que se tenga para protegernos de la radiación UV.

5. Si no me baño, me basta con aplicarme una vez la crema solar

FALSO. La crema solar va perdiendo su capacidad de protección con el paso del tiempo. Debemos aplicárnosla de forma abundante cada dos horas, tiempo en el cual se ha comprobado que ya baja su efectividad hasta en un 80 %.

Imagen: Maridav

6. Si el día está muy nublado, no hace falta protegerse contra la radiación solar

FALSO. La radiación UV está presente todos los días del año, incluso con el cielo bien nublado. En España, los índices de radiación ultravioleta son altos; niveles bajos (1 y 2) se hallan en muy pocos meses del año (invierno, sobre todo) y a muy pocas horas (muy temprano por la mañana), independientemente de si los días son soleados o nublados.

7. Las cabinas de bronceado pueden provocar cáncer de piel

VERDADERO. Las cabinas de bronceado emiten también radiación ultravioleta. Es una exposición innecesaria que puede traer a lo largo del tiempo los mismos problemas que la exposición excesiva al sol. Por lo tanto, desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) desaconsejamos su utilización.

8. Se debe cambiar el factor de protección a medida que la piel se tuesta

FALSO. La protección siempre debe ser la misma. Se recomienda usar crema de protección solar con factor de protección mayor a 30, con independencia de si estamos muy blancos o si estamos morenos. El factor de protección es el número de veces en el que la crema incrementa la capacidad de defensa de la piel para no quemarse.

9. Para producir vitamina D necesitamos tomar mucho sol

FALSO. El cuerpo humano no necesita gran cantidad de vitamina D y, por lo tanto, una pequeña dosis de rayos solares cumple el cometido. Y se puede además obtenerla a través de alimentos como el aceite de pescado. La producción de vitamina D no está relacionada con el tiempo de exposición al sol. Una vez generada la cantidad necesaria, se deja de producir.

10. Si un lunar no me molesta, no debe ser malo

FALSO. Existen diferentes signos que pueden alertarnos de la presencia de un melanoma sin que la lesión nos genere alguna molestia. La forma, los bordes, el color, el tamaño y la velocidad de crecimiento son signos de alerta conocidos.

Los cánceres de piel se manifiestan de múltiples maneras, por lo que si aparece cualquier tipo de lesión en la piel (manchas, costras, nódulos, úlceras) o se producen cambios en las ya existentes (crecimiento, variaciones de color o forma, sangrado, picor), debe acudir al dermatólogo.

Los melanomas suelen presentar unas lesiones muy características, conocidas por la regla del A, B, C, D, E:

A: Asimetría

B: Bordes irregulares

C: Color variado

D: Diámetro mayor de 6 mm

E: Evolución (cambio de aspecto)

Algunos cánceres de piel crecen con mucha rapidez, por lo que su diagnóstico precoz es necesario para conseguir la curación. No se olvide de visitar a su médico para consultar sus dudas y, si es necesario, llevar un seguimiento adecuado a su caso.

Etiquetas:

cáncer, piel, sol


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos


AECC

Otros servicios


Buscar en