Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Los gases

Un trastorno molesto pero con solución

  • Autor: Por MARÍA RODRÍGUEZ
  • Fecha de publicación: 14 de junio de 2005

Los gases son considerados por los médicos un síntoma preocupante más que molesto pero que pueden llegar a condicionar la vida de una persona si no se cotrolan. Una incorrecta alimentación, estrés, intolerancia a ciertos alimentos o comer demasiado rápido puede provocar la aparición de estas flatulencias, muy frecuentes en la infancia, sobre todo en los tres primeros meses de vida y, posteriormente, en la edad adulta. Unos pequeños cambios en la dieta alimenticia pueden ayudar, e incluso, erradicar las molestas ventosidades.

Qué son y por qué se producen

Aunque hay quien los sufre como una enfermedad, los gases no alcanzan esta categoría y se consideran más bien un síntoma o trastorno ligado al estilo de vida y la alimentación. Además, en Medicina no existe ninguna patología que se denomine gases, a pesar de que es una de las causas más frecuente de consulta.

Bajo la denominación de gases se incluyen numerosas enfermedades, entre las más importantes la dispepsia no ulcerosa o el síndrome de intestino irritable. De ahí la importancia de consultar siempre al especialista, ya que esos cuadros clínicos tienen un tratamiento específico.

Los gases pueden acumularse tanto en el intestino como en el estómago y pueden expulsarse en forma de eructos o por vía anal, lo que se conoce como flatulencias. Habitualmente, los gases se generan en el intestino grueso al hacer la digestión, por la fermentación que se produce de los alimentos y el aire que se traga al comer, un acto natural que pasa desapercibido. "Se trata de un proceso habitual", comenta el doctor José Ángel Moracho del centro de Salud Estrecho de Corea de Madrid, quien añade que "cuando hay un exceso es cuando resulta molesto, pero la gente debe saber que el gas siempre existe, siempre se produce".

En determinadas ocasiones, sobre todo al ingerir ciertos alimentos que producen gases con mayor facilidad o debido a circunstancias clínicas concretas, como el estreñimiento, el afectado puede percibir que tiene más gases de lo normal. "En general, todas las personas producen una cantidad habitual de gases intestinales, que son producto de la ingesta y degradación bacteriana que se lleva a cabo en el interior del intestino"

"Todas las personas producen una cantidad habitual de gases intestinales, que son producto de la ingesta y degradación bacteriana que se lleva a cabo en el interior del intestino"

, aclara el doctor Ángel Álvarez Sánchez, portavoz de la Sociedad Española de Patología Digestiva y miembro del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Principalmente, la alimentación y la degradación bacteriana son las causas de los mismos y se trata de una situación puramente fisiológica, "que puede hacerse en un determinado momento consciente para el sujeto". Es entonces cuando el paciente comenta que tiene gases, pero ello no implica una mayor producción de los mismos, sino que la persona, por un aumento de la sensibilidad visceral, 'siente' esos gases", aclara el doctor Álvarez Sánchez.

De acuerdo a la visión de los especialistas consultados, los gases son un mero trastorno y no tienen por qué esconder una enfermedad, "aunque siempre es adecuado consultar a un facultativo, sobre todo, si los síntomas son repetitivos o se acompañan de otros como el estreñimiento, ardor de estómago, dificultad para tragar o pérdida de peso", recomienda el doctor Álvarez Sánchez.

Hay quien los asocia con, por ejemplo, la hernia de hiato pero "no tiene nada que ver. Es un factor patogénico en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (y, además, no el principal). En determinado caso de pacientes intervenidos quirúrgicamente de una hernia de hiato (fundoplicatura) pueden tener dificultades para expulsar los gases por la boca, pero eso no es sinónimo de lo otro", asegura.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: A quién afectan »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto