Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Haces compras por la Red?
Λ

Hongos y piscinas

Estos microorganismos encuentran en el verano las condiciones óptimas de calor y humedad para desarrollarse

  • Autor: Por CLARA FRAILE
  • Última actualización: 25 de noviembre de 2009
Imagen: PiGsty/Flickr

Algunas estimaciones apuntan que al menos dos millones de españoles tienen hongos en las uñas, muchos sin saberlo, ya sea en forma de ampollas, escamas, úlceras o zonas blanquecinas. Los hongos viven a expensas de un huésped y algunos pueden provocar infecciones en la piel: se trata de las micosis dérmicas. Estos seres sobreviven mal en las aguas cloradas pero se desarrollan con facilidad en zonas húmedas, cálidas y sombrías. En la mayoría de ocasiones basta con un tratamiento de limpieza para que el hongo desaparezca y ante picores, enrojecimiento o descamación entre los dedos, conviene acudir al médico.

Temperatura y humedad

Los casos de hongos o micosis cutáneas aumentan hasta un 30% durante los meses de verano. Aunque las estadísticas son "engañosas", según afirma José Luis Díaz Pérez, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Hay que tener cuidado todo el año para no contraer estas infecciones, aunque estos microorganismos encuentran en el verano las condiciones de humedad y temperatura óptimas para desarrollarse.

Las patologías producidas por hongos son "muy vulgares", algo muy común, y el verano suele ser un revulsivo. Tres son las claves que se concatenan en las también llamadas dermatomicosis o tiñas: falta de aire, falta de luz y humedad.

Falta de aire, falta de luz y humedad son clave para el desarrollo de dermatomicosis

Los hongos encuentran su hábitat idóneo en los sitios húmedos y umbríos donde la temperatura oscila entre 20 y 28 grados. Por ello proliferan en saunas, gimnasios y piscinas. Por sus características, estos pequeños seres vivos son capaces de permanecer encerrados en sus esporas en un estado vegetativo durante mucho tiempo, a la espera de que se den circunstancias propicias para poder crecer y extenderse.

Los lugares en los que se corre mayor riesgo de contraer hongos son aquellos en los que se anda sin zapatos y se dan las condiciones señaladas. Las saunas, vestuarios y las piscinas donde los bañistas se duchan antes de entrar en la piscina pueden convertirse en un hervidero de hongos si no se observan las condiciones de higiene adecuadas.

Los hongos sobreviven mal en aguas cloradas. En España es la normativa sanitaria de piscinas de uso público, de carácter autonómico, la que está destinada a garantizar las condiciones de higiene y salubridad de estas instalaciones. Por lo general no hay problemas, porque se realizan revisiones periódicas y es obligatoria la dispensación de productos contra la contaminación del agua como el cloro. No obstante, hay que observar unas mínimas normas de higiene y secarse muy bien, en especial los pliegues de la piel y entre los dedos.

Pero los hongos están presentes en otros muchos lugares. Tal y como informa Carlos Aragón, instructor de buceo, el ambiente que se crea al utilizar un traje para bucear es muy propenso a la aparición de micosis dérmicas provocadas por esa microfauna que se genera si el material se mantiene en las condiciones de humedad y temperatura idóneas para la vida de estos microorganismos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Cuidado e higiene »

Etiquetas:

hongos, humedad, piel, piscinas, verano




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto