Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Cistitis intersticial

La inflamación crónica de la pared de la vejiga, de origen desconocido y sin tratamiento, invalida enormemente a los afectados, la mayoría mujeres

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Última actualización: 9 de marzo de 2007

La cistitis intersticial es una enfermedad crónica que se caracteriza por micción frecuente de hasta 100 veces al día, urgencia urinaria y dolor tan agudo que incluso precisa tratamiento con opiáceos. Es un cuadro inflamatorio que se caracteriza por síntomas irritativos parecidos a la cistitis aguda clásica pero de forma persistente. Aunque puede afectar tanto a hombres como a mujeres, éstas últimas se llevan la peor parte: son 10 veces más propensas. Suele presentarse entre la tercera y cuarta década de vida y, en los casos más serios, provoca una disminución de la capacidad vesical que conlleva a una situación invalidante.

Inflamación crónica

La cistitis intersticial (CI) es una inflamación crónica de causa desconocida con posibles factores genéticos, autoinmunes y/o de agentes irritativos tisulares locales. Tampoco se ha detectado una causa infecciosa ni de irritación urinaria clara. Por otro lado, los expertos también han estudiado factores hormonales (como disminución de estrógenos) y neuropsicológicos para aclarar mejor la causa, sin encontrar una explicación satisfactoria. Algunos apuntan a cambios de la microcirculación y procesos linfáticos en el proceso local. La primera descripción de la cistitis intersticial la hizo Guy Hunner en 1914, que se refirió a este cuadro como cistitis ulcerosa porque describió un tipo de erosión característica en la mucosa vesical.

Debido a su etiología desconocida y a la falta de tratamiento efectivo, asociaciones como la Asociación Catalana de Afectados de Cistitis Intersticial reclaman más interés por parte de las instituciones sanitarias. En España, por no haber, no hay ni datos epidemiológicos de afectados. En EEUU, según datos de la Intersticial Cystitis Association (ICA, en sus siglas inglesas), más de 700.000 personas padecen esta afección. Asunción Caravaca, afectada desde hace tres años y medio y presidenta de la asociación, que cuenta con 85 socios en todo el territorio español y Latinoamérica, explica que la primera sensación tras el diagnóstico definitivo es de «una inmensa soledad».

Micción frecuente, urgencia urinaria, molestia urinaria, relación sexual dolorosa y dolor en el suelo pélvico son algunos de los síntomas descritos

Cuenta que ni su médico de familia ni el especialista sabían de asociaciones de ayuda a los afectados. «El mayor problema que afrontamos, aparte del diagnóstico tardío y la falta de tratamiento, es a nivel social. El hecho de tener que acudir al baño cada 20 minutos nos condiciona la vida diaria enormemente». Además, «tenemos que enfrontarnos al desconocimiento de la enfermedad incluso para acudir a los servicios de bares y restaurantes sin la obligada consumición», añade Caravaca.

Síntomas y diagnóstico

La CI se diagnostica tras haberse descartado otras enfermedades de transmisión sexual, cáncer de vejiga o infecciones vesicales. Normalmente, y debido a su desconocimiento, aún se confunde con infección de vías urinarias. Los datos revelan que existe una demora de cuatro años aproximadamente desde la aparición de los síntomas hasta el diagnóstico final. «En ACACI hay socias que han tardado hasta diez años en estar correctamente diagnosticadas, después de largos tratamientos con antibióticos, por su fácil relación con la cistitis bacteriana», apunta la presidenta de la asociación.

Micción frecuente (hasta 100 veces al día en los casos graves), urgencia urinaria, molestia urinaria (ardor vesical y malestar), relación sexual dolorosa y dolor en el suelo pélvico son algunos de los síntomas descritos. Los especialistas señalan que los pacientes con estos síntomas irritativos crónicos deben realizarse un completo estudio urológico con análisis de sangre, orina y ecotomografía renal y pelviana o pielografía de eliminación. Todas estas pruebas complementarias permiten descartar otras patologías como litiasis, pielonefritis crónica o tumores. De hecho, el diagnóstico certero sólo se obtiene de la biopsia con hidrotensión.

En cuanto a las complicaciones, el dolor crónico llega a ocasionar cambios de estilo de vida e, incluso, trauma emocional. Los costes derivados de las visitas al especialista de forma frecuente, la pérdida de trabajo o el abandono de los estudios y los efectos secundarios de determinados tratamientos invalidan de tal manera al afectado que llega a ocasionarle, en algún caso, depresión crónica. Según los expertos, tampoco existe suficiente información sobre el embarazo y la CI, pero creen que el problema no afecta la fertilidad ni a la salud del feto. Algunas mujeres descubren que los síntomas de su CI mejoran durante la gestación, mientras que en otras se da el caso contrario.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto