Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

VRS, o 'virus de los bebés'

El virus sincitial en niños prematuros es la causa principal de infecciones de las vías aéreas inferiores en menores de dos años

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 16 de noviembre de 2007
Imagen: César Rincón

El virus respiratorio sincitial suele provocar una infección localizada en el sistema respiratorio, y aunque generalmente es de carácter leve, existen grupos de riesgo en los que las consecuencias pueden revestir mayor gravedad. Según la Sociedad Española de Neonatología, el virus respiratorio sincitial es el responsable, cada año, de cerca de 25.000 consultas de urgencias y 15.000 hospitalizaciones de niños prematuros, sobre todo desde el mes de octubre hasta abril. Además, recientemente, un grupo de investigadores estadounidenses ha relacionado este patógeno con el posterior desarrollo de asma.

Si bien la infección por el virus respiratorio sincitial puede aparecer en cualquier momento, el periodo que abarca de octubre a abril es en el que se observa un aumento del número de casos. En el norte de España, el periodo de mayor incidencia empieza antes, en septiembre, y termina un poco después, entre abril y mayo. Según la Sociedad Española de Neonatología (SEN), alrededor del 75% de los lactantes entra en contacto con el virus durante su primer año de vida, cifra que se eleva hasta el 100% a los dos años.

Tres factores de riesgo

En el marco de la Reunión Internacional de Medicina Perinatal celebrada el pasado 21 de septiembre en Estambul (Turquía), que ha reunido a expertos en Neonatología, Pediatría y Neumología de todo el mundo, se han presentado los resultados del estudio epidemiológico FLIP-2, elaborado por el Grupo Iris (Infant Respiratory Infection by RSV, en sus siglas inglesas) de la SEN. El estudio pretendía analizar el papel de los factores de riesgo que se asocian a la infección por VRS y que pueden desembocar en la hospitalización del lactante. De los datos obtenidos se desprende que los niños nacidos entre las semanas 32 y 35 de gestación tienen 3,11 veces más probabilidades de ser hospitalizados por infección de VRS cuando presentan al menos dos factores de riesgo, comparado con los que no presentan ninguno.

El estudio se ha llevado a cabo sobre una muestra de 5.441 niños de 37 hospitales españoles. Josep Figueras Aloy, neonatólogo del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del FLIP-2, señala que existen tres factores de riesgo significativos: que el bebé nazca entre el 15 de julio y el 15 de diciembre, tener un hermano en edad escolar o que el propio niño vaya a la guardería, y el hábito tabáquico de la madre durante la gestación, que puede lesionar el pulmón fetal.

Asma en la etapa adulta

Los niños nacidos prematuramente tienen tres veces más posibilidades de ser infectados por VRS porque sus defensas son menores

A largo plazo, la infección por VRS puede ocasionar procesos de asma o alteraciones de la función pulmonar en la edad adulta. Ésta es la conclusión a la que han llegado científicos de la Southwestern University (Dallas, EE.UU.). Sin embargo, Octavio Ramilo, coordinador del estudio, especificaba en el simposio 'Avances en la prevención de la infección por VRS', celebrado recientemente en Madrid, que «no predispone a sufrir asma clásica de atopía, sino a un asma importante que hace que los niños sigan teniendo broncoespasmos y sibilancias hasta los diez años».

El experto ha explicado que el virus origina no sólo bronquiolitis, sino que cuando se supera la fase aguda el pulmón sigue presentando determinada hiperreactividad bronquial, incluso después de varios meses. El estudio también ha revelado que la administración precoz del anticuerpo monoclonal palivizumab de forma profiláctica se asocia con una disminución de las citoquinas, proteínas que intervienen en procesos inflamatorios, incluidos los que afectan a los pulmones. Suprimiendo el virus y la inflamación, se reducen las secuelas del asma a corto plazo, sostiene Ramilo.

Palivizumab profiláctico

Aunque no existe ninguna vacuna para hacer frente a la infección, los expertos recomiendan la utilización de palivizumab. Según los datos actualmente disponibles, este principio activo podría prevenir la infección durante el primer año del bebé y disminuir los efectos del virus en el asma. Desde la SEN también se apoya la administración mensual de palivizumab como el tratamiento más eficaz en las poblaciones de riesgo de infección grave por VRS. La administración se realiza por vía intramuscular durante los meses de la estación epidémica. El objetivo es proporcionar al niño anticuerpos que frenen la actividad del virus y neutralicen su acción.

Pero, ¿cuándo debe plantearse la profilaxis de la infección en prematuros de 33 a 35 semanas de gestación? Ante los resultados del estudio FLIP, los especialistas recomiendan seguir un tratamiento de profilaxis según los factores de riesgo. Además de los descritos anteriormente (fecha de nacimiento, hermano en edad escolar y hábito tabáquico de la madre) existen otros factores, como la ausencia de lactancia o que ésta haya sido inferior a dos meses; cuatro o más adultos residiendo en el mismo hogar; y antecedentes familiares de sibilancias (sonido silbante y agudo durante la respiración, más evidente en la espiración, que ocurre cuando el aire fluye a través de vías respiratorias estrechas).

El PICNIC Study Group de Canadá, otra investigación en el mismo sentido, incrementa en dos los factores de riesgo descritos para la infección por VRS: más de dos fumadores en el hogar y ser varón. De la misma forma, la Academia Americana de Pediatría también sugiere como factor de riesgo sufrir malformaciones de las vías aéreas o enfermedad neuromuscular.

PREVENIR EL VRS

Imagen: Simona Balint

El virus respiratorio sincitial (VRS) es uno de los patógenos más frecuentes en la población infantil y la primera causa de hospitalización en menores de un año. Su mecanismo de contagio es por vía aérea a través de las llamadas gotas de Plugge (que se expulsan al hablar, toser y estornudar) o el contacto directo con personas u objetos contaminados como manos, ropa, juguetes o pañuelos, entre otros. El VRS es excretado con las secreciones respiratorias durante siete días aproximadamente y se mantiene otros siete en las superficies y cerca de dos horas en tejidos.

Lavarse las manos a menudo, sobre todo antes de tocar al niño, evitar el contacto con personas enfermas, utilizar pañuelos desechables, no exponer al niño a ambientes con humo ni a entornos contagiosos como son guarderías, fiestas infantiles o salas de espera, evitar compartir la habitación con un hermano mayor y lavar los juguetes, son el paquete de medidas higiénicas que se recomiendan para evitar la transmisión de la infección por VRS. Los especialistas en neonatología insisten en la necesidad de mantener especial cuidado y vigilancia de los síntomas de aparición de la enfermedad, sobre todo en los más pequeños, que comprenden congestión nasal, tos, garganta irritada, dificultad respiratoria y fiebre.

ESTADÍSTICAS NACIONALES

Las estadísticas señalan que entre el 11% y el 19% de los niños menores de un año de edad sufrirán bronquiolitis (inflamación de las ramificaciones extremas de los bronquios) y el 15% de ellos precisará hospitalización. Pese a que es una infección que puede afectar a cualquier etapa pediátrica, existen determinados grupos de riesgo en los que el cuadro puede manifestarse con mayor gravedad, precisando oxigenoterapia, ingreso en servicios de cuidados intensivos e, incluso, ventilación mecánica.

Niños nacidos antes de las 35 semanas de gestación durante el primer año de vida, niños con cardiopatías congénitas o neuropatías crónicas como displasia pulmonar o fibrosis quística e inmunodeprimidos, son los más afectados. Además, esta infección no genera suficiente respuesta inmunitaria como para proteger frente a infecciones posteriores, por lo que es fácil la reinfección.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto