Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

El enterovirus: un microorganismo común

El periodo de incubación del enterovirus es de entre 8 y 12 días y se contagia por contacto estrecho con un afectado o por tocar objetos o superficies contaminadas

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 1 de julio de 2016
Imagen: tashatuvango

El brote de enterovirus reconocido en Cataluña a principios de mayo ha generado inquietud en muchos padres, tras la noticia de la detección de un aumento de los casos que desarrollaban alteraciones neurológicas más graves. Sin embargo, el enterovirus es un microorganismo que provoca enfermedades respiratorias o cuadros gastrointestinales leves, aunque depende de su serotipo que revistan mayor gravedad. En este artículo se describe qué es el enterovirus, qué enfermedades produce y cuáles son los síntomas más habituales. También se aportan medidas sencillas para evitar su contagio y su propagación.

Enterovirus y la población con mayor riesgo

Los enterovirus son un género común de virus ARN de amplia distribución entre la población mundial y que cada año afectan a millones de personas. Este género incluye los polivirus (o virus de la polio) y otros más de 100 serotipos distintos, que son los culpables de diversos síntomas, muy comunes entre la población infantil. En la alerta que lanzó el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, son las cepas del virus no polio las que han provocado afecciones neurológicas en los menores de seis años. Algunos serotipos que pueden ser más agresivos y producir alteraciones de mayor gravedad son el D68 o el A71.

Desde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) advierten de que los bebés, niños -los 48 casos detectados han sido menores de seis años- y adolescentes están en mayor riesgo que los adultos de contraer la infección por enterovirus, como el D68, ya que su organismo todavía no ha desarrollado inmunidad.

Contagio y síntomas provocados por enterovirus

Las medidas para reducir el riesgo de infección se basan en el lavado de manos y en la higiene de niños, afectados y de todos los que convivan en el mismo hogar

El periodo de incubación es de entre 8 y 12 días. Su contagio es vía fecal-oral y respiratoria, esto es, por contacto cercano o por tocar objetos o superficies que han estado en contacto con una persona infectada y luego tocarse la boca, nariz u ojos. "Hay que tener en cuenta que el virus se mantiene en faringe durante una semana y en heces durante dos semanas, aunque estos periodos pueden alargarse un poco", destacan desde el servicio de pediatría del centro de atención primaria de Santa María de Palautordera, en Barcelona. El contagio se da, inclusive, con afectados que no presentan señales de estar enfermos. En nuestro país estas infecciones son más frecuentes en época otoñal y primavera.

La mayor parte de los síntomas y signos que provocan estos enterovirus no revisten gravedad y se autolimitan; incluso muchas personas sufren la infección de forma asintomática. Fiebre, estornudos, mucosidad nasal, tos, vómitos y diarrea y, a veces, erupciones cutáneas y mucosas -como en la enfermedad de boca-mano-pie- y dolor muscular son algunos de los síntomas leves que provoca. En niños con asma pueden sumarse, además, sibilancias y disnea (dificultad para respirar). Sin embargo, cada año se registran algunos casos muy puntuales de meningitis víricas linfocitarias, una entidad más leve que la temida meningitis bacteriana, que origina un cuadro benigno y se cura sin consecuencias.

El brote de enterovirus: ¿qué ha pasado?

Según el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, la alarma saltó cuando los pediatras de los hospitales de Cataluña detectaron casos de infecciones por enterovirus que cursaban con alteraciones neurológicas más graves de lo esperado. Estas alteraciones se producen por la inflamación del tronco central del cerebro -denominada de manera científica romboencefalitis-, que es la encargada de controlar funciones como el lenguaje, la deglución y la respiración. Sin embargo, la romboencefalitis puede provocar otros signos y síntomas, pero la mayoría no ponen en peligro la vida del afectado y su curso es favorable.

Debido a estos sucesos, se ha activado una comisión de seguimiento formado por expertos y se ha establecido un protocolo de detección y tratamiento precoz de los casos con afectación neurológica más grave, que se ha distribuido por toda la red asistencial. Los expertos insisten en que, ante fiebre con o sin presencia de erupción cutánea acompañado de temblores o debilidad, parálisis flácida, somnolencia o dificultad para hablar o deglutir, es importante acudir al pediatra. Y, en caso de que el pequeño presente manifestaciones de mayor gravedad, lo mejor es ir al centro hospitalario de referencia.

Seis medidas para reducir el riesgo de infección por enterovirus

Desde diversas asociaciones científicas como la American Academy of Pediatrics aportan unos sencillos consejos que pueden servir de ayuda en la prevención del contagio -o, en su defecto, en la propagación- del enterovirus. Se basan en unas medidas de higiene estrictas en cuanto al lavado de manos y a la higiene de los niños, de las personas afectadas y de todos aquellos que convivan en el mismo hogar.

  • 1. Lavarse las manos a menudo, con agua y jabón -o utilizar soluciones alcohólicas- durante un mínimo de 20 segundos, sobre todo después de manipular pañales o ir al baño. Lavarse las manos del modo correcto es la medida más importante para cuidar la salud y mantener a raya las infecciones.
  • 2. No tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sucias.
  • 3. Evitar el contacto estrecho (besar, abrazar, compartir vasos o cubiertos) con personas infectadas.
  • 4. Limpiar y desinfectar de manera frecuente las superficies de contacto habitual y que pueden estar contaminadas, como pomos de puertas, armarios o juguetes, en especial, si hay un enfermo en el hogar.
  • 5. Durante la enfermedad se recomienda quedarse en casa y consultar con el profesional de salud correspondiente.
  • 6. Al estornudar o toser, cubrirse la boca con la parte interna del codo o con un pañuelo de un solo uso, a fin de evitar la transmisión respiratoria del virus.

Etiquetas:

infección, virus


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto