Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Navidad 2017
^

Ictus: prevención y tratamiento

El 90% de los casos de ictus se podría evitar con una adecuada prevención de los factores de riesgo y un estilo de vida saludable

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 20 de noviembre de 2017
Imagen: photographee.eu

El ictus es un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que llevan la sangre hasta el corazón. Se caracteriza por una alteración repentina de la circulación de la sangre al cerebro, debido al taponamiento (ictus isquémico) o rotura de una arteria (ictus hemorrágico). Una de las particularidades de esta enfermedad es que los signos y los síntomas aparecen, por lo general, de modo inesperado. Pero hay algunas señales que pueden ayudar a identificarlo. El artículo apunta que conocer los factores de riesgo y los síntomas es la mejor manera de estar preparados para actuar frente al ictus, por lo que describe cuáles son las señales de alarma y los principales factores de riesgo.

Día Mundial del Ictus

El pasado 29 de octubre se celebró el Día Mundial del Ictus. Esta enfermedad está considerada la segunda causa de muerte en nuestro país (la primera en mujeres), la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda de demencia. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), "cada seis minutos el ictus mata a una persona en España y se estima que un tercio de los pacientes que lo sufre fallece".

Si bien estas cifras son importantes y deben tenerse en cuenta, la mortalidad provocada por el ictus "ha decrecido en los últimos 20 años", reconoce la SEN. Esta reducción ha sido posible, aseguran los expertos, gracias a las mejoras en la detección precoz de los síntomas y al control de los principales factores de riesgo, además de a la introducción de medidas terapéuticas efectivas. Y es que este ha sido precisamente el principal objetivo de la celebración este año del Día Mundial del Ictus: incidir en la necesidad de llevar a cabo actividades preventivas, conocer los factores de riesgo y las señales de aviso de un posible ictus y cómo actuar para evitarlas.

Conocer los factores de riesgo y los síntomas es la mejor manera de estar preparados para actuar frente al ictus

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) es pesimista en sus previsiones, ya que calcula un aumento de la enfermedad de un 27% hasta el 2025. Para esta entidad, las enfermedades cardiovasculares agudas o ictus representan la tercera causa de muerte en el mundo occidental.

Muchas de las personas que sufrirán un ictus a lo largo de su vida no saben qué es un accidente cerebrovascular, cuáles son sus factores de riesgo ni cómo identificar sus síntomas, según señalan desde el Observatorio del Ictus, una plataforma multidisciplinar de especialistas de distintos ámbitos. Según la SEN, "el 90% de los casos de ictus se podrían evitar con una adecuada prevención de los factores de riesgo y un estilo de vida saludable".

Con motivo del Día Mundial del Ictus, el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la SEN y Freno al Ictus celebraron una jornada divulgativa bajo el lema "Comprometidos contra el ictus". Durante el encuentro, los expertos destacaron la importancia "del efecto multiplicador", es decir, la implicación conjunta de profesionales sanitarios, expertos, colectivo asociativo y social y la industria farmacéutica para prevenir y actuar frente al ictus.

Ictus: señales de alarma

Conocer los factores de riesgo y los síntomas es la mejor manera de estar preparados para actuar con rapidez frente a esta enfermedad cerebrovascular, que puede tener consecuencias graves. Las señales de alarma que deben controlarse son, según la SEN:

  • Debilidad o pérdida de fuerza repentina de la cara, brazo o/y pierna de un lado del cuerpo.
  • Trastorno repentino de la sensibilidad, sensación de "acorchamiento u hormigueo" de la cara, el brazo o la pierna de un lado del cuerpo.
  • Pérdida súbita de visión parcial o total en uno o ambos ojos.
  • Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse y ser entendido.
  • Dolor de cabeza súbito de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  • Sensación de vértigo, desequilibrio, si se acompaña de cualquier otro síntoma.

El tiempo es fundamental en el tratamiento de la enfermedad, ya que las posibilidades de tratar con éxito un ictus dependen de la rapidez de actuación desde el momento en el que aparecen los primeros síntomas. Según los neurólogos, es importante llamar al 112. También recuerdan que, aunque los signos desaparezcan a los pocos minutos, es necesario ponerse en manos de especialistas para prevenir un infarto cerebral mayor.

Ictus: factores de riesgo

Aunque cualquier persona puede sufrir un ictus, se han identificado varios factores que hacen que se esté más o menos predispuesto. La mortalidad por esta enfermedad ha decrecido en los últimos 20 años, gracias a la prevención, los trabajos de detección precoz y las mejoras en la atención hospitalaria, pero la incidencia y prevalencia del ictus aumentará en los próximos años, según la OMS. Los expertos explican este incremento por el envejecimiento de la población. Y es que la edad es uno de los principales factores de riesgo no modificable de ictus: con la edad, aumentan las posibilidades de sufrirlo.

A la edad se le suman otros factores, que sí son modificables, como la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol elevado, la obesidad, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, las enfermedades de corazón y el síndrome metabólico, entre otros.

Ictus: tratamiento inmediato y prevención

Una vez identificados los principales factores de riesgo, es fundamental contar con una atención neurológica urgente y multidisciplinar. En este ámbito, destacan las Unidades de Ictus, que reducen de manera significativa la mortalidad. Según la SEN, las "ventajas de un ingreso precoz en una de estas unidades y una atención especializada por neurólogos marcan la diferencia entre dependencia e independencia".

La prevención del ictus pasa por seguir algunas pautas como: hacer ejercicio moderado; mantener una dieta sana y equilibrada baja en sal y grasas; realizar controles periódicos de peso, presión arterial, nivel de colesterol y azúcar; no fumar; y acudir de manera inmediata a un centro hospitalario con Unidad de Ictus en caso de síntomas sugestivos de un ictus, según informa la SEN.

Etiquetas:

hipertensión, ictus


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto