Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

^

La depresión post-parto

Si no se trata, puede llegar a comportar crisis socio-familiares

  • Autor: Por 0300
  • Última actualización: 8 de julio de 2003

Cerca del 15% de las madres que acaban de dar a luz en el mundo sufren una depresión severa que les impide disfrutar de su maternidad. La ansiedad, la tristeza, el cansancio y la irascibilidad son síntomas que rompen el vínculo materno-filial y que el bebé puede percibir, afectando de forma negativa a su crecimiento. Aunque algunas mujeres son más vulnerables, cualquiera puede padecer una depresión post-parto sin causa aparente. Para evitarla es esencial la labor del médico, así como ofrecer una completa información durante el embarazo sobre los cambios y problemas que la madre deberá afrontar tras el parto.

Laura Ramiro para Consumer.es

Julio 2003

El babyblues, una respuesta común

No todas las madres que acaban de protagonizar el alumbramiento de una nueva vida se sienten igual de dichosas, y a pesar de esperar con ansia ver el rostro de su bebé y sentirle cerca, el 40% de las primerizas muestra indiferencia durante las primeras 24 horas. Cerca del 80% de las madres experimentan también sentimientos de tristeza, melancolía y apatía durante un período posterior, que puede abarcar de 1 a 15 días, y que coincide con la necesidad de adaptarse a la maternidad y a lo que ésta comporta.

La revolución hormonal, el no sentirte a gusto con el propio cuerpo, los problemas con la lactancia, el estrés provocado por el llanto del bebe y la falta de sueño son algunas de las dificultades por las que puede pasar cualquier mujer que acaba de dar a luz. Es el llamado "babyblues" o "maternityblues", que según el Dr. José Mallafré Dols, Jefe del Servicio de Obstetricia del Institut Universitari Dexeus, no tiene efectos adversos ni para la madre ni para el recién nacido.

Es un estado que no se debe confundir con la depresión post-parto; afecta a un 10% ó 15% de las madres y puede aparecer en un período que abarca desde los 15 días post-parto hasta el final del primer año. Diagnosticada y tratada, su duración oscila entre las 6 y 8 semanas, pero de no ser así la sintomatología puede agudizarse y prorrogar la enfermedad. "Consiste en una serie de síntomas, tales como tristeza y abatimiento, unidos a una gran sensación de inseguridad e impotencia ante la responsabilidad de los cuidados del bebé", explica la psicóloga Filo Rodríguez Lamelas, del centro ASTER PSICÓLOGOS de Oviedo.

Se trata de un "babyblues" intensificado, al que le acompañan otra serie de trastornos físicos y cognitivos que originan un cuadro de especial gravedad:

  • Sentimientos encontrados: El equilibrio emocional de la madre resulta afectado y lo mismo experimenta culpabilidad que agresividad, ataques de pánico o crisis de llanto. El Dr. Mallafré afirma que también se pueden manifestar ideas de rechazo hacia el niño, con frases como "este niño ha arruinado mi vida" o "hubiese deseado que nunca hubiera nacido". La mujer se encuentra en un estado de gran irascibilidad.
  • Ansiedad: Si la autoestima disminuye, la inseguridad aumenta y con ella surgen los miedos, los temores y el desasosiego respecto a los cuidados del recién nacido y su salud.
  • Problemas físicos: La mujer se siente fatigada, puede perder el apetito o, por el contrario, comer en exceso, así como padecer insomnio o tener dificultades para conciliar el sueño. Así mismo, la ansiedad también puede provocar palpitaciones, problemas gastrointestinales, exceso de sudoración y dificultades en la respiración.
  • Desinterés: Los momentos de ocio se vuelven aburridos, la motivación por el trabajo desaparece y las relaciones sexuales no suscitan el mismo interés que antes. Así mismo, las puérperas que padecen la depresión post-parto tienden a evitar todo aquello relacionado con el bebé y sus cuidados.
  • Falta de organización: Antes del nacimiento, la mujer disponía de su tiempo según una rutina concertada, pero ahora debe sumar a sus actividades diarias las labores de madre y se siente desbordada. Tiene problemas para concentrarse o tomar decisiones.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 5]
  • Ir a la página siguiente: Cómo afecta al bebé »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto