Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

^

Inteligencia Sexual

Una vida sexual sana contribuye a un mejor desarrollo personal

La búsqueda de la plenitud sexual es un camino no tan difícil de explorar. Al menos eso es lo que proponen Sheree Conrad y Michael Milburn, dos psicólogos estadounidenses que han introducido el concepto de la inteligencia sexual; una facultad que se puede potenciar si se dejan atrás los falsos mitos sobre el sexo, si se profundiza en las necesidades íntimas y si se está dispuesto a abrirse a los demás. Algunos psicólogos y sexólogos españoles no comparten el concepto por considerarlo sólo una etiqueta, pero aún así están de acuerdo en la mayoría de sus premisas. La idea, y en ello coinciden todos, es sentar las bases para una vida sexual sana que también contribuya al desarrollo del individuo como persona, sobre todo en estos tiempos que muchos consideran "de falsa libertad sexual".

Vida sexual frustante

Los dos psicólogos estadounidenses cuyo trabajo se publicó en España en 2002 llegaron a la conclusión de que a pesar de ser consideradas inteligentes, muchas personas, sin embargo, están inmersas en una vida sexual poco satisfactoria o frustrante en la mayoría de las ocasiones. A través de un test de elaboración propia con el que evaluaron a 500 personas, incluidos adolescentes, amas de casa o jubilados, entre otros, Conrad y Milburn desarrollaron una serie de perfiles que en mayor o menor medida determinan cuán satisfecha puede estar una persona con su vida entre las sábanas.

El estudio permitió saber, por ejemplo, que en Estados Unidos un 42% de los entrevistados carece de deseo sexual, que un 57% no puede tener un orgasmo y casi un tercio reconoció que a veces el sexo no le resultaba placentero. Además, las disfunciones sexuales no tienen prácticamente nada que ver con la edad: A la mitad de las mujeres de entre 18 y 29 años el coito les resulta doloroso y al 33% de los hombres de la misma edad les cuesta mantener una erección. Otros más son considerados eyaculadores precoces. Algunas encuestas realizadas en España, dicen los expertos, reflejan resultados parecidos: a pesar de que el sexo es una parte importante de la vida de las personas también es una fuente de estrés y angustia.

Ya que la sexualidad es inherente a nuestras vidas, la idea que proponen Conrad y Milburn es la búsqueda de una sabiduría que ellos llaman inteligencia sexual y que no es más que una fórmula, desprovista de convencionalismos, que permita una mayor plenitud en los asuntos de alcoba. Lo primero, dicen, es aprender a deshacerse de los estereotipos culturales, pues la mayoría de las informaciones que recibimos vienen distorsionadas por los medios de comunicación y a través de éstos, además, se fomentan falsas creencias que pueden convertir nuestra vida sexual en un auténtico desastre. A ello se suma el entorno familiar en el que hemos crecido y los mensajes que provenían de nuestras convicciones religiosas, que en algunos casos convierten el sexo en algo sucio y pecaminoso.

Para Manuel Manzano, médico sexólogo y sexoanalista, vicepresidente de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología, la inteligencia sexual que proponen Conrad y Milburn está estrechamente vinculada al concepto de inteligencia emocional que en su momento también se hiciera famoso gracias a la publicación de un libro. "El valor de la sexualidad- dice Manzano- empieza desde que uno nace y en ello tienen mucha influencia la educación y los medios de comunicación".

Manzano dice trabajar el sexo-análisis, un campo todavía no desarrollado en España que trata de llegar a las raíces de cómo un individuo empezó a tomar contacto con su sexualidad y el valor que en la actualidad le da a ésta. "En un principio el sexo sólo tenía una función reproductiva y después pasó a tener una función hedonista. Pero también existe una función psicoafectiva que es necesario explorar. Yo creo que la clave para una vida sexual satisfactoria está en un trabajo personal, de introspección. Y a veces se necesita ayuda en este campo", afirma.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto