Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

Navidad 2017
^

Queridos Reyes Magos...

En la carta solidaria a Melchor, Gaspar y Baltasar está el deseo de que, en este día y durante el año, no falte la paz, la ayuda y la humanidad en las partes del mundo más vulnerables

Imagen: Rawpixel

Igualdad y justicia para quienes viven situaciones de mayor vulnerabilidad. Es lo que, hoy en día, más se necesitaría pedir en la carta a Melchor, Gaspar y Baltasar. Cada vez hay más causas solidarias con las que colaborar tanto voluntaria como económicamente, porque siguen existiendo desastres naturales, pobreza, guerras, abusos y violaciones de los derechos humanos en todas las partes del mundo. En este artículo se describen algunas de las realidades que, al menos, en este nuevo año requieren de la solidaridad humana, como los desplazamientos masivos de personas refugiadas, la guerra en Siria o los damnificados por diversas catástrofes de la naturaleza.

Realidades que requieren más ayuda y humanidad

Esta es una mirada de esperanza a muchas de las catástrofes naturales y crisis humanitarias vividas el año pasado y que todavía hoy no están cerradas. En la carta a los Reyes Magos queremos pedir por las personas que sufren en distintas partes del mundo. Estos son algunos de los conflictos y realidades que no se han de olvidar.

  • Guerra en Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, 312.000 personas habrían perdido la vida desde que empezó la contienda en marzo de 2011. Las cifras son más que suficientes para explicar por qué la población siria quiere salir de un país de desolación en el que se mantiene un conflicto armado que tiene sus orígenes en la corrupción, captura política y violación de los derechos humanos y donde los intentos de abrir la vía a una solución política siguen fracasando, en gran medida, por los desacuerdos de Occidente y Rusia sobre la permanencia o no del presidente sirio Bachar Al Asad.
  • Personas refugiadas en Grecia y otras partes del mundo. En el planeta existen 65 millones de personas que son desplazadas forzosamente, un incremento de un 55% en solo cuatro años. Como asegura Maximina Espeso, voluntaria de los campos de Idomeni y Súnion, "de Siria han huido 14 millones de personas y en Grecia hay más de 80.000 personas ahora mismo". Hace un año se hablaba de que una media de 1.700 personas al día llegaban a Europa desde Siria poniendo en peligro sus vidas y sometiéndose a situaciones infrahumanas. También hay refugiados que huyeron de Afganistán, Somalia, Sudán del Sur, Burundi, Ucrania, Gaza, etc.
  • Pobreza en el mundo. La pobreza está disminuyendo en todas las regiones, pero se está agudizando y volviendo más persistente en países afectados por conflictos o que dependen en exceso de la exportación de productos básicos. La pobreza sigue concentrándose en África al sur del Sahara y Asia meridional. Se requiere continuar invirtiendo en la educación de las personas, la salud y la nutrición, proteger a los más vulnerables como niños y mujeres y seguir cuidando el medio ambiente.
  • Catástrofes naturales, como consecuencia del cambio climático, que traen problemas a los seres humanos y ecosistemas de todo tipo. En 2016 se han vivido desastres como el huracán Matthew en Haití, el terremoto de Ecuador en abril que se cobró la vida de más de cerca de 700 personas y el reciente tifón que ha asolado Filipinas como había sucedido hacía tres años con Haiyan.
  • Niños y niñas que sufren violencia. En el mundo 6 de cada 10 menores padecen violencia en todas sus formas, desde el maltrato físico al psicológico. Hay niñas obligadas a contraer matrimonio a los nueve años, que se quedan embarazadas en la adolescencia, pequeños obligados a trabajar en ambientes peligrosos y expuestos a la esclavitud o reclutados como soldados para combatir en algún conflicto armado.
  • Trabajo esclavo en India para que empresas de moda se lucren. Se sigue presenciando cómo los gigantes mundiales de la moda siguen violando los derechos humanos y laborales de decenas de miles de niñas y adolescentes con apenas 15 años. Con jornadas de 68 horas a la semana los 365 días del año y apenas 1,3 euros diarios, trabajan en condiciones infrahumanas que rozan la esclavitud y el trabajo forzado.

¿Somos solidarios los españoles?

Las colaboraciones económicas con las ONG han crecido en el último año de un 20% a un 32%, pero, además, cada vez hay más personas que deciden apoyar a alguna organización social, donando dinero o haciendo voluntariado. En nuestro país hay cinco millones de personas voluntarias, es decir, un 8% de la población española.

Según el Instituto de Marketing y Opinión Pública (IMOP) y Berbés Asociados, en Navidad un 34% de los españoles es más solidario que el resto del año, sobre todo en cuanto a la donación de alimentos se refiere (24%) y la compra de juguetes y christmas (13%). Tras estas dos acciones, se encuentran las respuestas de ayudar económicamente a las personas más necesitadas (12%) y donar objetos personales (12%).

En general, el español es una persona muy impulsiva que responde sobre todo a golpe de emergencia mediática. Ante crisis como la del ébola, solo se activó la solidaridad en nuestro país cuando hubo un enfermo español, y con la foto del niño Aylan Kurdi ahogado en una playa turca se consiguió una atención a la guerra siria que no se había logrado en casi cinco años de conflicto.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto