Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Economía solidaria

Tipos de contenidos: Solidaridad

Navidad 2017
^

¿Tienes conciencia social? 7 claves para descubrirlo

Se puede vivir al margen de lo que sucede en el mundo o, por el contrario, tener conciencia social, sin pasar por alto que casi 8.000 millones de personas compartimos un mismo planeta

Imagen: William_2000

Es común sumarse a la idea de que "el mundo no se puede cambiar". Y aunque el cambio no está en las manos de una persona, sí que entre todos se puede contribuir a un mundo mejor. Pero, ¿cómo saber si se tiene o no conciencia social? En este artículo hay siete claves para descubrirlo: desde saber cómo cada acción personal repercute en los demás, de qué manera cuidar el medio ambiente o el modo de consumir y actuar de forma solidaria.

Ante los problemas humanos, se pueden adoptar dos posturas: cerrar los ojos y hacer como si no pasara nada o, por el contrario, implicarse y tomar partido en algunas de las causas sociales. No hay más que fijarse en las siguientes claves para descubrir si se está comprometido socialmente y se tiene una mirada crítica hacia el mundo, además de cómo observar, implicarse, consumir de forma responsable y cuidar a los demás.

1. ¿Le interesa lo que sucede en el mundo?

Pararse a reflexionar acerca de lo que pasa alrededor, aquello que necesita especial atención y que está afectando a la sociedad es un signo de conciencia social. Tener conciencia es verlo, observarlo y hacer algo al respecto, sabiendo que una pequeña acción puede favorecer el cambio grande y mejorar el entorno.

Observe qué noticias le interesan, qué realidad social le conmueve y qué tiene ganas de hacer cuando escucha noticias sobre las personas fallecidas en conflictos armados, la llegada masiva de personas refugiadas a las fronteras europeas o las numerosas especies en estado crítico de conservación debido al cambio climático, la destrucción de su hábitat y la caza furtiva.

2. ¿Consume de forma responsable?

Las personas consumen alimentos, bebidas, servicios, tecnología, ropa, agua y energía sin parar. Pero rara vez se cuestionan que se usan 60.000 bolsas de plástico cada cinco segundos o los litros de agua que se necesitan para producir los alimentos. ¿Sabía que para producir un tomate hacen falta 13 litros y 15.000, si se quiere conseguir un kilo de carne de res? Y detrás de la industria textil, ¿se pregunta por qué una camiseta cuesta tres euros o quiénes la fabrican?

Conocer las condiciones laborales alarmantes en las que trabajan las niñas y adolescentes de apenas 15 años en India y que 4.000 menores mueren al día por pobreza hídrica en el mundo es motivo suficiente para plantearse cómo es el consumo en los países occidentales.

Hacer un consumo responsable es una forma de poner conciencia social. Entre otras cosas, se puede evitar el derroche de alimentos, hacer una compra crítica que tenga menor impacto ambiental, ir en transporte público y aprovechar las ventajas del consumo colaborativo.

Imagen: stevepb

3. ¿Cuida el medio ambiente?

El planeta es de todos, pero no siempre se piensa en ello cuando se trata de viajar (coches, avión...), ahorrar energía o disfrutar de la naturaleza sin dañar el entorno.

Una de las claves es poner conciencia a las basuras urbanas que se generan, el agua que se derrocha, la eficiencia energética de los aparatos que se adquieren y el reciclaje que se lleva a cabo. Separar los residuos y depositarlos en su contenedor es una acción ambiental importante, pero lo es aún más reducir el consumo innecesario de agua, alimentos y energía y reutilizar los productos y recursos para darles la máxima vida útil posible.

4. ¿Dedica tiempo a actividades altruistas?

El voluntariado, cuidar de otras personas o formar parte de asociaciones y proyectos que favorecen el desarrollo de la comunidad es una manera de despertar la conciencia social y de tomar medidas que ayudan a orientar la conducta de los individuos.

Las personas voluntarias lo son porque creen en la causa con la que colaboran y buscan un cambio a través de su propia experiencia e implicación. No requiere de conocimientos o formación, pero sí de un compromiso por el tiempo establecido. Hay quienes lo hacen en verano, durante las Navidades o todo el año, en familia o solos, en España o fuera de nuestras fronteras... Hay muchos ámbitos en los que ser voluntario y lugares donde buscar ofertas de voluntariado.

5. ¿Dona a alguna ONG?

Si se les pide a los países donantes que destinen el 0,7% de su producto nacional bruto (PNB) en ayuda oficial para el desarrollo, ¿por qué no dedicar el mismo porcentaje del salario a ayudar a quienes lo necesitan? La conciencia social comienza por ser más generosos con las personas de alrededor, ser individuos más respetuosos, virtuosos y capaces de desarrollar todo el potenical para seguir generando comunidad.

¡No lo dude! Hay muchas opciones para empezar a colaborar con dinero de forma periódica, esporádica o con microdonaciones. Empiece eligiendo la organización y su manera de apoyarla.

6. ¿Ha pensado en cómo será el mundo en 100 años?

Se vive hoy sin pensar en el mañana y sin la conciencia planetaria de lo que se está dejando en herencia a las próximas generaciones. Pensar en un mundo sostenible significa trasladar el interés en acumular posesiones materiales hacia una orientación básica al verdadero bienestar personal, social y ambiental. Ya hay muchas empresas y emprendedores pensando en cambiar el mundo. ¿Es uno más?

Un mundo sostenible implica valorar el entorno donde se vive y querer cuidarlo, donde el CO2 no sea un problema, las renovables sean una realidad y se pueda seguir disfrutando de la naturaleza. Si aún no lo ha pensado, mire cómo quiere que sea este planeta en 100 años y cómo está contribuyendo a ello. ¿Prima la diversidad? ¿Lo social o lo individual? ¿El bien común?

7. ¿Habla sobre temas sociales?

A veces no se tiene tiempo o dinero para colaborar con algún proyecto, pero sí la disponibilidad y conciencia sobre algunos temas. Basta con querer mejorar la situación social y económica de algunas personas, luchar contra una injusticia, reivindicar el cumplimiento de los derechos humanos o denunciar algo que está pasando y atenta contra la dignidad de la persona. Participar en algunas manifestaciones, días internacionales, eventos solidarios o tratar de modificar situaciones desiguales es un signo de tener conciencia social.

En estos casos se puede formar parte de algunas iniciativas que trabajan en temas sociales tratando de modificar normativas, situaciones injustas y realizar mejoras sociales. Entre otras, Change.org es una plataforma de presión social que no sustituye a las iniciativas legislativas populares, pero sí influye con su recogida de firmas ciudadanas y las campañas para el cambio social.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto