Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Tipos de contenidos: Solidaridad

^

Apadrinamiento de mayores

Su objetivo es cubrir las carencias afectivas de los mayores ingresados en residencias a través de familias voluntarias que les visitan o llaman por teléfono

La soledad es uno de los principales temores de las personas mayores. Ya sea por la pérdida de la pareja, los amigos o el distanciamiento con los hijos, se trata del grupo que más necesita estar acompañado. Para ello, algunas asociaciones dedicadas a atender a la población de más edad han impulsado nuevos programas de apadrinamiento afectivo. A través de ellos, familias completas o personas individuales se comprometen con una persona mayor que vive en una residencia y la visitan con frecuencia, llaman por teléfono o acompañan a la consulta del médico cuando es necesario. El objetivo es cubrir las carencias afectivas de estos mayores y mejorar su calidad de vida.

Quién puede ser padrino

El apadrinamiento afectivo o de mayores es una fórmula relativamente reciente. Si bien existen profesionales que se encargan de acompañar o atender a las personas de mayor edad que se encuentran solas, generalmente dependientes, el apadrinamiento permite que, a través de un compromiso, sobre todo moral, una familia o una única persona cubra las necesidades afectivas de quienes más lo necesitan. Se trata de un programa mediante el cual personas voluntarias hacen compañía a mayores que viven en residencias y cuya red familiar es nula o escasa. La Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz cuenta con uno de estos programas, denominado "En Familia", que permite "la puesta en contacto de familias con personas mayores que viven en residencias y que apenas tienen, o carecen totalmente, de apoyo emocional por parte de sus familiares naturales", tal y como explica el presidente de la Asociación, Ángel García.

El objetivo fundamental es "mejorar la calidad de vida de los mayores con déficit en relaciones afectivas familiares y paliar su sentimiento de soledad, postergación u olvido". Para ello, se buscan familias o personas individuales a las que se realiza un estudio de idoneidad para constatar que reúnen determinados requisitos,

"El objetivo fundamental es mejorar la calidad de vida de los mayores con déficit en las relaciones afectivas familiares"

como la empatía con personas mayores o la disponibilidad para realizarles visitas. Posteriormente, se les asigna un mayor y, según la frecuencia que ellos deciden, les visitan, les muestran su apoyo a través de llamadas telefónicas o les acompañan en días festivos y fechas señaladas, como los cumpleaños o las navidades. "Nosotros no decidimos ni los días que tienen que ir, ni el número de horas, ni lo que tienen que hacer con ellos. Esto depende de la disponibilidad de los padrinos, que se pueden comprometer un día a la semana dos horas, dos veces al mes, a una llamada de teléfono a la semana o a acompañar a la persona mayor cuando tenga que ir al banco o a un centro médico", explica la coordinadora del programa "En Familia", Gema Santana, quien realiza un seguimiento para verificar que este compromiso se cumpla y recuerda la importancia de ser "riguroso" porque, añade, "se crea un lazo muy fuerte entre la familia y la persona que se está cuidando, que tiene ganas de estar acompañado".

Pueden ser padrinos desde personas que tienen familia y acuden a visitar a los mayores con sus hijos, que se convierten para ellos en una especie de nietos, hasta gente a la que le gusta o tiene la necesidad de apadrinar. En cuanto a los apadrinados, señala Gema Santana, "son personas que requieren de esta fórmula bien porque proceden de familias muy desestructuradas o porque éstas no viven cerca y no pueden visitarles todos los días". "También se apadrina -agrega- a aquellas personas a las que consideramos que el apadrinamiento les va a beneficiar anímicamente, porque la tercera edad va acompañada de pérdida de la pareja o los amigos, y eso les afecta en su autoestima y en su estado de ánimo". El apadrinamiento es un programa gratuito para ambas partes y se realiza principalmente con mayores ingresados en residencias porque, indica Ángel García, "por muy bueno y personalizado que sea el trato de los profesionales de los centros, nunca es suficiente, y el amor de una familia, ya sea biológica o 'postiza', es básico para la felicidad y el bienestar de las personas mayores".

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Carencias afectivas »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en