Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Tipos de contenidos: Solidaridad

^

Cinco motivos para apadrinar un niño en tiempos de crisis

Apadrinar un niño supone luchar contra la pobreza, mejorar las condiciones de toda su comunidad y aumentar las posibilidades de que estudie y progrese

Imagen: IICD

El apadrinamiento es un tipo de colaboración solidaria muy valorada en las ONG y por los propios padrinos. Implica una aportación mensual, que no solo ayuda a mejorar las condiciones de vida del niño que se apadrina, sino de toda su comunidad. Pero a la vez, los padrinos reciben la satisfacción de saber que su dinero se invierte en el futuro de niños y mayores que, de otro modo, tendrían más dificultades para prosperar. En este artículo se explican cinco motivos para comprometerse con el futuro de la infancia, más aún en tiempo de crisis, e iniciar el año con uno de los mejores propósitos posibles.

1. Apadrinar solo cuesta 0,60 euros diarios

Imagen: Plan

El concepto de crisis admite matices. Si se quiere, diferentes grados. La crisis que se vive en el Norte queda lejos de la crisis casi perpetua que azota al Sur. Colaborar en la búsqueda de un equilibrio no es caro: tan solo cuesta 0,60 euros diarios. Si se dispone de esta cantidad, sobran motivos para apadrinar un niño.

En general, la cuota mínima se fija en 18 euros mensuales, según la organización, aunque siempre se puede aportar más. La generosidad de los padrinos es bien recibida. La organización establece el límite máximo (ronda los 50 euros) o bien no lo contempla, puesto que los fondos recibidos siempre encuentran destino.

2. Mejorar las condiciones de vida de toda la comunidad

Imagen: Plan

Las ONG han promovido desde hace tiempo los apadrinamientos porque son una forma de solidaridad que beneficia a toda la comunidad del niño que se apadrina. "Desde la construcción de escuelas, centros de salud y campos de fútbol, hasta la obtención de agua limpia, hogares seguros o aseos", recuerda Plan. Lo habitual es destinar el dinero a un fondo común para dedicarlo a proyectos comunitarios. Se toma esta decisión para "beneficiar a largo plazo a toda la población local", explica Global Humanitaria, ya que destinar el dinero solo al niño apadrinado supondría crear diferencias con respecto a los menores que no se apadrinan y, en caso de interrumpir la colaboración, el niño que deje de ser apadrinado se beneficiará de ese fondo común.

Las cuotas de los padrinos se destinan a un fondo común para dedicarlo a proyectos comunitarios

Las ONG eligen las comunidades con las que colaborar de acuerdo a los indicadores internacionales de desarrollo, en el caso de Plan, o tras analizar la situación de las comunidades con más necesidades. Se trabaja donde se alcanzan los peores ratios y, por lo tanto, se puede conseguir un impacto mayor. Este apoyo se mantiene durante varios años, una media de siete, hasta que el niño cumple la mayoría de edad. No obstante, el padrino puede interrumpir la colaboración en el momento que lo estime, puesto que es voluntaria, precisa Global Humanitaria.

3. Luchar contra la pobreza, sobre todo, infantil

Imagen: World Vision

El apadrinamiento es para World Vision una pieza clave. Gracias a las aportaciones de los padrinos, desarrolla programas de lucha contra la pobreza y de desarrollo. La finalidad es, sobre todo, "elevar la calidad de vida, en especial, de los niños". A ellos se les proporciona acceso a educación, una mejor nutrición, agua potable y atención médica.

Los fondos se traducen en ayuda humanitaria y proyectos de desarrollo, que atienden las carencias de la zona donde se actúa. Para ello, explica World Vision, se "abarcan zonas geográficas" para beneficiar a más familias, la ayuda se mantiene durante un periodo "largo" para lograr cambios significativos y los beneficiarios participan en la toma de decisiones para que los fondos se inviertan del mejor modo posible.

4. Tener la satisfacción de colaborar a favor de un mundo mejor

Imagen: World Vision

Experiencias que tocan el corazón. Así definen muchos padrinos el resultado de una decisión que algunos tomaron por impulso y otros por convicción. Apadrinar un niño, o una niña, es un acto voluntario que persigue mejorar su presente y su futuro para no perpetuar su pasado, pero a la vez lleva implícito un premio: la satisfacción personal de saber que se ha hecho algo bueno. Los progresos se leen en las cartas que los niños escriben a sus padrinos y madrinas, se sienten, se comparten, emocionan y se ven.

Los padrinos no solo reciben "informes sobre la evolución de los programas que afectan a la comunidad en la que está el niño", recuerdan Plan, sino que además, quienes lo deseen, pueden viajar para visitar a los niños, conocerles y ser testigos de los resultados de los proyectos que se financian.

5. Ser solidario desgrava en la Declaración de la Renta

Las donaciones que se realizan a lo largo del año a fines solidarios desgravan en la Declaración de la Renta. De manera puntual, entre marzo y abril, la ONG facilita los datos de sus donantes a la Agencia Tributaria y envía el certificado de donaciones a los contribuyentes. Si no lo hace, estos pueden solicitarlo, así como cualquier dato o documento que requieran presentar ante Hacienda.

El certificado de donaciones acredita que se ha realizado la donación y da derecho a desgravarse hasta un 25% en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Para ello es imprescindible que la ONG cuente con los datos actualizados del donante, por lo que este debe comunicar cualquier cambio para que la organización lo registre y le envíe el certificado con toda la información correcta.

ONG que facilitan el apadrinamiento

Aldeas Infantiles SOS. En este caso, el apadrinamiento beneficia a una aldea, esto es, un grupo de niños que "por determinadas circunstancias no pueden vivir con sus padres" y conviven en una denominada familia SOS. La cuota mínima que aportan los padrinos es de 20 euros mensuales.

Ayuda en Acción. Las aportaciones favorecen el desarrollo local de una comunidad y la mejora de sus condiciones y calidad de vida. La cantidad más pequeña que aportan los padrinos es 18 euros al mes y la máxima, 24 euros u otra (a partir de 18 euros) que decida el donante.

Ayudemos a un niño. Esta ONGD trabaja con la infancia más desfavorecida en proyectos de educación, defensa de los derechos humanos, salud, seguridad alimentaria y desarrollo comunitario. La cuota mínima se fija en 15 euros mensuales y la máxima, en 30 euros u otra que elija el donante.

Fundación Vicente Ferrer. Esta organización actúa "en una amplia zona de poblados y aldeas en el estado de Andhra Pradesh, al sureste de la India". La cuota mensual que abonan los padrinos es de 18 euros.

Global Humanitaria. Los fondos aportados por los padrinos se destinan a programas para "reducir las desigualdades que afectan especialmente a colectivos vulnerables como la infancia, las mujeres o las minorías étnicas". La cuantía mensual por apadrinar es de 21 euros, aunque se pueden dedicar 25 euros, 30 u otro importe.

Gossas. No se establece una cuota, sino que el padrino decide la cantidad que aporta. La organización coopera para combatir la malnutrición infantil (30 euros anuales), garantizar el alojamiento y la manutención de las niñas (200 euros anuales) y también su escolaridad (300 euros anuales).

NamasteONG. Los donantes ayudan a los niños que viven en las casas de acogida que gestiona esta entidad en Nepal y colaboran en proyectos de desarrollo integral. La cuantía mensual es de 18 euros.

Plan. Esta organización trabaja con 1,5 millones de niños en todo el mundo, en proyectos de salud, educación, agua, sanidad, generación de recursos y comunicación intercultural. Los padrinos donan 18 euros cada mes o, si lo prefieren, 21, 25 o 30 euros.

Tierra, Agua y Sol. A través del programa de apadrinamiento, se ayuda a "financiar la escuela privada, la salud, la alimentación y el bienestar" de las niñas del barrio tibetano de Kathmandu, hasta que finalicen la escuela. Las cuotas mensuales son de 20 euros.

World Vision. Bolivia, Ghana, Malí o Zimbabue son los países donde se puede apadrinar un niño para cambiar su vida. La cantidad al mes es de 18 euros o bien se pueden destinar 21, 25, 30, 40 o 50 euros.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto