Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Tipos de contenidos: Tecnología

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Pagar con el teléfono móvil

Los pagos con el teléfono móvil son cómodos, instantáneos y seguros, pero a pesar de su auge en Asia, en Europa no terminan de cuajar

  • Autor: Por DARÍO PESCADOR
  • Última actualización: 4 de noviembre de 2005

Jong toma el metro en Seúl sin sacar billete. Si va en coche, tampoco recoge un ticket para entrar en el aparcamiento, ni tiene que hacer cola frente a la caja al salir. Cuando almuerza en un restaurante no pide la cuenta, y tampoco necesita monedas para la máquina de café de su oficina. Japoneses y coreanos pagan muchos servicios mediante su teléfono móvil. En España, Mobipay, que agrupa todas las operadoras móviles y la mayoría de los bancos es, de momento, la única alternativa.

Cómo funciona

El pago a través del teléfono móvil está especialmente desarrollado en países como Japón y Corea. Europa y EEUU, comparados con el sureste asiático, llevan un considerable retraso.

La cuestión no es el número de usuarios. La penetración de la telefonía móvil en Europa es de las más altas del mundo, y en España ya hay tantos móviles como habitantes. Resulta, en consecuencia, extraño que las iniciativas para poder pagar a través del teléfono estén tardando tanto en despegar. ¿Podremos pagar las cervezas con el móvil algún día?

Una vez implantado en un país, el sistema de pago por teléfono móvil tiene muchas aplicaciones: se puede emplear para pagar en la tienda de la esquina, en un comercio de Internet o en la gasolinera; también en la máquina de bebidas de la oficina, en el parquímetro, en el autobús, e incluso es posible pagar los impuestos o apostar a la lotería primitiva.

En España, por el momento, la avanzadilla es la empresa Mobipay, responsable una de las pocas experiencias piloto como el pago de los taxis en Madrid y el de los autobuses municipales en Málaga.

¿Cómo funcionan los pagos por móvil?

En términos generales, para que el teléfono móvil sirva como medio de pago, lo primero es decidir si las compras se cargarán en una tarjeta de crédito o en la propia factura del móvil. Si se van a cargar en la tarjeta, antes hay que hablar con el banco. Si por el contrario se cobraran en la factura del móvil, bastaría con ponerse en contacto con la empresa operadora que nos da el servicio de telefonía para dar de alta el sistema.

Una vez que el móvil está activado para efectuar pagos, el usuario puede, por ejemplo, pagar la carrera del taxi; siempre que los taxistas de su ciudad dispongan del sistema, claro. Primero tendrá que facilitar su número de teléfono al taxista, que lo introducirá en el taxímetro adaptado al sistema.

Lo primero es decidir si las compras se cargarán en una tarjeta de crédito o en la propia factura del móvil

Enseguida recibirá en el móvil un mensaje que le pedirá la autorización para pagar el importe y cargarlo de su tarjeta de crédito o en su factura de teléfono. Si el usuario desea aceptar el pago, deberá teclear un número PIN de cuatro cifras en su móvil, igual que en un cajero automático, y pulsar la tecla de llamada. Finalmente, y si todo funciona correctamente, aparecerá un mensaje de confirmación del pago.

El intercambio de mensajes entre la operadora de telefonía y el teléfono del cliente utiliza el protocolo USSD, similar al de los mensajes SMS, pero más seguro e instantáneo. Los mensajes no quedan almacenados, y no pueden llegar por error a otra persona.

¿Demasiadas condiciones?

En otros casos la operación la inicia el dueño del teléfono. Así sucede con una máquina de refrescos o una tienda en Internet. Aquí el usuario teclea en el móvil un número que aparecerá impreso en la máquina o la página web. A partir de ese momento el proceso es el mismo. El usuario recibe un mensaje con el importe, confirma el pago con su número PIN personal, y recibe otro número de confirmación. Quizá son demasiados pasos para tomarse un simple café de máquina.

Todas estas operaciones necesitan que el taxímetro, la máquina expendedora o la cibertienda actúen como terminal de cobro y acepten el pago por teléfono móvil. Esto supone un acuerdo comercial con la operadora de telefonía y la empresa que facilita el sistema de pago (tarjeta de crédito) correspondiente.

Para colmo, el servicio carga una comisión al usuario en cada operación, cosa que no ocurre con las tarjetas de crédito, Cada vez que se realiza una transacción de este tipo a través de Mobipay, las operadoras de móviles añaden ocho céntimos de euro a la factura del consumidor. Además, si el cobro es con cargo a la tarjeta de crédito, las entidades de medios de pago cobrarán al comercio su comisión habitual, lo cual no ayuda precisamente a la implantación de estos sistemas.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Dónde funciona »

Etiquetas:

mobipay, móviles, pago




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto