Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Próspero Morán
Periodista, Profesor de la Universidad Carlos III de Madrid

Convergencia para evitar la 'duplicación tecnológica'

  • Última actualización: 9 de mayo de 2006

El autor sostiene que la concentración de varias tecnologías en un mismo aparato permite al usuario ahorrar tanto en inversión tecnológica como en espacio

Evidentemente, a nadie le sobra el dinero. Aunque tal parece cuando nos acercamos a la tecnología: en una misma casa pueden acumularse en el cuarto de los trastos ordenadores declarados obsoletos antes de tiempo, amontonarse en el salón de la televisión lectores de cintas VHS, reproductores de DVD y grabadores de disco duro o descansar sobre la mesa del despacho cámaras digitales al lado de teléfonos móviles con cámara, y agendas electrónicas sofisticadas junto a portátiles de última generación.

En un mismo salón pueden amontonarse lectores de VHS, reproductores de DVD y grabadores de disco duro

Es éste un fenómeno que se conoce como 'duplicación tecnológica', y consiste en tener en un mismo espacio varios aparatos que sirven para una misma función. También se considera 'duplicación tecnológica' el hecho de tener dos, o más, aparatos que realizan funciones distintas cuando existe en el mercado uno que puede realizarlas todas juntas. Ni que decir tiene que la 'duplicación tecnológica' es extremadamente nociva para el bolsillo del consumidor.

Desde que la convergencia tecnológica aceleró su ritmo, y los mundos audiovisual e informático se emparejaron con tal cariño que ya parecen del todo inseparables, han ido surgiendo multitud de posibilidades de ahorrar en la compra de las necesidades tecnológicas. Pero ahorro no sólo monetario, sino también de espacio; un factor éste que, dado el precio al que se encuentra el metro cuadrado de vivienda en España, no parece nada merecedor de ser dejado de lado.

En la actualidad existen multitud de posibilidades de adquirir instrumentos de la tecnología más común evitando duplicidades innecesarias. Sólo hay que estar ojo avizor, buscar con ahínco, consultar la Red, comparar opciones y pensar en el medio plazo. Por ejemplo, de un tiempo a esta parte se viene ofreciendo, como alternativa a la compra de un grabador de televisión de disco duro, la instalación en el mismo ordenador con que se trabaja de un centro multimedia que, entre otras funciones, permite grabar y manejar emisiones de televisión. Incluso un gigante como Microsoft ha apostado por estos programas adaptándolos a su sistema operativo.

Un centro multimedia permitiría hacer confluir en el ordenador la sintonización televisiva (analógica y ahora también digital) con la grabación y la reproducción de todo tipo de soportes (música, vídeo, etc...). Con ello se reduciría a un solo aparato lo que antes se hacía con tres, ya que en el ordenador confluyen el grabador-reproductor audiovisual y también el musical.

Pocas veces se opta por seleccionar un televisor TFT que disponga de conexión para ordenador

Pero hay muchas otras posibilidades no tan evidentes, ni comentadas, que son el pan nuestro de cada día de las decisiones de compra tecnológica y que en ocasiones pasan desapercibidas. Por ejemplo, cada día es más habitual disponer en los hogares de los nuevos televisores de plasma, o TFT. Se trata de tecnologías que reducen drásticamente el voluminoso espacio que ocupaban los televisores de más de 30 pulgadas de tubos de rayos catódicos. Sin embargo, pocas veces se opta por la alternativa más eficiente y lógica, que sería seleccionar un televisor TFT que disponga de conexión para ordenador y permita por tanto simultanear su uso televisivo con un uso informático.

Los precios de los televisores que permiten ese doble uso hace tiempo que no se apartan prácticamente de los que tan sólo reciben las emisiones de televisión analógica, por lo que no hay motivo para disponer de dos instrumentos cuando uno sólo puede cumplir sobradamente con los dos trabajos. Sobre todo, en el caso de los solteros y solteras que viven solos y no pueden hacer dos cosas al mismo tiempo. O sí. Porque todos estos aparatos incluyen ya opciones PIP (Picture Iin Pitcure) y POP (Picture Over Picture), que permiten ver la tele y trabajar con el ordenador en dos ventanas en la misma pantalla o manteniendo una de las opciones en un recuadro más pequeño.

Por otro lado, el público más avezado en el manejo de la informática, y sobre todo de la informática portátil, también se encuentra inmerso en el proceso de duplicación constante de herramientas que hace tiempo que han confluido para aligerar de peso de los maletines, e incluso de las facturas.

El disco duro, en el bolsillo

La irrupción de los reproductores de MP3 en nuestras vidas, hace poco más de un par de años, coincidió con el notable adelgazamiento de los discos duros portátiles, que hoy pueden llegar a alcanzar tamaños ultrafinos con capacidades que superan los 80 Gigabytes. Pues bien, en la actualidad no hay ninguna necesidad de contar con ambos por separado. Se puede evitar duplicar pesos y espacio usando un reproductor de MP3 potente de última generación que unifique ambas opciones. En el mercado compiten varios modelos que a la capacidad de reproducción y gestión de música, e incluso vídeo, añaden capacidad de almacenamiento de hasta 60 Gigabytes, cantidad más que suficiente para tener una discoteca extensa junto a la necesaria reserva de espacio para realizar copias de seguridad del ordenador portátil, o bien llevar medio disco duro del ordenador de sobremesa encima para necesidades laborales inesperadas o eventuales. Y eso en un tamaño que no supera el de una cajetilla de tabaco y tiene la mitad de su grosor.

Otro caso de duplicación tecnológica se ha producido con la popularización de los GPS para los vehículos. Estos aparatos han pasado de ser una opción extremadamente cara para grandes berlinas de lujo a estar al alcance de cualquier bolsillo. Los sistemas de posicionamiento, que facilitan a los conductores la localización de un destino guiándolo por desconocidas calles de cualquier desconocida ciudad, cuentan ya con reproductores de MP3 y visores de fotografías digitales en una convergencia evidente. Así que, ¿por qué no dar un paso más y, con un leve incremento del presupuesto, contar con una agenda electrónica, o PDA, que lleve incluido un GPS?

Si se evita el consumo indiscriminado y duplicado de tecnología se frenará el crecimiento de unos residuos difícilmente eliminables

Los de convergencia expuestos arriba, que aún no están, ni mucho menos, generalizados, deberían ser una preferencia obvia del consumidor a la hora de evitar la 'duplicación tecnológica'. Sobre todo si se tiene en cuenta que, por encima de cualquier otra apreciación, hay una que tiene que ver con el medio ambiente. Se trata de la necesidad imperiosa de evitar el crecimiento de la denominada basura electrónica o tecnológica: aquellos aparatos que se van desechando por su caducidad estilística u operativa y que, cuando son útiles únicamente para una función, se desechan con más rapidez. Si se evita el consumo indiscriminado y duplicado de tecnología (teléfonos móviles, agendas electrónicas, grabadores, ordenadores...) se frenará el crecimiento constante de unos residuos que no son fácilmente eliminables en un mundo en el que el medio ambiente comienza a protestar por el maltrato al que le sometemos.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto