Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Tipos de contenidos: Tecnología

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

Ignacio Escolar, músico, periodista, blogger y activista en favor del Copyleft

Canon digital: el unánime absurdo

  • Última actualización: 14 de abril de 2008

Ignacio Escolar analiza el clima de inusual unidad política que ha rodeado la reciente aprobación de la Ley de la Propiedad Intelectual, a la vez que desglosa las profundas contradicciones de dicha ley, que supone, entre otras cosas, el visto bueno al canon digital, el plácet al DRM ('Digital Right Management' o sistemas anticopia) y la limitación de la copia privada. ¿Cómo se puede cargar al usuario con un impuesto por actividades que a la vez se le prohíben?, se pregunta Escolar en relación al canon; una medida tan absurda "como si el Gobierno cobrase impuestos por el narcotráfico", en palabras del propio autor. Ignacio Escolar ha sido subdirector de La Voz de Almería, de Localia Televisión Almería y de la cadena S.E.R Almería, y actualmente dirige el periódico nacional Público. [Actualización a 22/01/2008] Es también editor de Escolar.net, un blog de referencia para el nuevo periodismo digital. Anteriormente fue bajista y coautor de las letras del grupo musical Meteosat, que publicó su único disco en una multinacional.

"Hace poco más de un año, el Partido Popular promovió y consiguió aprobar en el Senado una propuesta de ley para eliminar el canon"

La crispación entre los principales partidos políticos ha llegado a un nivel intolerable, desconocido. Son incapaces de pactar cuestiones básicas, como el modelo de estado, la ley de educación o los planes sobre vivienda. ¿Todo está perdido? No. Hay algo en lo que casi todos los partidos del arco parlamentario sí han sido capaces de ponerse de acuerdo, pese a que se trata de una decisión tremendamente impopular. Casi todos han aparcado sus diferencias para aprobar el canon, ese impuesto privado que pagamos con cada CD virgen, con cada DVD grabable y, ahora, también con cada reproductor de MP3 o con cada móvil con música. La pasada semana, el Congreso consagró el canon digital, que llega dentro de una reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual. Nadie votó en contra. Nadie como la SGAE para lograr el consenso.

Tanta unanimidad sorprende. Especialmente cuando se recurre a la hemeroteca. Hace poco más de un año, el Partido Popular promovió y consiguió aprobar en el Senado una propuesta de ley para eliminar el canon. Izquierda Unida, que también se había manifestado en numerosas ocasiones en contra del canon, tampoco ha tenido ahora reparos en apoyarlo. No sé sabe en ningún caso a qué ha respondido este radical cambio de postura pero ni PP ni IU han aclarado por qué lo que antes era nefasto ahora merece todo su apoyo. Y eso que las tarifas han subido.

"En el caso de los DVD pagaremos [el canon] y no podremos copiar"

Pero lo malo no es sólo que nos cobren un canon a cambio de poder copiar, que fue la idea que inspiró en los años ochenta en Europa el nacimiento de esta medida de compensación ante el auge de las cintas de casete. Lo peor de todo es que el nuevo canon, que va a reportar decenas de millones a las arcas de las entidades de gestión, viene además con recortes en el derecho a la copia privada, que se limita al ámbito familiar. Si copias un CD a tu hermano no pasa nada, pero si le grabas tu disco preferido a un amigo o a tu novia, podrías estar incumpliendo la ley.

En el caso de los DVD, además, pagaremos y no podremos copiar. La reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual que se aprobó la pasada semana no tardará en llegar a los tribunales. La nueva ley establece que todo original de música o de cine tiene que permitir una copia privada. Para eso pagamos canon. Sin embargo, los distribuidores cinematográficos no tienen ninguna intención de levantar las medidas anticopia con las que hoy protegen sus DVD. La legislación, además, castiga hasta con cárcel el uso de tecnologías capaces de romper estos candados.

"En Estados Unidos, por ejemplo, no existe la copia privada pero tampoco el canon"

La situación es absurda: se prohíbe la copia pero se cobra un canon por la copia. En Estados Unidos, por ejemplo, no existe la copia privada pero tampoco el canon. En España, sin embargo, es como si el Gobierno cobrase impuestos por el narcotráfico. Más pronto o más tarde, un juez tendrá que pronunciarse al respecto para romper esta contradicción que nace implícita en la nueva ley. Ya ha pasado en Francia, donde el mismo conflicto llegó a los tribunales y un juez sentenció que los estudios de cine tienen que levantar los sistemas anticopia del DVD.

Ante esta situación, no sorprende que entre los principales críticos contra el canon estén los propios estudios de cine o las discográficas. Para ellos, para la industria cultural, lo que interesa es vender originales, no que las entidades de gestión de derechos de autor cobren por permitir las copias a su costa. Aquí en España, sin embargo, no tienen nada que temer. Esto no es Francia ni Estados Unidos. Aquí todos los partidos pueden ponerse de acuerdo para permitir el canon y, al tiempo, prohibir las copias. Y que pague el consumidor, que traga carros y carretas y nunca, nunca, se queja.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto